miércoles, 1 de diciembre de 2021

Colapso eléctrico

La hegemonía roja acabó con el sistema eléctrico nacional, al igual que acabó con Pdvsa, con la economía productiva, con la democracia, y con todo lo que se le pusiera por delante.

Cuando el predecesor de Maduro inicio su primer gobierno, a principios de 1999, Venezuela se abastecía plenamente de energía eléctrica, exportaba a Colombia y concluían los trabajos de conexión para exportar al norte del Brasil. En 1998, el entonces presidente Caldera inauguró la Central Hidroeléctrica Macagua II, en Ciudad Guayana y la bautizó 23 de Enero. Así mismo dejó avanzadas las obras de otra central hidroeléctrica, Caruachi.

A pesar de los años de crisis a finales del siglo XX, el país contaba con uno de los sistemas eléctricos más importantes y desarrollados de América Latina. La empresa privada capitalina, La Electricidad de Caracas, tenía una categoría mundial. Edelca, la empresa pública que administraba el sistema hidroeléctrico de Guayana, comenzando por Guri, era una entidad profesional y reconocida internacionalmente.

Todo ello empezó a deteriorarse desde el propio año 1999. Poco a poco, sin notarse mucho en los primeros tiempos. Luego la crisis implosionó en los años 2008 y 2009, con apagones nacionales, y apagones regionales y locales que se hicieron cada vez más frecuentes. Además se hicieron negociados millardarios en dólares para dizque recuperar el sistema eléctrico. Y esa llamada recuperación fue un burla grotesca a los venezolanos, tal y como se está apreciando hoy con el colapso del sistema. Seamos francos: el colapso empezó a configurarse hace bastantes años, pero en el presente ha llegado a un nivel definitivo.

La hegemonía roja acabó con el sistema eléctrico nacional, al igual que acabó con Pdvsa, con la economía productiva, con la democracia, y con todo lo que se le pusiera por delante. Su afán depredador no tiene precedente ni referente, y su afán despótico significa que han desecho lo que han querido, con alguna habilidad ciertamente, porque siempre se han jactado de que la Venezuela del siglo XXI era una democracia participativa y protagónica, y mucha gente, dentro y fuera del país, se comió ese cuento, unos de buena fe y otros con toda la mala intención posible.

Los planes de desarrollo de las represas del Alto Caroní fueron botados al cesto de la basura. Los procesos de privatización de empresas eléctricas regionales y locales fueron revertidos. Y las empresas privadas que funcionaban muy bien, en Caracas, Valencia y otras ciudades, fueron estatizadas y transmutadas en chatarra. Suena fuerte pero es así. Se negociaron millardos de dólares, repito, en la supuesta adquisición de pequeñas plantas de gasoil, que lo único que produjeron fue otro racimo de bolibugueses y bolichicos, y las pocas plantas que fueron instaladas, ya tampoco operan. Un daño irreparable para el patrimonio público y para el servicio eléctrico venezolano.

Nada de esto tiene un ápice de exageración. Al contrario. En estas breves líneas sólo cabe lo esencial, pero la tragedia que ha destruido al sistema eléctrico de Venezuela, tiene muchas otras aristas que no deben pasar inadvertidas. Los expertos en la materia que venían alertando desde hace bastante años, tendrán la autoridad para explicar todos los aspectos técnicos de esta tragedia destructiva. Sí, en Venezuela colapsó el sistema eléctrico. Pero más allá, está colapsando el propio país en su conjunto, y nada de esto se detendrá hasta que no se supere la hegemonía roja.

[email protected]

Más del autor

El sustento de la esperanza

Algunos llamados expertos sostienen que las “dificultades” están en las “estrategias prácticas”, como si la lucha política contra una hegemonía despótica, depredadora y corrupta, fuera una cuestión técnica, más o menos como de tecnología electoral. Craso error.

Indignación y sufrimiento

El sufrimiento del pueblo venezolano indigna. Indigna también que sus responsables se burlen malévolamente del sufrimiento popular.

Un país secuestrado

Un país puede ser secuestrado poco a poco, sin que una buena parte del mismo tome conciencia al respecto, e incluso con la aceptación entusiasta de amplios sectores sociales. Lo clave es que se establezca un poder cuya finalidad sea despotizar, depredar, corromper, y hacer todo lo que sea posible para permanecer en el control del país.

Un camino culebrero

El camino culebrero está en medio de una catástrofe humanitaria de tal magnitud, que la principal vía de escape, hasta ahora, son millones de emigrantes que ya no pueden sobrevivir en su patria.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

El soldado Raúl Baduel

El viacrucis de Baduel me plantea si en algún momento surge algún dilema en la psiquis de estos “soldados”: entre salvar a un poderoso, pero condenar a 30 millones de seres humanos.

Qué sigue en los juicios contra Carvajal y Saab

Malos augurios, para la cúpula de los desgobernantes de Venezuela por los comprometedores secretos guardados, hasta ahora, por Carvajal y de Saab.

Para seguir caminado con esperanza  

Hay un país que no se detiene, signo de solidaridad y perseverancia que le da ánimos a uno para seguir construyendo con esperanza, siempre con cable a tierra, pero sin dejar de caminar, sin acostumbrarnos a que es normal que las cosas estén mal.

21N: el ruidoso silencio de las mayorías

En cada municipio y comunidad del estado Bolívar, la intervención del Estado-partido-gobierno tiene actuación por acción u omisión y es a ese clima tramposo al que la población en grados distintos manifiesta su rechazo.

Grietas y volcanes

Los resultados de las elecciones legislativas en Argentina y de las presidenciales en Chile, obvian abundar en información y explicaciones. Además se le suma Brasil donde el expresidente Lula encabeza las encuestas para las presidenciales del próximo año.

Árboles

Como llegó a decir alguna vez el poeta Eugenio Montejo, en los árboles todo es vago y fragmentario y es por ello que resulta tan difícil comprender lo que tienen que decirnos. Sin embargo, tras varios intentos de escucha, logré transcribir algunos pensamientos vegetales. Son casi aforismos... Vagos y fragmentarios.