miércoles, 16 de junio de 2021 | 12:42 PM

Avance bolivariano en Argentina

El gobierno kirchnerista argentino no niega su ADN bolivariano y arremetió contra la justicia. Presentó, a modo de “aperitivo”, un proyecto de reforma de la justicia que modifica la estructura general del fuero judicial.

El gobierno kirchnerista argentino no niega su ADN bolivariano y arremetió contra la justicia. Presentó, a modo de “aperitivo”, un proyecto de reforma de la justicia que modifica la estructura general del fuero judicial al tiempo que blande una espada de Damocles como aviso a tribunales, jueces y fiscales y también a la suprema corte.

El primer paso es meterles miedo, crear inseguridad para más adelante poner jueces amigos o meras marionetas.

Así ocurrió en Venezuela donde Chávez siguió los pasos de su amigo mujimorista, Vladimiro Montesinos, y creó un Poder Judicial en que los magistrados eran “provisorios” y su permanencia dependía del Ejecutivo o sus huestes en el Congreso. Luego, ya ni eso fue necesario: los jueces respondían a las órdenes del mando. Pasa en Nicaragua y pasó en el Ecuador de Rafael Correa, el que dicho sea de paso fue condenado a 8 años de cárcel (está en Bélgica), y en la Bolivia de Evo Morales. Este había designado en la suprema corte a un juez amigo que para resolver los casos arrojaba hacia arriba una hoja de coca y según como caía, tomaba su decisión. Y no es cuento.

Alberto Fernández, presidente delegado, creyó del caso darle “seguridad, credibilidad y transparencia” al sistema. Nadie se lo cree y más cuando los cambios afectan a juzgados en donde, en más de uno, se procesan causas contra Cristina Fernández de Kirchner. El presidente habló de la “persecución política” que se llevó a cabo desde los tribunales. A buen entendedor pocas palabras bastan.

Y no se quedó ahí: propuso la creación de un cuerpo integrado por once juristas con el cometido de asesorar “al presidente en aspectos claves del servicio judicial, como la composición de la Corte Suprema, el funcionamiento del Consejo de la Magistratura” además de otros temas. Desde ya entonces que quedan notificados la Corte Suprema y el Consejo: si no se portan bien vendrá otra reforma judicial y ahí se barre con todo.

Curiosidad: el Consejo de la Magistratura encargado de la selección de los jueces, respondiendo a un reclamo kirchnerista, acaba de cuestionar los destinos de 10 jueces federales. También alguno de ellos a cargo de causas contra la “jefa”.

Pero la joya de la corona es que uno de los 11 integrantes del Consejo asesor presidencial, es el abogado defensor de Cristina K. Seguro que con funciones de “veedor” de los otros diez y de Alberto Fernández, también.

Imagine el lector cuáles serían las repercusiones si a las cortes supremas se les ocurriera formar consejos de expertos para asesorarlas sobre el “manejo del Ejecutivo” y sobre eventuales cambios en su composición y funcionamiento. Qué dirían Fernández y Fernández por ejemplo. Y seguro que en caso de estos el Consejo se haría una fiesta.

Hay un hecho cierto y es que la justicia argentina no es muy creíble. No lo era durante el kirchnerismo anterior ni después con Macri: nadie se explica por qué Cristina no fue presa, por qué se le permitió burlarse de la justicia y por qué su hija Florencia, también procesada no se presentó y dio parte de enferma instalada en Cuba, ahora se pavonea por Buenos Aires. Ganó su mamá y sanó.

Todo un “progresismo mágico”, ¿no?

La oposición ha hecho una convocatoria popular para el 1 de agosto contra este proyecto, del que dicen que “uno de sus objetivos es alivianar la carga en materia judicial que pesa sobre la vicepresidenta de la nación, Cristina K”. Eso y mucho más.

Habrá que esperar para ver cómo están las “fuerzas”. El presidente viene cayendo en las encuestas, el tema de la deuda sigue duro, la pandemia se agrava, la seguridad hace agua y la economía no se arregla con discursitos y la situación de la gente no se arregla con subsidios y emisión de respaldo. Aun así, nada está dicho: los peronistas son capaces de lograr cualquier cosa. No consiguieron beatificar a Evita, pero no es difícil que lo logren con Cristina.

Ahora tienen a Francisco, que es kirchnerista.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/IlKCo7gVPIx2RQo4UGj1js
| https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Todo empezó con…

El gol que hizo “con la mano” a Inglaterra en el Mundial de México de 1986. Para los argentinos fue la “revancha” por la derrota en la guerra de Las Malvinas. Un triste consuelo. Fue el gol más recordado del astro argentino.

¿Se volvió la tortilla?

Biden, en tanto, bastante tendrá con sus propios problemas internos, con los estadounidenses partidos en dos y con un Trump que, si se muda de la Casa Blanca, va a fastidiar mucho desde el llano.  

Masticar piedras

Bolivianos radicados en Argentina votaron por Luis Arce, el triunfante candidato de Evo. Pero si alguien piensa que tras ello se inició el éxodo desde Buenos Aires hacia el altiplano, se equivoca. Una cosa es votar alegremente -e irresponsablemente- y otra cosa masticar piedras.

La señora Jeanine Áñez

Nada fácil su gestión y hoy también es blanco de las críticas izquierdistas. Sin embargo la señora Áñez se comprometió a llamar a elecciones libres y antes de un año cumplió. Hubo elecciones y ganó el candidato de Evo, Luis Arce.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Dos mujeres: palabras que pesan onzas de libertad

El juramento de Guayana está en no dejar en el olvido esas voces silenciadas por la violencia. Hay que fomentar la cruzada por la vida, la felicidad y los derechos. | Foto cortesía

Mis días en una cola por la gasolina

A muchos venezolanos nos ha tocado pasar tiempo en una cola para poder echar gasolina. Yo estuve 5 días en una en Barquisimeto. Tomé nota del drama y también de lo rescatable como actitudes positivas de los vecinos de la cola. | Foto William Urdaneta

Un remedio eficaz contra el desamor

Una novela alemana publicada hace casi 250 años podría ser la clave para aliviar los nefastos y molestos padecimientos del guayabo...

La destrucción avanza

El régimen sabe que la cuenta regresiva está en marcha. Aunque algunos piensen lo contrario adquiere pleno valor aquella vieja frase según la cual “lo bueno que tiene la cosa es lo mala que se está poniendo”. | Foto William Urdaneta

El maestro Rafael Rattia

Mi amigo Rafael Rattia desafía al poderoso con la infinita contundencia de su verbo: siempre enjundioso y profundo, porque es un hombre que estudia todos los días.

Hacia el control judicial de la democracia

Con avieso cinismo, Hugo Chávez Frías, pionero del Leviatán o monstruo marino del tiempo que corre y que recién reivindica como “derecho social al Estado” el Grupo de Puebla, afirme que todo vale “dentro de la Constitución, nada fuera de ella”.