miércoles, 16 de junio de 2021 | 1:57 PM

Aunque incomode, sí hay libros malos

Existen parámetros que le permiten al lector, fuera de su gusto, saber si un texto es bueno o malo. Consistente o irrelevante. Además de una cuestión de gustos, es cuestión de técnica narrativa.

@francescadiazm

“Los libros no son malos. No matan gente ni van a la cárcel. Depende del lector”. Esta fue la respuesta de una de mis compañeras durante un debate virtual para una clase de Periodismo. La discusión comenzó luego de que yo manifestara mi desdén por los libros malos. Aseguré que, de volver a mi adolescencia, no leería sagas ni libros de baja calidad a los que dediqué muchas horas de lectura y que, finalmente, no me sirvieron para nada. El debate, entonces, se extendió por horas. Todos compartían la opinión de esta chica: los libros no pueden ser malos, eso dependerá del lector. A mí me parece un disparate.

Si todos los libros fueran buenos y valiera la pena leerlos, los críticos estarían muriendo de hambre. No habría gente preparándose y estudiando la literatura para poder afirmar si un libro cuenta con un buen hilo narrativo o no. Si la calidad de los libros dependiera de cuántas personas los leen o a cuántos les entretiene, no existiría un Nobel de Literatura. Sería lo mismo un libro de Mario Vargas Llosa que uno de Stephanie Meyer. Hay estándares.

Primero, reconozcamos que hay lectores básicos. De esos que disfrutan a los personajes totalmente buenos o totalmente malos. Que no se fijan en los matices o en esas pequeñas frases que te dejan saber un movimiento de manos de un personaje. Cosas imperceptibles que a un gran autor no se le pasan. Esos lectores que no sienten una curiosidad y se hacen preguntas ante una narración tan peculiar como es la segunda persona perenne de Carlos Fuentes en Aura. En fin, ese tipo de personas que abren los libros en busca de entretenimiento rosa y consumen sagas adolescentes. No les gusta confundirse con palabras en desuso que los haga buscar el diccionario una y otra vez. Esas cualidades no las tienen todos los libros. Hay historias que son contadas repitiendo las mismas palabras una y otra vez; con personajes muy poco desarrollados o incoherentes con las realidades que viven.

Además, hay libros que no sirven para mucho. Gustos culposos tal vez. Historias que te hacen preguntarte quién pudo editar ese texto y publicarlo. Muy consumidos y con excelentes ventas. Pero que algo le guste a mucha gente o la conmueva no lo hace ser bueno.

Algunos blandirán una frase: “El arte no es bueno ni malo. Depende del gusto”. Esto es una falacia. Sí hay arte malo. Quizás muy sentido, esforzado, apasionado; pero malo. No es cuestión de gustos. Hay parámetros medianamente objetivos por los que se puede decir que un libro no es de alta calidad.

Los libros malos no van a desaparecer. De hecho, son necesarios. Si no has leído uno, no podrás diferenciarlos de los de mejor estructura. Los textos mal ejecutados, porque en este texto no hablo de gustos, sino de formas, se revelan para el lector. Todos reaccionan diferentemente ante una misma lectura; de hecho, hay historias cuya interpretación general es muy distinta a la que el escritor quiso plasmar. Existe el gusto, la preferencia y los libros que no son para ese momento tu vida. Todos son libres de leer lo que les plazca y disfruten, pero no se puede confundir el gusto personal con los cánones estéticos y de calidad que evolucionan, se transfiguran y cambian, pero siempre están presentes. No está mal disfrutar de una saga vampírica o perderse en una historia de Camus. Ambas son posturas respetables. Pero no es una subjetividad el que uno es algo de primera y del otro hay muchos parecidos e igual de llenos de lugares comunes. Eso es un hecho.

Me topé con el argumento de “lo importante es que la gente lea”. Para empezar a leer y disfrutarlo, sí. Es bueno empezar leyendo lo que entretenga y sea de fácil disfrute. Pero luego hay que evolucionar a otros géneros y crecer como lector. Allí es cuando se te revela el factor de la calidad. No basta con inculcar la lectura, también hay que desarrollar el criterio con el que se lee. Ese discernimiento que nos permite encontrar el saber práctico de la lectura.

Cuando una persona tiene conocimientos, es crítica y conoce de algo, puede criticarlo y puede sentenciar sobre su calidad. Como cualquier producto o artefacto. Así que estoy convencida de que sí: hubo, hay y habrá libros malos.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/IlKCo7gVPIx2RQo4UGj1js
| https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

La Identidad de Miguel Siso es ahora Itinerante

El músico guayanés ganador del Grammy Latino 2018 regresa este año con su nuevo disco, donde el sonido de su cuatro narra su nueva vida en Irlanda y la vehemente añoranza a su país. | Foto Alex Urdaneta

1984 y la subversión de la palabra

George Orwell fue periodista y novelista, es decir, un hombre de letras. Uno que vivió el imperialismo británico, el nazismo y la guerra civil española. Por supuesto que comprendía lo que era una tiranía.

El significado de la familia para las nuevas generaciones

𝘓𝘰𝘴 𝘰𝘫𝘰𝘴 𝘥𝘦𝘭 𝘱𝘦𝘳𝘳𝘰 𝘴𝘪𝘣𝘦𝘳𝘪𝘢𝘯𝘰 es un libro realista como para limitarlo a ser literatura juvenil. Es valioso para cualquier persona que tenga o desee tener una familia, ya que nos lleva a replantearnos las relaciones familiares.

La favorita del Señor y el descubrimiento interior

Ana Teresa Torres, escritora venezolana, utiliza sus conocimientos en psicoanálisis para internalizar el placer femenino, la sexualidad, el erotismo y la cosificación a la que es sometida la mujer a través de la religión, todo esto desarrollado en un universo medieval.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Dos mujeres: palabras que pesan onzas de libertad

El juramento de Guayana está en no dejar en el olvido esas voces silenciadas por la violencia. Hay que fomentar la cruzada por la vida, la felicidad y los derechos. | Foto cortesía

Mis días en una cola por la gasolina

A muchos venezolanos nos ha tocado pasar tiempo en una cola para poder echar gasolina. Yo estuve 5 días en una en Barquisimeto. Tomé nota del drama y también de lo rescatable como actitudes positivas de los vecinos de la cola. | Foto William Urdaneta

Un remedio eficaz contra el desamor

Una novela alemana publicada hace casi 250 años podría ser la clave para aliviar los nefastos y molestos padecimientos del guayabo...

La destrucción avanza

El régimen sabe que la cuenta regresiva está en marcha. Aunque algunos piensen lo contrario adquiere pleno valor aquella vieja frase según la cual “lo bueno que tiene la cosa es lo mala que se está poniendo”. | Foto William Urdaneta

El maestro Rafael Rattia

Mi amigo Rafael Rattia desafía al poderoso con la infinita contundencia de su verbo: siempre enjundioso y profundo, porque es un hombre que estudia todos los días.

Hacia el control judicial de la democracia

Con avieso cinismo, Hugo Chávez Frías, pionero del Leviatán o monstruo marino del tiempo que corre y que recién reivindica como “derecho social al Estado” el Grupo de Puebla, afirme que todo vale “dentro de la Constitución, nada fuera de ella”.