sábado, 25 de septiembre de 2021

Colombia y Venezuela, destino común

Desde la realización del Foro de Sao Paolo se profundiza una clara estrategia continental para recuperar terrenos perdidos por el socialismo comunistoide y destruir todo cuanto ha significado obstáculo firme a sus propósitos.

[email protected]

A pesar de las diferencias y múltiples problemas a lo largo de la historia, ambas naciones están estrechamente vinculadas. No exagero al decir que tenemos un destino común. Cuanto sucede en cualquiera de las dos afecta irremediablemente a la otra. Por eso y mucho más, debemos prestar atención a cuanto está sucediendo.

Desde la realización del Foro de Sao Paolo se profundiza una clara estrategia continental para recuperar terrenos perdidos por el socialismo comunistoide y destruir todo cuanto ha significado obstáculo firme a sus propósitos. En esa conferencia celebrada recientemente en Caracas estuvieron presentes, entre otros, los líderes disidentes de las FARC Iván Márquez y Jesús Santrich. Tenían tiempo en territorio venezolano y se dice que los mensajes conocidos sobre sus propósitos fueron grabados en Venezuela. No es aventurado darle la razón al presidente colombiano, Iván Duque, cuando afirma que la disidencia de las FARC, el ELN y otros grupos paramilitares, todos vinculados al narcoterrorismo, actúa libremente en nuestro territorio bajo la protección y apoyo del régimen representado por Nicolás Maduro. Por segunda vez, en poco tiempo, ha solicitado al presidente (e.) Juan Guaidó, autorización para actuar directamente contra esta amenaza binacional y, al menos, un entendimiento entre ambos para hacerlo de manera conjunta. Los acontecimientos están en pleno desarrollo. Se trata de un hecho existencial y nuestra inquietud apunta a la pasividad de nuestras fuerzas armadas y las confusas, para no decir cómplices, declaraciones del ministro de la Defensa. Los tipos tienen estructuras operativas en once estados del país. A diario llegan noticias de invasiones, asaltos, secuestros, cobros de vacuna contra compatriotas desesperados por protección inmediata. No la encuentran. Empiezan a organizarse para que cada cual defienda lo suyo y todos juntos puedan dar las respuestas eficientes que el régimen no concreta.

Además, no son casuales los feroces ataque en contra del Gobierno argentino y especialmente en contra del presidente brasileño, Jair Bolsonaro y, por supuesto, de los factores colombianos claves en el problema. Iván Duque y el expresidente Álvaro Uribe Vélez.

Uribe fue presidente en dos períodos. Actualmente es senador y está sometido a un arbitrario e increíble proceso de investigación judicial para eliminarlo “legalmente” de la vida pública y, eventualmente, llevarlo a prisión. Fue fundador del Centro Democrático, partido de gobierno y exitoso ejecutor de la política de Seguridad Democrática que logró avances irreversibles hacia la pacificación. Para sorpresa de muchos, Juan Manuel Santos, habiendo sido uno de los principales ejecutores de las políticas de Uribe, abandonó ese camino. Estamos ante un replanteamiento general del problema y las posibles soluciones.

Ratifico nuestro apoyo al expresidente Uribe. También la profunda convicción con relación al protagonismo del crimen organizado que nuevamente atenta contra venezolanos y colombianos.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Profundizar la lucha libertadora

Algunos preguntan, qué proponemos en concreto como vía distinta a lo electoral. Pero, quienes preguntan lo señalado, saben que los caminos establecidos a lo largo de la historia para derrocar tiranías están vigentes. Allí están, a la espera del liderazgo necesario.

Punto crucial de no retorno

No es casual el éxodo de más de seis millones de compatriotas en pocos años, la dispersión familiar y el crecimiento, dentro del territorio, del crimen organizado y la atomización del bandidaje en todo el país.

Una semana en Maracaibo

Tengo la impresión de que lo peor ya pasó, pero aún no podemos darle rienda suelta al deseo creciente del reencuentro con toda Venezuela. Pronto lo haremos, afirma Álvarez Paz

Defender a la universidad

Basta con constatar el abandono de la planta física de las instituciones, la cantidad de robos y asaltos en su seno y, en general, la inseguridad reinante para ratificar nuestra convicción de que esto no puede ni debe continuar.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Las batallas por el agua

Los bolivarenses no tienen acceso a los montos asignados para la construcción de acueductos modernos ni a los documentos oficiales para determinar los millones de bolívares o dólares que debían mostrar las obras culminadas, mil veces diagnosticadas en décadas pasadas. | Foto cortesía

Dictador, soberbio y además muy ordinario

Habla de unas elecciones, que él ganará de antemano. Pero, por cualquier eventualidad, ha puesto preso a una cincuentena de críticos y opositores y a todos los candidatos a la presidencia que le podían vencer y que sin duda lo vencerían en unas elecciones libres, lo que, para el caso sí se trata de ciencia ficción.

¿Epidemia sin vacuna?

El último informe sobre la violencia contra niños, hecho público por Cecodap, el OVV y la Redhnna, da cuenta de 3.738 menores que fueron víctimas mortales y de incremento de la violencia intrafamiliar. | Foto William Urdaneta

El machismo en las tiranías

El expresidente de los Estados Unidos se ha convertido en un modelo para quienes le aplauden su desdén por víctimas, perdedores y débiles, una marca neo-reaccionaria de moda.

Betancourt y la democracia

Con la presidencia de Rómulo Betancourt se inicia una etapa de consolidación de un inédito modelo sociopolítico, que le proporcionó al pueblo venezolano cuatro décadas de paz.

Profundizar la lucha libertadora

Algunos preguntan, qué proponemos en concreto como vía distinta a lo electoral. Pero, quienes preguntan lo señalado, saben que los caminos establecidos a lo largo de la historia para derrocar tiranías están vigentes. Allí están, a la espera del liderazgo necesario.