viernes, 15 de octubre de 2021

Sobre festines con pobreza

Lo mejor que sucederá en la región es que la indiferencia ciudadana sea tan evidente para esas fórmulas electorales circenses que los borre del mapa político en el propósito de enfrentar el modelo chavista. | Foto William Urdaneta

Lo mejor que sucederá en la región es que la indiferencia ciudadana sea tan evidente para esas fórmulas electorales circenses que los borre del mapa político en el propósito de enfrentar el modelo chavista. | Foto William Urdaneta

@OttoJansen

Hemos hablado sobre la inutilidad del teatro electoral para las transformaciones en la sociedad venezolana, el rescate del orden constitucional y el relanzamiento de una sociedad curada de cicatrices por las vilezas de la revolución. En ese sentido tenemos tranquila nuestra conciencia sobre el desbarajuste que se inicia desde el anuncio de participación en estas elecciones por fuerzas políticas que han venido contando con el respaldo cauteloso, pero respaldo en definitiva, de la población que anhela esos cambios.

Esto es un fracaso por claudicación de los partidos políticos, lo que no es un hecho simple; empuja el ensanchamiento del camino de la dominación totalitarista y pulveriza en lo inmediato los sueños de libertad. Ahora para los guayaneses, el papel de las organizaciones opositoras en esta crónica cantada no representa sorpresas mayores: aquí, en el estado Bolívar, las vocerías y protagonistas son gastadas expresiones de otros años o son demenciales creadores de épicas fantásticas que no tienen conexión con el sufrimiento grueso de los habitantes. Lo mejor que sucederá en la región es que la indiferencia ciudadana sea tan evidente para esas fórmulas electorales circenses que los borre del mapa político en el propósito de enfrentar el modelo chavista, que seguirá sosteniéndose no con el respaldo popular como también se verá, si no de sus tramoyas que le permitan el objetivo de tener el país bajo control absoluto.

El cuadro electoral en Bolívar merece destacarse, una vez más, como la fórmula “perfecta” que nunca podrá representar los intereses de la gente con la aniquilación de las instituciones (Gobernación, alcaldías), pero fundamentalmente por la falta de entereza o coraje para enfrentar los abusos del modelo chavista. Por una parte, estos dirigentes opositores vuelven a ceder (sin ocultar su alegría de participar sin condiciones mínimas) a las maniobras de los colaboracionistas (mesita, alacranes y demás especies) que han hecho de todo por hacerse perdonar por Maduro y encontrar alianzas que le permitan el disfrute económico de sus cálculos y negociados directos. Movimientos en lo que también hay que dejar constancia, se encuentran conocidos empresarios y reconocidos testaferros de quienes han arruinado y quebrado las empresas  básicas y la potencialidad de desarrollo en la región. Por otra parte, los rostros repetidos, que no involucran si no a sus mínimos entornos cuentan tan solo con el desprecio por parte de una población que ha cambiado mucho durante los últimos 22 años. Señorones de las sombras y de los saltos políticos más espectaculares, acompañados de pequeñas comitivas de jóvenes contagiados por la corrupción y el arribismo, que son la mejor imagen de la falta de credibilidad en compromisos y propuestas de acompañamientos con la gente.

Los abandonados perros afganos 

¿Es la política el ejercicio entendido de la hipocresía y el disimulo? El correr de los tiempos viene dejando claro ante la “aldea global” lo mucho que tal asociación se ha posesionado en la creencia de la modernidad. El descrédito de los gobiernos (con esperanza excepcional en el estilo de la señora Merkel; en gigantesca compensación), de los partidos políticos, de figuras de la opinión pública en todos los órdenes, van de la mano de la cada vez más ignorada palabra ante hechos del espacio ciudadano. Una cosa se dice en un instante y aun no habiendo pasado las horas, otra diametralmente distinta se expresa sobre el mismo tema, por lo que los niveles de confianza y respaldo se han agotado, imponiéndose como terrible alternativa los credos primitivos de los extremos ante la falta de convicciones.

