martes, 30 de noviembre de 2021

¡Joven, empínate!

Es en cuanto a los jóvenes que conquistan el futuro de Guayana que pretendemos ampliar consideraciones, en tiempo de ídolos caídos, charco institucional de vulgares maniobras con dirigencias vacías y engreídas. | Foto William Urdaneta

Es en cuanto a los jóvenes que conquistan el futuro de Guayana que pretendemos ampliar consideraciones, en tiempo de ídolos caídos, charco institucional de vulgares maniobras con dirigencias vacías y engreídas. | Foto William Urdaneta

@OttoJansen

El comienzo de un nuevo semestre en el campus Guayana de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) y los actos de bienvenida a los nuevos alumnos me permitieron intercambiar, en mi programa de entrevistas en la red Instagram, con la profesora responsable de la Coordinación de Desarrollo Estudiantil de esa institución, Isabel Maurera, y con uno de los consejeros estudiantiles, Luis Adrián Rojas. El tema: el sentimiento de los jóvenes que arrancan la formación profesional. Se trata de una actividad regular que en otros tiempos quizás no tendría tanta dimensión estelar como ocurre en la presente coyuntura del país y de Guayana, donde el ambiente de curso universitario es de admiración ante el hundimiento de la universidad pública.

Fue una conversación de gran interés en la que descubrimos con la audiencia que nos acompañó, planes y actividades: “Tenemos una programación estándar hasta el 11 de febrero, fecha en que finaliza el semestre. Desarrollaremos en los muchachos sus competencias y capacidades con actividades en cultura, deportes y actividades formativas”, manifestó la coordinadora, mientras que la voz del estudiante evidenció el pulso certero de los obstáculos de carácter social y económico que golpean la zona, como la escasez de la gasolina y la movilización. El contexto del diálogo en cuestión reafirma la valía de los esfuerzos de la Católica, cuando, por ejemplo, a la Universidad de Oriente, núcleo Bolívar, el vandalismo ha provocado allí 17 incendios a sus instalaciones; o en el núcleo San Félix han hurtado los cables para el servicio eléctrico.

Pero igualmente, el encuentro nos permitió, en lo particular, reforzar elementos sustanciales para cerciorarnos del cuadro absurdo del país que se entroniza desde el agotado proyecto político revolucionario, cuando se acaba de nombrar a la señora Tibisay Lucena, asociada a las trampas y manipulaciones del Consejo Nacional Electoral, como nueva ministra de Educación Superior. Sobre la UCAB Guayana, en otras oportunidades hemos adelantado opinión acerca de su significado para el presente y porvenir del estado Bolívar, desaparecida hasta la narrativa del proyecto industrial pesado. Si el trabajo de la comunidad ucabista guayanesa, en su medular propuesta de enfoques sociales y académicos, de interpretación sin ambigüedades de la realidad regional y en estrecho vínculo con las comunidades, vence alguna hipotética tentación de distanciamiento de ejemplaridad que representa, será la universidad de “luz en el camino para muchos”, como concluyó Maurera en el programa. Ahora, es en cuanto al papel de los jóvenes en la conquista del futuro en la agreste coyuntura de Guayana que pretendemos ampliar consideraciones, en este tiempo de ídolos caídos en todos los órdenes, charco institucional de vulgares maniobras e increíbles concesiones al cálculo totalitario con dirigencias vacías y engreídas y ante la ausencia de compromisos de luchas por la libertad y la democracia.

¡Divino tesoro! 

El maestro Luis Beltrán Prieto Figueroa, insignia venezolana de la educación, exaltaba, 50 años atrás, la opinión de los jóvenes en cuanto a los valores espirituales y del conocimiento en el manejo de su rol social; exhortaba acerca del significado de los muchachos en el desarrollo libertario y democrático del país de aquel momento. Hoy no tenemos más que fijarnos en el evento electoral del 21N, puesto en observación por la mayoría de la población, que en argumentos de algunos significa ejercitar los derechos. Difícil entender cómo es posible, con comicios controlados por el régimen, sin utilidad para las transformaciones que reclama la emergencia humanitaria compleja.

