martes, 26 de octubre de 2021

Avance bolivariano en Argentina

El gobierno kirchnerista argentino no niega su ADN bolivariano y arremetió contra la justicia. Presentó, a modo de “aperitivo”, un proyecto de reforma de la justicia que modifica la estructura general del fuero judicial.

El gobierno kirchnerista argentino no niega su ADN bolivariano y arremetió contra la justicia. Presentó, a modo de “aperitivo”, un proyecto de reforma de la justicia que modifica la estructura general del fuero judicial al tiempo que blande una espada de Damocles como aviso a tribunales, jueces y fiscales y también a la suprema corte.

El primer paso es meterles miedo, crear inseguridad para más adelante poner jueces amigos o meras marionetas.

Así ocurrió en Venezuela donde Chávez siguió los pasos de su amigo mujimorista, Vladimiro Montesinos, y creó un Poder Judicial en que los magistrados eran “provisorios” y su permanencia dependía del Ejecutivo o sus huestes en el Congreso. Luego, ya ni eso fue necesario: los jueces respondían a las órdenes del mando. Pasa en Nicaragua y pasó en el Ecuador de Rafael Correa, el que dicho sea de paso fue condenado a 8 años de cárcel (está en Bélgica), y en la Bolivia de Evo Morales. Este había designado en la suprema corte a un juez amigo que para resolver los casos arrojaba hacia arriba una hoja de coca y según como caía, tomaba su decisión. Y no es cuento.

Alberto Fernández, presidente delegado, creyó del caso darle “seguridad, credibilidad y transparencia” al sistema. Nadie se lo cree y más cuando los cambios afectan a juzgados en donde, en más de uno, se procesan causas contra Cristina Fernández de Kirchner. El presidente habló de la “persecución política” que se llevó a cabo desde los tribunales. A buen entendedor pocas palabras bastan.

Y no se quedó ahí: propuso la creación de un cuerpo integrado por once juristas con el cometido de asesorar “al presidente en aspectos claves del servicio judicial, como la composición de la Corte Suprema, el funcionamiento del Consejo de la Magistratura” además de otros temas. Desde ya entonces que quedan notificados la Corte Suprema y el Consejo: si no se portan bien vendrá otra reforma judicial y ahí se barre con todo.

Curiosidad: el Consejo de la Magistratura encargado de la selección de los jueces, respondiendo a un reclamo kirchnerista, acaba de cuestionar los destinos de 10 jueces federales. También alguno de ellos a cargo de causas contra la “jefa”.

Pero la joya de la corona es que uno de los 11 integrantes del Consejo asesor presidencial, es el abogado defensor de Cristina K. Seguro que con funciones de “veedor” de los otros diez y de Alberto Fernández, también.

Imagine el lector cuáles serían las repercusiones si a las cortes supremas se les ocurriera formar consejos de expertos para asesorarlas sobre el “manejo del Ejecutivo” y sobre eventuales cambios en su composición y funcionamiento. Qué dirían Fernández y Fernández por ejemplo. Y seguro que en caso de estos el Consejo se haría una fiesta.

Hay un hecho cierto y es que la justicia argentina no es muy creíble. No lo era durante el kirchnerismo anterior ni después con Macri: nadie se explica por qué Cristina no fue presa, por qué se le permitió burlarse de la justicia y por qué su hija Florencia, también procesada no se presentó y dio parte de enferma instalada en Cuba, ahora se pavonea por Buenos Aires. Ganó su mamá y sanó.

Todo un “progresismo mágico”, ¿no?

La oposición ha hecho una convocatoria popular para el 1 de agosto contra este proyecto, del que dicen que “uno de sus objetivos es alivianar la carga en materia judicial que pesa sobre la vicepresidenta de la nación, Cristina K”. Eso y mucho más.

Habrá que esperar para ver cómo están las “fuerzas”. El presidente viene cayendo en las encuestas, el tema de la deuda sigue duro, la pandemia se agrava, la seguridad hace agua y la economía no se arregla con discursitos y la situación de la gente no se arregla con subsidios y emisión de respaldo. Aun así, nada está dicho: los peronistas son capaces de lograr cualquier cosa. No consiguieron beatificar a Evita, pero no es difícil que lo logren con Cristina.

Ahora tienen a Francisco, que es kirchnerista.

Más del autor

Engendros-Resumido

Los castristas hacen cosas malas, y las hacen muy bien. No fallan. Por ejemplo el pasado 11 de julio los cubanos se lanzaron a las calles a protestar y fueron duramente reprimidos.

La naturaleza humana

La tarea no es chica. Estos premios deben ser útiles, por sobre todo, para que cada uno reflexione. Para que surja claro que no puede hablarse de democracia si no se sabe, ni hay plena información sobre a quién y qué se va a elegir.

Dictador, soberbio y además muy ordinario

Habla de unas elecciones, que él ganará de antemano. Pero, por cualquier eventualidad, ha puesto preso a una cincuentena de críticos y opositores y a todos los candidatos a la presidencia que le podían vencer y que sin duda lo vencerían en unas elecciones libres, lo que, para el caso sí se trata de ciencia ficción.

Patente de corso

Estamos todos locos o hay mucho “inútil dañino” que busca algún elemento para disimular su cobardía, desvergüenza y complicidad. Maduro cuando está muy “rodeado” busca el diálogo para ganar tiempo y ese es su juego. | Foto EFE

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Prohibidos los padrinos

Un equipo designado por la Vicaría General que detenta monseñor Genchi, en Catania, Sicilia, después de rigurosas investigaciones, determinó, que los compadrazgos en lugar de acercar, alejan a los cristianos, de la Fe, en específico del quinto y del séptimo Mandamiento.

Conversaciones imaginarias con los candidatos    

Les aconsejo que, en vez de hablar mucho, escuchen mucho. Si han hecho un esfuerzo por poner los 5 sentidos para conocer esas realidades, sabrán que hay problemas que angustian a la mayoría.

¡Joven, empínate!

Es en cuanto a los jóvenes que conquistan el futuro de Guayana que pretendemos ampliar consideraciones, en tiempo de ídolos caídos, charco institucional de vulgares maniobras con dirigencias vacías y engreídas. | Foto William Urdaneta

El patriota Alex Saab

El patriota de los negocios ascendió al espacio sideral de las Grandes Ligas, gracias a la descomunal cantidad de dólares que le entregaba el socialcomunismo venezolano.

Raúl Baduel: otra víctima de la cúpula socialista

En socialcomunismo un preso político jamás es presunto. La presunción de inocencia es letra muerta. Sólo sirve de ornato legal.

Cuando los extremos se unen

En las tiranías ocurren extremos desde sea la izquierda o derecha, aunque esas lateralidades no siempre aplican. Con el régimen actual en Venezuela las ideologías son meros vehículos para enquistarse en el poder.