En nuestro país, los ídolos que fueron nuestros referentes (culturales, educativos, académicos, militares, religiosos y por supuesto políticos) han venido derrumbándose en las décadas de una dictadura moderna que los ha puesto a desdecirse para finalmente justificar los senderos del colaboracionismo, en aras de una supuesta inmodificable realidad. La gente tiene más pulso de sus aspiraciones y ha acudido a cuanto evento se le ha convocado, aun sin resultados favorables. Queda por saber qué hará Guaidó con el Acuerdo de Salvación Nacional, ya distanciado de estos singulares partidos. Nos recuerda con hondo sentimiento la foto que el escritor español, Arturo Reverte publicó en su cuenta de Twitter (luego se dijo que era fake la situación por él señalada) sobre los perros enjaulados -de faenas y apoyo de la guerra- abandonados por las fuerzas militares de USA, en su salida de hace horas de Afganistán. Esa circunstancia, amén de que exactamente haya sido así, nos proyecta muy bien la grave coyuntura y condición de orfandad en la que nos encontramos los venezolanos con una dirigencia sin palabra en medio de una crisis de años y de un Estado que se asume como hacedor de la vida y la muerte. En el estado Bolívar, Acción Democrática busca recuperar su tarjeta en pacto con los alacranes. UNT, ensaya su negocio electoral, Primero Justicia es el partido de marketing fallido y Voluntad Popular se cuelga de un candidato anodino que cuando tuvo su oportunidad pactó con Rangel Gómez. El resto son los cuentacuentos de relatos épicos, igual que cuentan los intereses que ocultan. Ninguno busca el voto para sacar a los guayaneses del desastre de la gasolina, la hiperinflación, o la distorsión económica del Arco Minero que produce miseria. Le toca por lo tanto a la gente asumir su convicción libertaria para no seguir en este festín de pobres, mientras el chavismo atropella se come la ternera y el resto celebra las migajas.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Un velorio en ausencia

El título de un velorio en ausencia, en tiempos de pandemia actual, se torna doloroso por las formas en que las victimas del COVID-19 han tenido que despedirse. | Foto William Urdaneta

Lavando capital con elecciones locales

Esos personajes (con calificados operadores) cambiaron de caballos y varios se hicieron revolucionarios haciéndose parte de la rebatiña que ha hundido a Guayana. | Foto William Urdaneta

Un tiro al piso

La motivación por recuperar la institucionalidad perdida de manera particular en las provincias y rescatar y reimpulsar la noción de gestión pública desaparecida tiene ecos en los propósitos de la ciudadanía regional. | Foto William Urdaneta

Las batallas por el agua

Los bolivarenses no tienen acceso a los montos asignados para la construcción de acueductos modernos ni a los documentos oficiales para determinar los millones de bolívares o dólares que debían mostrar las obras culminadas, mil veces diagnosticadas en décadas pasadas. | Foto cortesía

¡Síguenos!

Notas relacionadas

La irrepetible Angela Merkel

Angela Merkel, una irrepetible política, no apostó por experimentos, fue draconiana cuando la situación lo exigió y tomó duras decisiones que le granjearon el rechazo de millones.

Queremos graduarnos    

Sabemos que cada vez hay menos estudiantes en los liceos y en las universidades. Se gradúan menos, pero hay organizaciones y particulares que están trabajando para que los alumnos continúen sus estudios.

“Yo te quiero con limón y sal”

La estabilidad del caos es fascinante. Si nos ceñimos a las personas a quienes no les gusta ni sufrir ni mortificarse, la canción limón y sal duda sobre la vida. | Foto Facebook Julieta Venegas

Un velorio en ausencia

El título de un velorio en ausencia, en tiempos de pandemia actual, se torna doloroso por las formas en que las victimas del COVID-19 han tenido que despedirse. | Foto William Urdaneta

La capitulación mexicana de occidente

El emisario del dictador Nicolás Maduro, psiquiatra Jorge Rodríguez, lo dice sin ambages: “Ya sabemos en qué no estamos de acuerdo y de qué manera tan distinta vemos nuestras vidas y vislumbramos el futuro”.

FaceBook, Instagram y Whatsapp en el banquillo

Una serie de reportajes basados en papeles internos de este mencionado grupo de empresas, proveídos por una enigmática informante, se constituyeron en el ojo de la tormenta. | Foto cortesía