No tenemos sino que evaluar el cuadro patético de candidaturas en el estado Bolívar para detectar que no se encuentra en primera línea ningún joven que pueda decirse por su condición biológica o por sus ideales que lo sea. Claro, esa “sencilla” omisión se disimula cuando observamos que tampoco en esas fórmulas de partidos secuestrados y de dirigentes congelados no hay tampoco representación vecinal, gremial, profesional o empresarial. De esta manera cobra especial relevancia el protagonismo de los jóvenes y de los espacios que como los que hemos referido de la UCAB. Serán importantes en la contribución de abordar los proyectos de la sociedad guayanesa hacia la recuperación del orden constitucional, el ejercicio de la participación y en las luchas por la cultura civilista.

La realidad es una juventud atormentada por la pesadilla de no encontrar alicientes en su país; viendo a sus padres derrotados, al núcleo familiar desintegrado y expandido por el mundo. Estas condiciones, que desde el poder político se ocultan y desde sectores “progresistas” pretenden edulcorarse, señalan claramente que los partidos políticos, organizaciones civiles o la recuperación institucional no serán posible si no cuentan en roles principales con los jóvenes que padecen y sobreviven, convertidos finalmente en simbología de compromisos y esfuerzos por logros de una democracia moderna y justa. Hay que impulsar que estos sean ahora el faro de Guayana como lo fueron, hace ya cuatro décadas, los trabajadores que llegaron a tener su cita con el protagonismo social y político de la región.

Más del autor

21N: el ruidoso silencio de las mayorías

En cada municipio y comunidad del estado Bolívar, la intervención del Estado-partido-gobierno tiene actuación por acción u omisión y es a ese clima tramposo al que la población en grados distintos manifiesta su rechazo.

Y después, el extenso Bolívar de pasaporte al futuro

No podemos pretender que con los espejismos de la centralización política o de intentos de líderes con pie de barro podamos lograr la construcción del programa del futuro del estado Bolívar. | Foto William Urdaneta

Voto de simpatía por el Diablo

Estos 22 años de socialismo del siglo XXI, Venezuela ha estado plagada de advertencias sobre los peligros a la libertad: todas fueron desestimadas. En opinión de diversos sectores no había alarma de algún propósito dictatorial.

La visita de don Villa

El escenario local descrito no vislumbra sorpresas. Todo es un entramado de negocios, donde los parientes pobres son los guayaneses y sus miserias. Cada factor político tendrá lo que desea y ese es el pacto.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

El soldado Raúl Baduel

El viacrucis de Baduel me plantea si en algún momento surge algún dilema en la psiquis de estos “soldados”: entre salvar a un poderoso, pero condenar a 30 millones de seres humanos.

Qué sigue en los juicios contra Carvajal y Saab

Malos augurios, para la cúpula de los desgobernantes de Venezuela por los comprometedores secretos guardados, hasta ahora, por Carvajal y de Saab.

Para seguir caminado con esperanza  

Hay un país que no se detiene, signo de solidaridad y perseverancia que le da ánimos a uno para seguir construyendo con esperanza, siempre con cable a tierra, pero sin dejar de caminar, sin acostumbrarnos a que es normal que las cosas estén mal.

Grietas y volcanes

Los resultados de las elecciones legislativas en Argentina y de las presidenciales en Chile, obvian abundar en información y explicaciones. Además se le suma Brasil donde el expresidente Lula encabeza las encuestas para las presidenciales del próximo año.

21N: el ruidoso silencio de las mayorías

En cada municipio y comunidad del estado Bolívar, la intervención del Estado-partido-gobierno tiene actuación por acción u omisión y es a ese clima tramposo al que la población en grados distintos manifiesta su rechazo.

La libertad en la era digital

El acceso ilimitado a datos instantáneos (5G) por las gentes, significan lo que otras generaciones recibían como información durante centurias. Todo comienza a estar conectado con todo.