domingo, 13 de junio de 2021 | 11:54 PM

Arrasan con todo

La prensa y los periodistas se enfrentan a los Bolsonaros y los Trump, y es lo que corresponde. Es en defensa de sus derechos, en el de ejercer libremente su actividad profesional y el de poder informar sin trabas.

Y no solo se trata del fuego en la Amazonia, que con ello basta y sobra, para hoy día. Los incendios arrasan y el humo no deja ver mucho para adelante y contamina el porvenir.

Estos incendios de ahora en la Amazonia parecería que son los primeros en la historia del planeta y los únicos y en Brasil el único lugar de la tierra en que se dan en estas épocas de verano. Con la característica además, de que comenzaron y aparecieron en los últimos ocho meses desde que Jair Bolsonaro asumió la presidencia.

La información sobre los fuegos es amplia y abundante. Y la desinformación corre pareja.

Bolsonaro, al igual que Trump no gozan de buena prensa. Incluso les va peor que a Maduro, Daniel Ortega, y Cristina Kirchner. Y ni que hablar respecto a Evo Morales: al principio prácticamente ni se hablaba de los incendios en tierras bolivianas, ni de la responsabilidad bastante más directa del gobierno de ese país.

Es todo muy increíble. Sin restarle la importancia a esta catástrofe en la Amazonia, parecería que no ha habido incendios en ninguna otra parte de la tierra, ni en Siberia, o España, o las Islas Canarias y etcétera, etcétera. La prensa, y hablo de la occidental, cristiana, capitalistas y de derecha con sus enviados especiales y corresponsales a término y de paso bailan al ritmo que le marcan los viejos defensores del “nuevo orden informativo” que no descansan ni se rinden nunca. Han tenido la virtud de imponer “lo políticamente correcto”, en materia de incendios y en todas las materias, y a ello se someten sumisos y temerosos medios y periodistas.

Bolsonaro y Trump son declarados enemigos de la prensa, de la libertad de prensa, del derecho a la información de los ciudadanos. Eso es así. Nadie, empero, puede negar que en sus países poco han limitado, y no es mucho lo que han podido hacer para coartar ese derecho. En cuanto a libertades, sin embargo y más en relación a esa libertad primera y custodio de las restantes que es la libertad de expresión, lo de ellos no tiene punto de comparación con lo que pasa en la Rusia de Putin, o la Venezuela de Maduro, la Bolivia de Evo o China, Turquía, Irán, Nicaragua. ¿O no? Y es bueno recordarlo y repetirlo y no dejarlo fuera de contexto. Porque eso se paga.

Está en juego la credibilidad y de ahí deriva buena parte de la crisis, y no de los costos ni de la competencia digital.

La prensa y los periodistas se enfrentan a los Bolsonaros y los Trump, y es lo que corresponde. Es en defensa de sus derechos, en el de ejercer libremente su actividad profesional y el de poder informar sin trabas. Es una legítima defensa; es una tarea noble y hasta sagrada. Y nada fácil; las fronteras casi no existen, y es muy difícil fijar un límite -¿quién tiene la competencia, la autoridad, el mando y en especial la sabiduría infinita para fijarlo?-, pero hay fronteras algunas casi imperceptibles pero cuando se las traspasa pueden ser letales, para la prensa y los ciudadanos libres y para la libertad.

Una cosa es la legitima defensa y otra es la “brutal ferocidad” y peor aun la malicia, premeditada, consciente, frívola. Tan malo como la falta de información es la desinformación, todos lo sabemos. La víctima es la gente y los beneficiarios los dictadores, los totalitarios, los partidos únicos, los autoritarios y además los oportunistas como el caso de Emmanuel Macron, el presidente de Francia.

Sabido es que a éste no la ha ido muy bien en su gestión. Que le ha faltado estatura para resolver los serios problemas de Francia y que ha tratado de compensar su incapacidad y falta de liderazgo con golpes de efectos en política externa, en la mayoría de los casos como vagón de cola del tren alemán. Sabido es también que ha sido un opositor al acuerdo entre la UE y el Mercosur, en defensa de los subsidios y privilegios de los campesinos franceses y de la “política agrícola” europea. No tiene vergüenza de aprovecharse de la tragedia de la Amazonia y de la mala prensa de Bolsonaro para atraer agua para su deshidratado molino. Es sobre temas como este que se debería investigar y profundizar. Sobre cuál ha sido la responsabilidad de la política agrícola europea en los incendios de los últimos tiempos y en todos lados, en el cambio climático y en los barcos repletos de gente hambrienta que deambulan por el Mediterráneo.

Es preciso dejar constancia de esa pretensión de los europeos de seguir mirando por encima del hombro y advertir sobre el barullo y la confusión en medio de la cual un petimetre pretenden establecer cuáles temas son de patrimonio y vigilancia mundial. Por favor.

Cuidado, también en los grandes incendios, como en las guerras, la primera víctima es la verdad. Arrasan con todo.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/IlKCo7gVPIx2RQo4UGj1js
| https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Todo empezó con…

El gol que hizo “con la mano” a Inglaterra en el Mundial de México de 1986. Para los argentinos fue la “revancha” por la derrota en la guerra de Las Malvinas. Un triste consuelo. Fue el gol más recordado del astro argentino.

¿Se volvió la tortilla?

Biden, en tanto, bastante tendrá con sus propios problemas internos, con los estadounidenses partidos en dos y con un Trump que, si se muda de la Casa Blanca, va a fastidiar mucho desde el llano.  

Masticar piedras

Bolivianos radicados en Argentina votaron por Luis Arce, el triunfante candidato de Evo. Pero si alguien piensa que tras ello se inició el éxodo desde Buenos Aires hacia el altiplano, se equivoca. Una cosa es votar alegremente -e irresponsablemente- y otra cosa masticar piedras.

La señora Jeanine Áñez

Nada fácil su gestión y hoy también es blanco de las críticas izquierdistas. Sin embargo la señora Áñez se comprometió a llamar a elecciones libres y antes de un año cumplió. Hubo elecciones y ganó el candidato de Evo, Luis Arce.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Mis días en una cola por la gasolina

A muchos venezolanos nos ha tocado pasar tiempo en una cola para poder echar gasolina. Yo estuve 5 días en una en Barquisimeto. Tomé nota del drama y también de lo rescatable como actitudes positivas de los vecinos de la cola. | Foto William Urdaneta

Dos mujeres: palabras que pesan onzas de libertad

El juramento de Guayana está en no dejar en el olvido esas voces silenciadas por la violencia. Hay que fomentar la cruzada por la vida, la felicidad y los derechos. | Foto cortesía

Un remedio eficaz contra el desamor

Una novela alemana publicada hace casi 250 años podría ser la clave para aliviar los nefastos y molestos padecimientos del guayabo...

Hacia el control judicial de la democracia

Con avieso cinismo, Hugo Chávez Frías, pionero del Leviatán o monstruo marino del tiempo que corre y que recién reivindica como “derecho social al Estado” el Grupo de Puebla, afirme que todo vale “dentro de la Constitución, nada fuera de ella”.

Hay que parar a Herodes

En los últimos días han aparecido noticias sobre asesinatos de niños. Hay informes del 2020 y de lo que va del año que hablan de maltratos, abusos sexuales, violencia doméstica contra niños y adolescentes.

El maestro Rafael Rattia

Mi amigo Rafael Rattia desafía al poderoso con la infinita contundencia de su verbo: siempre enjundioso y profundo, porque es un hombre que estudia todos los días.