domingo, 16 de enero de 2022

Bachelet y Barbados

Si el “Informe Bachelet” tiene razón, entonces lo de Barbados es una sinrazón. No hay que seguir dando vueltas para entenderlo. Cabría repetir la expresión de Santo Tomás: ver para creer...

¿Qué relación hay entre el llamado Informe Bachelet y las pretendidas negociaciones en Barbados entre el oficialismo y la oposición política? Muy sencillo, si lo que dice el referido informe es cierto -y considero que se queda corto en reflejar la profundidad de la tragedia venezolana-, entonces no tiene mucho sentido participar a tientas en una iniciativa que seguramente sólo conduce a darle tiempo y margen de maniobra a la hegemonía roja, causante de la tragedia.

Es una cuestión de lógica elemental. Es muy improbable, por no decir imposible, acordar un camino pactado, y mucho menos transitarlo, con un régimen que es expresión de la criminalidad organizada en sus más diversas facetas, incluyendo el desprecio brutal por todos los derechos humanos.

No se trata de una especulación, se trata de la experiencia probada a lo largo de dos décadas. En momentos cruciales, el poder establecido ha recurrido a otros “Barbados”, en muchos lugares y con una lista larga de protagonistas o negociadores. ¿Y qué ha pasado con todo eso? También muy sencillo: la hegemonía continúa haciendo de las suyas, vale decir cada vez más despótica y depredadora, y la nación sigue despeñándose por un abismo que no parece tener fin.

En estos días, por cierto, recordaba los solemnes compromisos de cambio que el predecesor le suscribió a Jimmy Carter, por allá en las lejanías de mediados del 2002. Meses antes de que comenzara a funcionar la “Mesa de Negociación y Acuerdos”. Hizo todo lo contrario. Y todo lo contrario también hizo con otros acuerdos firmados en encrucijadas difíciles, incluyendo los de la célebre “Mesa”, razón por la cual el sucesor se ha esmerado en continuar ese guión al pie de la letra.

¿Será que no podemos aprender? Claro que podemos. Y una parte importante del país ha aprendido de las duras realidades de estos años de mengua. Y casi todos pueden aprender si se les comunica claramente la naturaleza de la situación, en un lenguaje sencillo y persuasivo. Pero para convencer hay que estar convencido, y en este punto mucho me temo que no son pocos los voceros de nuestro espectro opositor que no están convencidos.

Todo lo cual se pone de relieve en el secretismo y ausencia de información veraz en relación con el tema. Si las figuras de la oposición política, que enviaron sus representantes a Barbados, solicitan el apoyo de la ciudadana, es decir su confianza, lo menos que pueden ofrecer es exactamente eso: confianza, es decir información veraz y oportuna sobre lo que están haciendo.

La verdad es que no sé qué más tiene que pasar para que una persona de buena fe se convenza de la barbarie que representan Maduro y los suyos, incluyendo a los patronos cubanos. A las personas de mala fe sólo les importan los intereses, y mientras éstos se encuentren cubiertos, son capaces de cualquier cosa para seguir apuntalando a la hegemonía, inclusive con el disfraz de una “crítica inteligente”…

Pero personas con responsabilidad y experiencia de lucha política, no deben convalidar estos despropósitos. El país no se merece que se le cierren todas las puertas. Las del poder están cerradas o bloqueadas desde hace años. Por eso, en parte, estamos como estamos. No se debe, entonces, cerrar las puertas de una salida hacia la democracia, con los “Barbados” o mecanismos nada transparentes que son impulsados por el oficialismo y auxiliados por instancias internacionales que buscar apaciguar los conflictos, lo que es algo muy distinto a solucionarlos.

Y entonces se hace inevitable otra pregunta: ¿será que no queremos aprender? Todo es posible en este entramado de mentiras y disimulos que caracterizan a la hegemonía roja. Sin embargo, hay que resistir la tentación de resignarse ante el presente, de acomodarse a la conseja de que “esto es lo que hay”, de conformarse con ser “realistas”, y por tanto descartar por inviable todo lo que no se asimile a la cartilla de una transición perfectamente democrática. Un absurdo si los hay, porque para que haya una transición así, tiene que haber un fundamento de democracia efectiva y contrapesos auténticos, que no existen en el ámbito oficial de Venezuela.

Si el Informe Bachelet tiene razón, entonces lo de Barbados es una sinrazón. No hay que seguir dando vueltas para entenderlo. Cabría repetir la expresión de Santo Tomás: ver para creer…

[email protected]

Más del autor

El sustento de la esperanza

Algunos llamados expertos sostienen que las “dificultades” están en las “estrategias prácticas”, como si la lucha política contra una hegemonía despótica, depredadora y corrupta, fuera una cuestión técnica, más o menos como de tecnología electoral. Craso error.

Indignación y sufrimiento

El sufrimiento del pueblo venezolano indigna. Indigna también que sus responsables se burlen malévolamente del sufrimiento popular.

Un país secuestrado

Un país puede ser secuestrado poco a poco, sin que una buena parte del mismo tome conciencia al respecto, e incluso con la aceptación entusiasta de amplios sectores sociales. Lo clave es que se establezca un poder cuya finalidad sea despotizar, depredar, corromper, y hacer todo lo que sea posible para permanecer en el control del país.

Un camino culebrero

El camino culebrero está en medio de una catástrofe humanitaria de tal magnitud, que la principal vía de escape, hasta ahora, son millones de emigrantes que ya no pueden sobrevivir en su patria.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

La transición constitucional, un sindicato de quiebra

La vigencia del Estatuto original logra sostenerse con su primera reforma de 2020. Cosa distinta es, como se constata, la aprobación de la segunda reforma de 2022. Desde su versión inicial luego modificada, da lugar a un nuevo y distinto Estatuto para la Transición.

El buscón más buscado

Tiempo mal invertido, desde el poder, incitar al odio público por el solo hecho de disentir.

¿Dónde estaba el “Superbigote” a las 3:00 am, el primero de enero?

El gentío carece de los recursos elementales para sobrevivir, pero he aquí a semejante lisiado, mental y moral, tirando el dinero por el desaguadero de comics mal hechos, de peor gusto, en los que se auto se promueva, como ¡salvador! de la Patria.

Ruleta rusa

El pueblo, si es inteligente y vivo, recibirá los regalos y votará según su conveniencia futura; y se alzará airadamente contra el fraude o manipulación de cualquier matiz.

La manada sin brújula

No es sabio dejarse llevar por una manada a ciegas, por la razón que fuese. Y hay manadas que se dejan arrastrar por esa ilusión de conocimientos que da la modernidad.

Un ente rojo rojito

Hay un grupete ominoso y atroz, pero existe una pandilla aborrecible y repugnante. Algunos siguen aterrajados, otros cambian de enchufe en ese enroque de los mismos en diferentes minpopos.