domingo, 19 de septiembre de 2021 | 1:32 AM

Alrededor de la Batalla de Carabobo

Sin temor a equivocarnos podemos decir que Páez fue un hombre temeroso de las luchas inevitables que libró consigo mismo y con los protagonistas que enfrentó en las distintas etapas de su vida pública, pero pocas veces lamentó lo que para él siempre fue inevitable.

@osalpaz

Hoy, lunes 24 de junio, se cumple un aniversario más de la Batalla de Carabobo y, por obligada referencia, de la personalidad del General José Antonio Páez. Por estos días se escribe algo con relación a estos dos aspectos, pero se profundiza poco sobre la vida, obra y aportes al desarrollo integral del país del General Páez. No sé cuál fue la razón del odio manifiesto de Hugo Chávez y la permanente descalificación a la que sometió su memoria, pero sólo logró descalificarse a sí mismo aunque su prédica fuera seguida por los alabarderos sumisos que caracterizaron su mandato. El nefasto régimen todavía se mantiene, aunque precariamente, sobre los hombros de estos últimos culpables del desastre nacional.

El pasado 13 de este mes se cumplió un nuevo aniversario del nacimiento del caudillo, quien merece algo más que el simple recuerdo de algunas fechas históricas. Tal día como hoy, en el mismo campo de batalla, el Libertador anunció su ascenso a General en Jefe en razón de sus antecedentes y del protagonismo paecista en la batalla de ese día. Recomiendo la lectura de la autobiografía del caudillo. En ella encontramos la explicación de muchas cosas y la verdadera razón de ser de un hombre al que la Venezuela de entonces  y la de ahora, mucho le deben.

Sin temor a equivocarnos podemos decir que Páez fue un hombre temeroso de las luchas inevitables que libró consigo mismo y con los protagonistas que enfrentó en las distintas etapas de su vida pública, pero pocas veces lamentó lo que para él siempre fue inevitable. Me refiero a la posibilidad de la muerte, de la cárcel y del exilio. Es posible que se consideren equivocadas algunas de sus actuaciones, pero lo indiscutible era su voluntad para actuar frente a lo que consideraba maligno cuando bastantes individualidades de la época se limitaban a encogerse de hombros frente al peligro.

Resisto la tentación de continuar refiriéndome exclusivamente a Páez, indiscutible primera figura de la Batalla de Carabobo, ya que lo que vivimos en la Venezuela de hoy es terrible. Lo que aún tiene poder del régimen producto del “socialismo del siglo XXI”, se despidió de toda decencia y de la posibilidad para rectificar o buscar solución a cualquiera de los problemas que vive la república. No lo harán. Carecen de voluntad y de conocimientos para tal fin.

Estamos en otro extraordinario capítulo de la historia contemporánea. Por ahora no nos preocupamos por saber quién gobernará al salir de esto, aunque sí nos ocupamos de saber cómo gobernará. De allí nuestras reservas frente a los “diálogos”, “negociaciones” o acercamientos, sobre todo si son mantenidos en sospechosa reserva. El futuro inmediato depende del desenlace del actual conflicto.

[email protected]

 

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Punto crucial de no retorno

No es casual el éxodo de más de seis millones de compatriotas en pocos años, la dispersión familiar y el crecimiento, dentro del territorio, del crimen organizado y la atomización del bandidaje en todo el país.

Una semana en Maracaibo

Tengo la impresión de que lo peor ya pasó, pero aún no podemos darle rienda suelta al deseo creciente del reencuentro con toda Venezuela. Pronto lo haremos, afirma Álvarez Paz

Defender a la universidad

Basta con constatar el abandono de la planta física de las instituciones, la cantidad de robos y asaltos en su seno y, en general, la inseguridad reinante para ratificar nuestra convicción de que esto no puede ni debe continuar.

Vencer el temor y la incertidumbre

Cerca de siete millones de compatriotas están fuera del país por diversas razones, pero todos buscando nuevas y mejores oportunidades para crecer y desarrollarse. | Foto cortesía

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Venezuela en tiempos de Biden: una aproximación

El pragmatismo geopolítico del presidente de los Estados Unidos ante las amenazas internas y externas de su país, aunados a la creciente influencia de China el mundo y los intereses de Rusia, dibujan un nuevo ajedrez político global donde Venezuela no deja de ser preocupación.

Aunque me digan comeflor       

Nadie dice que vivir en Venezuela sea fácil. Sin embargo, hay elementos que animan, acciones que iluminan, pasos lentos que son pasos que abren en pequeño brechas. | Foto William Urdaneta

¿Es la nueva geometría del poder el fin del madurismo?

Los gobiernos locales son, al igual que el Gobierno nacional, gobiernos con autonomías reconocidas por la Constitución; situación que los pone al frente de las estrategias de luchas civiles y políticas en todo el país. | Foto William Urdaneta

La triste mirada de los niños de la calle

Muchos de aquellos niños que hicieron brotar las promesas de los revolucionarios en 1999 fueron a parar a las ergástulas socialistas, los asesinaron por estas calles, o por la exclusión y el hambre huyeron de este territorio hostil. | Foto Archivo Correo del Caroní

México: ¿Negociación o capitulación?

En buena hora y enhorabuena, sobre la marcha de los acontecimientos, los jefes parlamentarios más importantes de Occidente, desde afuera, le han dado su respaldo a la Plataforma Unitaria e intimado a Maduro.

¿Qué sigue en el caso de Alex Saab?

Nunca habíamos visto una danza de tantos millones de dólares, en procura de la libertad, de quien ni es un mártir por la humanidad, ni luminaria del rock, estrella del deporte, ni un Bill Gates o Jeff Bezos, sino el supuesto testaferro de un corrupto muy desvergonzado.