jueves, 17 de junio de 2021 | 4:35 AM

Barbie y la Calavera Catrina

Para muchos mexicanos, la muñeca de Mattel es ofensiva, pues ha trivializado una fiesta sagrada como lo es el del Día de los Muertos, y que no es exclusiva ni siquiera de los católicos y cristianos ortodoxos.

La controversia sobre la versión Barbie de la Calavera Catrina pica y se extiende. La popular muñeca llega a sus 60 años, y la empresa Mattel decide conmemorar una de las más memorables fiestas mexicanas del “Día de los muertos”, con el diseño de una Barbie que, aunque vistosa, ha despertado críticas: “el vestido que lleva se parece más a la de una bailarina de flamenco”.

Mattel está renovando su éxito después de la Barbie de Frida Kahlo, con esta colección limitada del Día de los Muertos, que al parecer ya está agotada. La muñeca cuesta 75 US$, y aparte de las cuantiosas ganancias, ¿qué significa todo esto? ¿qué implica para una empresa multimillonaria como Mattel, el apropiarse culturalmente de esta tradición, en tiempos que mexicanos y otros latinoamericanos son víctimas de la más trágica y criminal humillación en campos de detención en los Estados Unidos?

La empresa está muy consciente de esta movida y hay razones para inferir que es el mercado interno de los EE UU el objeto de su apuesta. Según el escrito de Laura Rodríguez en el Chicago Tribune, tanto La Catrina como Frida Kahlo son íconos de la unidad y el orgullo cultural de los chicanos e inmigrantes mexicanos.

Fuera de ese radio de acción, en México, la cosa es otra. La Barbie del Día de los Muertos está inspirada en la imagen de la Calavera Catrina, proveniente de la sátira política creada por José Guadalupe Posada (1913). A través de su dibujo, Posada mostró que la muerte también se viste de clase alta, y con eso despachó las pretensiones del clasismo desmedido de su época. Se trata de una sátira que, indudablemente, dista mucho de la versión descafeinada de Mattel. La imagen original posee tal riqueza simbólica, que con el tiempo creció su significado espiritual y su relevancia para la identidad mexicana. Devino ciertamente la Calavera Catrina en una diosa que muestra esa vida interna de los huesos e invita a reírse junto con la muerte. La muerte es el personaje principal de la fiesta del día de los muertos y Catrina es el centro de su fastuosidad. La coexistencia del mexicano con la muerte es un concepto labrado a lo largo de los años. No puede éste asumirse y comprenderse de un día para otro.

Por eso la presentación de esta Barbie tenía que ser aceptable para aquellos que no necesariamente comparten el espíritu de ese día. En una población tan heterogénea como la de los EE UU, el producto puede ser tomado como reconocimiento por parte de los chicanos, o simplemente logra apelar al gusto por lo bello o exótico.

Para muchos mexicanos, la muñeca de Mattel es ofensiva, pues ha trivializado una fiesta sagrada como lo es el del Día de los Muertos, y que no es exclusiva ni siquiera de los católicos y cristianos ortodoxos. Es ella una conmemoración tan antigua y arraigada en el alma europea, que la reforma protestante no pudo eliminarla del todo. Tanto el día de los santos como el de los difuntos, están también en el almanaque de anglicanos, luteranos, metodistas. Para los anglicanos, los menos protestantes de estos últimos, el día de todas las almas es un evento muy sentido. Durante la ceremonia apagan las luces de la iglesia y los feligreses llevan las velas con los nombres de sus seres queridos.

Quizás la explicación de la no celebración de este día en los EE UU sea porque el protestantismo duro que emigró para allá consideró esto un culto a los muertos y, por tanto, un acto hereje. En cuanto a la creciente población de ateos, éstos deben aún llevar el traje de sus religiones de crianza, y posiblemente tengan una opinión similar. Se podría decir que, para una buena parte de los gringos, es muy difícil entender o respetar el sentido y sustancia del Día de los Muertos. Para ellos, esta Barbie conmemorativa no pasa de ser un objeto de colección.

La sociedad estadounidense y la mexicana no pudieron haber sido más opuestas. Las vueltas de la historia: son vecinos.

Y mejor que no sea esa Barbie tan mexicana y me parece acertado que tenga un traje más al estilo del baile flamenco, así le aporta una huella española al vestido. Esta muñeca es una máscara, no una calavera. De ella no aprendemos más sino de la vistosidad de su diseño. Eso sí, Mattel se apropia lo suficiente de la tradición como para mercadearla y venderla en un pestañear de ojos. Su responsabilidad con México y con la latinoamericanidad debe corresponderse con la medida de sus ganancias.

La detención criminal y monstruosa de los inmigrantes mexicanos y latinoamericanos en Texas, de acuerdo a los analistas, es uno de los más trágicos episodios de la historia presente. La separación de los niños de sus padres va a ir al tribunal algún día. La empresa Mattel no puede ser una espectadora más o una convidada de piedra.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/IlKCo7gVPIx2RQo4UGj1js
| https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

¿Para qué Bond, si tenemos al Generalísimo?

No nos imaginaríamos esas peripecias amatorias de solo mirar su imagen en el óleo de la barraca, en la que Arturo Michelena retrata a un Miranda sexagenario, traicionado y derrotado.

Sobre la China

Los chinos están haciendo un esfuerzo por convertirse en un poder del discurso. Pero no sé si alguna vez su periodismo podrá producir un debate abierto.

Gustavo Dudamel

Sólo le pediré a Dudamel algo que sí puede dar, que no esté ninguneando a ningún arpista, ni a ningún pianista de los muy hermosos que hay en esta tierra, y que restaure para mí la fuerza extraordinaria del Concierto en la Llanura. | Foto cortesía Fundamusical Bolívar

Qué esperar de las mujeres en el poder

Lo que es imperdonable es que en momentos en que el país necesita como nunca la independencia de poderes, el CNE haya sido un poder genuflexo liderado por una mujer. | Foto cortesía

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Dos mujeres: palabras que pesan onzas de libertad

El juramento de Guayana está en no dejar en el olvido esas voces silenciadas por la violencia. Hay que fomentar la cruzada por la vida, la felicidad y los derechos. | Foto cortesía

Mis días en una cola por la gasolina

A muchos venezolanos nos ha tocado pasar tiempo en una cola para poder echar gasolina. Yo estuve 5 días en una en Barquisimeto. Tomé nota del drama y también de lo rescatable como actitudes positivas de los vecinos de la cola. | Foto William Urdaneta

Un remedio eficaz contra el desamor

Una novela alemana publicada hace casi 250 años podría ser la clave para aliviar los nefastos y molestos padecimientos del guayabo...

La destrucción avanza

El régimen sabe que la cuenta regresiva está en marcha. Aunque algunos piensen lo contrario adquiere pleno valor aquella vieja frase según la cual “lo bueno que tiene la cosa es lo mala que se está poniendo”. | Foto William Urdaneta

El maestro Rafael Rattia

Mi amigo Rafael Rattia desafía al poderoso con la infinita contundencia de su verbo: siempre enjundioso y profundo, porque es un hombre que estudia todos los días.

Hacia el control judicial de la democracia

Con avieso cinismo, Hugo Chávez Frías, pionero del Leviatán o monstruo marino del tiempo que corre y que recién reivindica como “derecho social al Estado” el Grupo de Puebla, afirme que todo vale “dentro de la Constitución, nada fuera de ella”.