viernes, 17 de septiembre de 2021 | 6:35 AM

¡Ay Nicaragua, Nicaragüita!

Daniel Ortega utiliza mecanismos “traperos” para acabar con la prensa y los medios independientes del sufrido país centroamericano. Hace funcionar al fisco, envía inspectores que rápidamente encuentran elementos y faltas para sancionar a los medios.

Nuevamente la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y su Relatoría Especial para la Libertad de Expresión denuncian y “expresan preocupación por nuevas amenazas legales a la libertad de expresión y medidas indirectas contra medios y periodistas en Nicaragua”.

Daniel Ortega, el codictador, utiliza mecanismos “traperos” para acabar con la prensa y los medios independientes del sufrido país centroamericano. Hace funcionar al fisco, envía inspectores que rápidamente encuentran elementos y faltas -si es necesario son “plantadas”- para sancionar a los medios y aplicar abultadísimas multas y embargos como está pasando con los canales de TV 12 y 10. La CIDH lo denuncia y la dupla Ortega-Murillo alza los hombros. Sigue tan campante.

Utilizan los jueces para condenar y callar a periodistas .En particular cuando éstos destapan casos de corrupción. En la Nicaragua orteguista denunciar casos de corrupción de los adláteres amigos, o socios del matrimonio parece que se considera un crimen especialmente agravado. También estos casos los denuncia la CIDH y la Relatoría. Y la dupla mandamás alza los hombres. ¿Y qué? Responden.

Y no dejan títere con cabeza. Van contra las ONG con una propuesta sobre Regulación de Agentes Extranjeros. Es curioso cómo estas organizaciones (ONG) tan activas en los países democráticos, tan críticas hasta en el detalle de los gobiernos democráticos, no sienten, -salvo que estén en el juego-, que con ese bombardeo puede allanarle el paso a regímenes como los de Nicolás Maduro en Venezuela o de Ortega en Nicaragua. Y estos son bien groseros, los “registran” o directamente los echan.

Como se sabía y se advirtió desde el principio la pandemia sumaría otros males, además de los propios, como el de servir de pantalla para muchos gobiernos autoritarios, que aprovecharían la distracción noticiosa para acentuar la represión y el hostigamiento a los disidentes, a los opositores y con particular saña a la prensa independiente, y así seguir enriqueciéndose sin la molestia de investigaciones periodísticas o jueces que no aceptan órdenes. Nicaragua, Venezuela y Argentina son elocuentes ejemplos. También están los Trump y los Bolsonaro. Pero en estos casos hay elecciones libres y ya se da casi como un hecho que Trump no será reelecto. (Si llega a ganar será un gran papelón e inmenso fracaso para las firmas encuestadoras y la gran mayoría de los medios de los EE UU). En cuanto a Bolsonaro, parecería que contrariamente a lo que se dice, se lee o se informa, los brasileños no están tan desconformes.

Precisamente de ese tema -el de elecciones libres- en Nicaragua ni hablar. Hace mucho ya que eso brilla por su ausencia y de nada sirven los simulacros para taparlo. A Ortega y Murillo no les importa: enancados en la pandemia marchan hacia las elecciones del año venidero, seguros, por ahora, de que no habrá opositores en serio ni prensa libre que pueda informar. Se comenta que Maduro se muere de la envidia. Y sus razones tiene: con Ortega las organizaciones internacionales y las democracias occidentales son mucho más condescendientes que con Venezuela.

Muchos se preguntan cuándo Bachelet va a darse una vuelta por allí. La expresidenta chilena, comisionada de la ONU para los derechos humanos, podría asomarse por Nicaragua y en una de esas “pesca” que se está fraguando una nueva estafa electoral en un país donde no hay libertad de prensa y se mata y tortura y hasta es posible que se cometan crímenes de lesa humanidad.

La OEA a su vez deberá ajustar la marcación para que el régimen orteguiano no se salga con las suyas como hasta ahora, sin que nadie diga ni haga nada por los nicaragüenses. Fidel Castro en su momento, entre otros consejos, le recomendó a Ortega que no hiciera elecciones. El poder no se rifa. Pero no le hizo caso y lo rifó. Vuelto al poder lo sigue al pie de la letra. Realiza una especie de caricaturas electorales pero solo para “cumplir” con la Carta Democrática Interamericana. Todo “pour la galierie”, pero no suelta el poder.

Y lo peor es que se lo permiten y todos alzan los hombros y miran para otro lado.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Patente de corso

Estamos todos locos o hay mucho “inútil dañino” que busca algún elemento para disimular su cobardía, desvergüenza y complicidad. Maduro cuando está muy “rodeado” busca el diálogo para ganar tiempo y ese es su juego. | Foto EFE

¿Cínico yo?

Le aconsejó al dictador nicaragüense que no “abandone la democracia” y “la libertad de expresión”. Parece que más allá de la crítica y recomendaciones, cree que en Nicaragua restan algunas pizcas de “democracia” y “libertad de prensa”. | Foto ZUMA Press

Malos olores en Perú

En Perú son de “lengua fácil” para acusar y denunciar e imaginativos para inventarle “malos pasos” a la gente pública. También son muy diligentes y de “gatillo fácil” en materia de disolver congresos y destituir presidentes. | Foto AFP

Todo empezó con…

El gol que hizo “con la mano” a Inglaterra en el Mundial de México de 1986. Para los argentinos fue la “revancha” por la derrota en la guerra de Las Malvinas. Un triste consuelo. Fue el gol más recordado del astro argentino.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Venezuela en tiempos de Biden: una aproximación

El pragmatismo geopolítico del presidente de los Estados Unidos ante las amenazas internas y externas de su país, aunados a la creciente influencia de China el mundo y los intereses de Rusia, dibujan un nuevo ajedrez político global donde Venezuela no deja de ser preocupación.

Aunque me digan comeflor       

Nadie dice que vivir en Venezuela sea fácil. Sin embargo, hay elementos que animan, acciones que iluminan, pasos lentos que son pasos que abren en pequeño brechas. | Foto William Urdaneta

¿Es la nueva geometría del poder el fin del madurismo?

Los gobiernos locales son, al igual que el Gobierno nacional, gobiernos con autonomías reconocidas por la Constitución; situación que los pone al frente de las estrategias de luchas civiles y políticas en todo el país. | Foto William Urdaneta

La triste mirada de los niños de la calle

Muchos de aquellos niños que hicieron brotar las promesas de los revolucionarios en 1999 fueron a parar a las ergástulas socialistas, los asesinaron por estas calles, o por la exclusión y el hambre huyeron de este territorio hostil. | Foto Archivo Correo del Caroní

¿Qué sigue en el caso de Alex Saab?

Nunca habíamos visto una danza de tantos millones de dólares, en procura de la libertad, de quien ni es un mártir por la humanidad, ni luminaria del rock, estrella del deporte, ni un Bill Gates o Jeff Bezos, sino el supuesto testaferro de un corrupto muy desvergonzado.

Integración familiar: el florecer del cambio venezolano

Esta condición estructural del alma venezolana es el mecanismo de fuerza y creatividad para alcanzar la derrota de los antivalores, a pesar de los incontables recursos y el desdén por la racionalidad. | Foto William Urdaneta