viernes, 7 de mayo de 2021 | 6:35 PM

Cinismo e incompetencia superlativos

Las frecuentes intervenciones públicas de Nicolás Maduro y los demás jerarcas del régimen son tan cínicas que en sí mismas son el reconocimiento de culpas. Uno de los últimos casos que reafirma lo antes dicho, es el referido a las vacunas y el proceso de vacunación para enfrentar y superar la pandemia. | Foto William Urdaneta

Las frecuentes intervenciones públicas de Nicolás Maduro y los demás jerarcas del régimen son tan cínicas que en sí mismas son el reconocimiento de culpas. Uno de los últimos casos que reafirma lo antes dicho, es el referido a las vacunas y el proceso de vacunación para enfrentar y superar la pandemia. | Foto William Urdaneta

@osalpaz

Increíble, pero lamentablemente cierto. A pesar de estarlo viviendo y de haber sufrido en carne propia el indetenible deterioro de Venezuela en todos los aspectos, aún nos cuesta aceptar la realidad. El país está en las peores condiciones imaginables. Los pobres cada día son más pobres y los ricos menos ricos. La clase media desaparece en ruta hacia la pobreza y sólo unos pocos funcionarios y enchufados de estos cinco quinquenios y algo más alardean de la riqueza obtenida.

Las frecuentes intervenciones públicas de Nicolás Maduro y los demás jerarcas del régimen son tan cínicas que en sí mismas son el reconocimiento de culpas. El disimulo y la mentira a la orden del día, mientras el sufrimiento aumenta en progresión geométrica.

Uno de los últimos casos que reafirma lo antes dicho, es el referido a las vacunas y el proceso de vacunación para enfrentar y superar la pandemia. No hay información creíble sobre los dos aspectos señalados, a pesar de que diariamente sabemos la crítica situación, en especial, de los trabajadores del sector salud. Las cifras revelan una realidad muy peligrosa por el alto número de contagios y fallecimientos en este sector. Esto incluye a médicos, enfermeros y a todos cuantos tienen el contacto más cercano con el ciudadano común. La falta de dotación clínica y hospitalaria coloca al país en la cola del continente.

Hay otro aspecto que golpea muy duro. A diario recibimos información relativa a familiares, amigos y relacionados que padecen la plaga del coronavirus. Muchos han muerto y bastantes están en grave peligro. No sabemos qué hacer, más allá de elevar plegarias al Señor por ellos y por todos nosotros.

La conclusión es clara. Los males están sobre diagnosticados, pero no hay solución posible, para ninguno de ellos, mientras el régimen se mantenga. El objetivo del cese a la usurpación que comienza con la salida de Maduro y del cogollo que lo acompaña, está en la mente del 90% de los venezolanos, pero aún no se traduce en la acción unitaria y definitiva de quienes tienen la responsabilidad de dirigir. Esto es importante ya que puede terminar siendo, por omisión culposa, responsable de la pérdida de confianza en el futuro inmediato y de la generación de una cierta desesperanza que debemos evitar.

Este lunes 19 de abril, fecha memorable, se presenta el documento definitivo para la reconquista de la democracia y la libertad. Se trata de una especie de Pacto Institucional en defensa de los valores fundamentales contenidos en la Constitución vigente. Está suscrito por personalidades y organizaciones de la más variada naturaleza y orientación política e ideológica diferente. Dejo constancia de mi adhesión plena a este esfuerzo encabezado por ese gran luchador democrático que es Enrique Colmenares Finol.

oalvarezpaz@gmail.com | https://alvarezpaz.bolgspot.com

Más del autor

Semana para reflexionar y actuar

El proceso de José Gregorio Hernández llega a su etapa más gloriosa en plena pandemia de coronavirus. Contrasta la vida y obra de este orgullo nacional con la dramática situación del país y la profunda crisis que atraviesa el sector salud tanto en lo material como en lo humano. Todo está a la vista.

Cinismo e incompetencia superlativos

Las frecuentes intervenciones públicas de Nicolás Maduro y los demás jerarcas del régimen son tan cínicas que en sí mismas son el reconocimiento de culpas. Uno de los últimos casos que reafirma lo antes dicho, es el referido a las vacunas y el proceso de vacunación para enfrentar y superar la pandemia. | Foto William Urdaneta

La tarea más importante de hoy

Ni en todo el siglo pasado, el ciudadano común de Venezuela ha sufrido tanto como en esta época. Azotado, entre otras cosas, por el hambre, la insalubridad, la falta de seguridad de las personas y de los bienes y la incertidumbre con relación al futuro inmediato. | Foto William Urdaneta

Alerta máxima en Venezuela

Ninguna “negociación” electoralista nos garantiza la libertad y el funcionamiento pleno de una verdadera democracia. Es necesario volver a los principios y valores fundamentales que nos trajeron a la lucha política. Alguien dijo alguna vez que el mejor gobierno es el que gobierna menos, pero atiende los problemas prácticos de los más necesitados. | Foto cortesía

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Alcantarillas: la herida abierta de aquel emporio

Hay que tener sangre en las venas para asumir que la transformación de Guayana no provendrá de exclusivas reflexiones e iluminadas estrategias carentes de sensibilidad frente al horror de la vida de la gente. | Foto William Urdaneta

Julio Verne: el primer gran divulgador de la ciencia

Antes de Javier Santaolalla (Date un vlog), Rocío Vidal (La gata de Schrödinger), Aldo Bartra (Robotitus), y otros youtubers divulgadores de la ciencia; incluso antes de Arístides Bastidas, Carl Sagan, Isaac Asimov o Neil de Grasse Tyson, antes de todos ellos existió Julio Verne.

Enchufados, cortesanos, depredadores et al

Sólo en revolución el saqueo, el despojo, la exacción, el pillaje y la devastación recibe licencia para la destrucción total de una nación. | Foto William Urdaneta

José Gregorio: estudio, ciencia, trabajo y bondad

Su vida debe servir de inspiración para todos los venezolanos, chicos y grandes. Sobre José Gregorio como fuente de inspiración escribimos: su amor al estudio, a educarse y a educar, a la ciencia, su responsabilidad y su gran bondad.

Sólo en revolución

La pregunta que subsiste es “¿hasta cuándo?”. Los cubanos llevan más de 60 años en este merequetengue. ¿Nos vamos a calar 40 años más?... | Foto AFP

1984 y la subversión de la palabra

George Orwell fue periodista y novelista, es decir, un hombre de letras. Uno que vivió el imperialismo británico, el nazismo y la guerra civil española. Por supuesto que comprendía lo que era una tiranía.