viernes, 15 de octubre de 2021

¿Cómo debe ser un ministro de Educación?

Un ministro de Educación debe saber organizar, administrar y sistematizar. Debe conocer a fondo qué es lo que está organizando, administrando y sistematizando. | Foto Prensa Presidencial

Un ministro de Educación debe saber organizar, administrar y sistematizar. Debe conocer a fondo qué es lo que está organizando, administrando y sistematizando. | Foto Prensa Presidencial

@cjaimesb

“El ministro de Educación ideal debe provenir del mundo profesoral, preferiblemente con doctorado y muchos años de docencia. Además debe contar con habilidades administrativas y disposición al diálogo, probadas antes. Educar es, esencialmente, una tarea democrática”. Rafael Arráiz Lucca

Una de las mayores desgracias del chavismo es que los funcionarios que designan no cumplen con el más mínimo requisito para ocupar el puesto para el que fueron designados. De Maduro para abajo. Y encima de que son unos ignaros, el enroque de un puesto a otro es aún peor. Todos han ocupado todos los puestos habidos y por haber. Por deporte, agarre a cualquiera de ellos y revise por todos los cargos por los que ha pasado.

Alguien podría argüir que Aristóbulo Istúriz era maestro… Pero es que un ministro de Educación tiene necesariamente que ser mucho más que un maestro. Tiene que ser un gerente que sepa de educación, más que un educador que sepa de gerencia. Y creo que Aristóbulo no sabía ni de una cosa, ni de la otra. Porque un maestro que esté de acuerdo con la ideologización de los niños, no es un maestro. Es un sinvergüenza.

¿Qué cualidades debe tener el ministro del ministerio más importante del gabinete? Porque con educación se consigue todo. Sin educación, se llega a la nada. ¿No lo estamos viviendo acaso? Sin educación no puede haber justicia. Sin educación no sobrevive la economía. Sin educación no se forma el personal de salud. Sin educación no hay desarrollo, ni agricultura, ni industria, ni comercio. Sin educación no hay futuro.

Un ministro de Educación debe saber organizar, administrar y sistematizar. Debe conocer a fondo qué es lo que está organizando, administrando y sistematizando. Debe ser empático, abierto y seguro de sí mismo. Debe tener obligatoriamente un grado universitario y, preferiblemente, un doctorado. Puede tener la mejor voluntad del mundo, pero deseos no empreñan. Nadie, ni en sus más oscuras pesadillas ni en sus más espantosas alucinaciones, se operaría con alguien que sólo tiene “deseos frenéticos” de ser médico…

Un ministro de Educación debe estar al día en las tecnologías más avanzadas para apoyar los procesos educativos. Debe conocer los postulados de los pedagogos más importantes del mundo. Debe tener un estricto sentido del deber y de la justicia. Debe tener criterio amplio, estar abierto a conocer nuevas propuestas y a ponerlas en marcha. Debe saber rodearse. Debe saber escuchar. Debe saber decir “no” y plantarse ante la máxima autoridad.

Un ministro de Educación debe tener un sentido democrático a toda prueba. Debe ser desprejuiciado, responsable, consecuente con su forma de pensar y actuar.

Un ministro de Educación debe ser culto, además de educado. Debe ser cortés y también valiente, porque debe estar dispuesto no sólo a desafiar a su jefe, como dije antes, sino al statu quo completo.

Un ministro de Educación debe tener una vocación civil a prueba de todo. Debe responder a sus principios y no a un partido u organización. Debe estar dispuesto a denunciar la corrupción donde la encuentre, aunque se trate de sus mejores amigos.

Un ministro de Educación debe ser humilde, jamás una persona que cree que lo sabe todo. Mucho menos alguien que se crea infalible. Ya hemos pagado demasiado cara la soberbia en este país.

Ahhh, y antes de que se me olvide, un ministro de Educación JAMÁS debe confundir un estado con un país.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Salvajismo a la orden del día

Me queda la pregunta de por qué la señora Rodríguez no pidió la llave a la Dirección de Cultura. Pero es una tontería hacerse esa pregunta: como los talibanes, el salvajismo en Venezuela está a la orden del día. | Foto cortesía

¿Y si dan un golpe de Estado?

Personas a quienes considero inteligentes, sensatas y corridas en política todavía claman por “un militar que tenga las botas bien puestas” cuando la lección debería ser “más nunca un militar en el poder, ni un régimen militarista como el que tenemos”. | Imagen referencial

¿Empezar o no empezar la escuela?

El regreso a clases no es un decreto, sino una planificación, que no debe ser obligatoria, sino de acuerdo a las posibilidades de cada plantel.

USBistas… ¡a defender su universidad!

Mi llamado es a la comunidad USBista en general: tienen que hacer escuchar su voz y plantarse ante esta nueva ignominia con la que el régimen pretende rematar con una estocada mortal a la Universidad Simón Bolívar. | Foto cortesía

¡Síguenos!

Notas relacionadas

La irrepetible Angela Merkel

Angela Merkel, una irrepetible política, no apostó por experimentos, fue draconiana cuando la situación lo exigió y tomó duras decisiones que le granjearon el rechazo de millones.

Queremos graduarnos    

Sabemos que cada vez hay menos estudiantes en los liceos y en las universidades. Se gradúan menos, pero hay organizaciones y particulares que están trabajando para que los alumnos continúen sus estudios.

“Yo te quiero con limón y sal”

La estabilidad del caos es fascinante. Si nos ceñimos a las personas a quienes no les gusta ni sufrir ni mortificarse, la canción limón y sal duda sobre la vida. | Foto Facebook Julieta Venegas

Un velorio en ausencia

El título de un velorio en ausencia, en tiempos de pandemia actual, se torna doloroso por las formas en que las victimas del COVID-19 han tenido que despedirse. | Foto William Urdaneta

La capitulación mexicana de occidente

El emisario del dictador Nicolás Maduro, psiquiatra Jorge Rodríguez, lo dice sin ambages: “Ya sabemos en qué no estamos de acuerdo y de qué manera tan distinta vemos nuestras vidas y vislumbramos el futuro”.

FaceBook, Instagram y Whatsapp en el banquillo

Una serie de reportajes basados en papeles internos de este mencionado grupo de empresas, proveídos por una enigmática informante, se constituyeron en el ojo de la tormenta. | Foto cortesía