jueves, 21 de octubre de 2021

¿Bien atado?

Los venezolanos, la oposición tiene que mostrarse unida. Tiene que llegar a un pacto sin fisuras y sin pequeñeces, en pos del objetivo primero: llamar a elecciones libres.

Nicolás Maduro, el dictador de Venezuela, se pasa de bromista: anunció que la Asamblea Constituyente (AC) ha decidido funcionar hasta diciembre. ¿Que lo decidió la AC? Es un buen chiste.

Maduro piensa que lo tiene todo bien atado. Seguramente sigue los consejos de sus asesores españoles -Rodríguez Zapatero y gente de Podemos, entre otros- y las sugerencias del Vaticano y de sus amigos de México y Argentina, sobre la necesidad de darle cierta legitimidad a la cosa, porque así ya no camina. Entonces procede, designa un consejo electoral títere, interviene partidos de la oposición, proscribe y mete en prisión a disidentes, acentúa control y censura de los medios de información, se hace de algunos socios cómplices “opositores” dispuestos a “competir”, disuelve la AC la que creó para copar la justicia y el órgano electoral y desconocer la legítima Asamblea Nacional y llama a elecciones legislativa para el 6 de diciembre. Mediante un impecable y flagrante fraude, busca recobrar legitimidad. Bien pensado, pero todo depende de la decisión y acción de los encargados de desatarle el paquete.

El presidente interino Juan Guaidó ya rechazó el fraude, anunció un boicot e hizo un llamado a todas las fuerzas opositoras genuinas para aunar esfuerzos y concretar un gran pacto unitario para hacer caer la dictadura. Ojalá y lo entiendan y apoyen.

Simultáneamente la gran mayoría de los países latinoamericanos rechazan y denuncian ese plan electoral de la dictadura por falta de garantías. Lo mismo dice la Unión Europea que pidió aplazarlas porque no existen condiciones para un proceso transparente y justo. Estados Unidos ya anunció que las desconocerá. Hace unos días una treintena de países firmaron una declaración conjunta reclamando un gobierno de transición y un posterior llamado a elecciones libres, justas y con todas las garantías.

Parce que todos lo tienen claro. En realidad, está clarísimo, es cuestión de desatarle el paquete a Maduro.

Pienso que con los informes de la Comisión de DD HH de la OEA, de distintos organismos internacionales y muy especialmente los de la comisionada de la ONU para los DD HH, Michelle Bachelet, sobre lo que sucede en Venezuela, es suficiente.

Pero por si hiciera falta algo Amnistía Internacional acaba de denunciar y acusar a la dictadura venezolana de “reprimir y no proteger a los trabajadores sanitarios”. ¿A los trabajadores de la salud, en plena pandemia y con una creciente propagación del coronavirus? Maduro no tiene límites ni consideración con nada ni nadie.

“Están encarcelando a quienes denuncian sus pésimas condiciones laborales” desnuda AI. Califica al gobierno de ser totalmente irresponsables en las actuales circunstancias y frente a la emergencia, además de poner en duda las “cifras” que compartió hasta ahora la dictadura de Maduro.

El organismo es contundente: “Aunque en muchos países de la región se han producido represalias contra las personas trabajadoras de la salud que actúan como denunciantes, según la información de que dispone Amnistía Internacional, Venezuela es el único país de la región que ha detenido a trabajadores de la salud y los ha llevado ante tribunales militares y civiles”.

Ya sabemos que hay países y gobernantes cómplices como AMLO de México y el gobierno kirchnerista de Fernández-Fernández de Argentina y el propio Vaticano, que por distintas vías, a veces más disimuladas y otras veces menos, hacen llegar su apoyo al régimen. Ya sea en su momento por el diálogo y ahora aplaudiendo el llamado al desde ya iniciado fraude electoral de diciembre.

Pero éstos y la dictadura están desnudos y se los señala como tales.

Tampoco se puede esperar que los demás hagan por uno lo que uno no es capaz de hacer por sí mismo. Los venezolanos, la oposición tiene que mostrarse unida. Tiene que llegar a un pacto sin fisuras y sin pequeñeces, en pos del objetivo primero: llamar a elecciones libres.

Si esta vez tampoco lo logran, desilusionarán a quienes están dispuestos a ayudarles y así no habrá forma de desatarle el paquete al dictador.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

La naturaleza humana

La tarea no es chica. Estos premios deben ser útiles, por sobre todo, para que cada uno reflexione. Para que surja claro que no puede hablarse de democracia si no se sabe, ni hay plena información sobre a quién y qué se va a elegir.

Dictador, soberbio y además muy ordinario

Habla de unas elecciones, que él ganará de antemano. Pero, por cualquier eventualidad, ha puesto preso a una cincuentena de críticos y opositores y a todos los candidatos a la presidencia que le podían vencer y que sin duda lo vencerían en unas elecciones libres, lo que, para el caso sí se trata de ciencia ficción.

Patente de corso

Estamos todos locos o hay mucho “inútil dañino” que busca algún elemento para disimular su cobardía, desvergüenza y complicidad. Maduro cuando está muy “rodeado” busca el diálogo para ganar tiempo y ese es su juego. | Foto EFE

¿Cínico yo?

Le aconsejó al dictador nicaragüense que no “abandone la democracia” y “la libertad de expresión”. Parece que más allá de la crítica y recomendaciones, cree que en Nicaragua restan algunas pizcas de “democracia” y “libertad de prensa”. | Foto ZUMA Press

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Salvajismo a la orden del día

Me queda la pregunta de por qué la señora Rodríguez no pidió la llave a la Dirección de Cultura. Pero es una tontería hacerse esa pregunta: como los talibanes, el salvajismo en Venezuela está a la orden del día. | Foto cortesía

12 de octubre ¿Juicio a los muertos de ayer o cárcel segura para los asesinos de hoy?

Josep Borrell, con su guerra de micrófonos, bufa, a todas luces, a objeto de hacernos creer que enviará una supuesta veeduría electoral, ceñuda, respondona, imparcial, solo que hasta los menos informados saben que semejantes veedores vienen nada más que a santificar el megafraude del 21 de noviembre.

La irrepetible Angela Merkel

Angela Merkel, una irrepetible política, no apostó por experimentos, fue draconiana cuando la situación lo exigió y tomó duras decisiones que le granjearon el rechazo de millones.

La naturaleza humana

La tarea no es chica. Estos premios deben ser útiles, por sobre todo, para que cada uno reflexione. Para que surja claro que no puede hablarse de democracia si no se sabe, ni hay plena información sobre a quién y qué se va a elegir.

La capitulación mexicana de occidente (Parte II)

Occidente, en paralelo a la experiencia venezolana de México, por ende, se sienta ahora en otra mesa con el terrorismo internacional deslocalizado, en Afganistán, para ayudarle a formar gobierno.

Guayaneses por la democracia

La democracia debe dejar de ser la clásica narración de excelentes protagonistas o de los rufianes que nos llevaron a las tragedias actuales que marcan las buenas intenciones del débil discurso de luchas que se les ofrece a las comunidades. | Foto William Urdaneta