martes, 30 de noviembre de 2021

Alcantarillas: la herida abierta de aquel emporio

Hay que tener sangre en las venas para asumir que la transformación de Guayana no provendrá de exclusivas reflexiones e iluminadas estrategias carentes de sensibilidad frente al horror de la vida de la gente. | Foto William Urdaneta

Hay que tener sangre en las venas para asumir que la transformación de Guayana no provendrá de exclusivas reflexiones e iluminadas estrategias carentes de sensibilidad frente al horror de la vida de la gente. | Foto William Urdaneta

@ottojansen

Las empresas básicas se detuvieron y desaparecieron de la narrativa cotidiana de las comunidades, a donde llegaban los “chorizos” de autobuses, antes o después de cada turno laboral. Cuando en el estado Bolívar se escuchaba en radio, TV, o se veía en los medios escritos el discurso de: “Guayana la alternativa no petrolera”, sus habitantes podían no tener dominio del planteamiento de desarrollo propuesto, pero sabían que esas unidades de transportes que abarcaban la geografía regional, encarnaban el objetivo. Era la industria o eran las ciudades donde las denuncias o reportajes en los medios de comunicación exhortaban a los gobernantes a ocuparse, aunque no lo cumplieran, de las avenidas, de las tarifas o rutas del transporte, del agua, la electricidad o de la construcción de viviendas.

El charco de la politiquería, la miopía y la falta de consistencia democrática de los factores protagonistas del patio guayanés, muchos sumergidos en corruptelas que se antojaban inalcanzables, proporcionó el piso de llegada, como sabemos, a los socialistas vengadores y estos, a la par que se apropiaron durante los primeros años del mensaje de la alternativa no petrolera, convirtieron la corrupción en proyecto faraónico y diverso, donde compraron conciencias hasta mas no poder; pulverizando la prosperidad de una región con índices de potencial crecimiento. Así llegamos al drama de los submundos mineros de ahora, a la propagación de los “peroleros”; a los contingentes de hombres y mujeres alimentándose de los promontorios de basura y el millón de zamuros que revolotean nuestras ciudades. Panorama cuyos hechos lacerantes de la indigencia no parecen sorprender con ningún percance asociado al hambre o la necesidad.

Cuando toca mirar con detenimiento la vida de nuestras comunidades, van apareciendo las pesadillas de las familias desintegradas por la migración: esas que huyen caminando miles de kilómetros por la frontera brasileña. Esa infancia que además de cargar agua en tobos, debe refugiarse temprano en los ranchos cuando presienten los enfrentamientos de los azotes que controlan las barriadas. Son esas madres que se quedaron cuidando los sobrinos o los nietos de las mamás que ahora sufren contagios del coronavirus fuera de su patria, pero que buscan enviar algún dinero a los parientes aquí. Los jóvenes que van perdiendo la salud física y mental buscando la comida en los desperdicios. Este es el semblante generalizado: un enorme peso en el espíritu colectivo de Ciudad Guayana que no se refleja en las caóticas estadísticas de la crisis humanitaria y que no tiene presencia ni en el gastado discurso antiimperialista revolucionario ni en las operaciones políticas electoralistas de una oposición mecánica y sin olfato social.

De allí la herida abierta para el municipio Caroní y para el estado Bolívar con el suceso del vecino muerto y el joven atrapado en las honduras de unas alcantarillas, que ejercían su “empresa” entre las aguas negras. Por eso no tienen atención de esta metrópolis las propuestas económicas de los empresarios, el bostezo de las estructuras ruinosas del otrora holding CVG y claro, tampoco, del casi inexistente movimiento de los trabajadores que por esta fecha intenta decir algo el primero de mayo.

¡Dios es grande!

Es un plan orgánico completo, con sentido de sustentabilidad para el rescate de Guayana al orden constitucional y a la senda del desarrollo económico, el punto a atender. Es el requerimiento para echar al cesto de la historia, la desintegración que vivimos en la región. Para ello, los protagonistas en conjunto con la población que sufre y resiste han de aglutinarse en un amplio espectro en lo que es ahora la composición social y étnica del estado Bolívar. Destacar el protagonismo de las generaciones actuales con la visión del tiempo presente. Un plan que ha de estar imbuido de parámetros de ética, conocimiento, condición civilista y moral que no ha sido requisito en otros momentos para los modelos de desarrollo propuestos. No se trata, por lo tanto, de las acrobacias, los planes políticos que vemos precisamente por estos días en nuestro entorno: esos que son capaces de estirarse como plastilinas, conviviendo con la pudrición nacional en aras del realismo político. De eso todos estamos hastiados.

La red de alcantarillas de Ciudad Guayana, que no han explotado como ha ocurrido en Ciudad Bolívar o que son ramales incompletos en otras poblaciones como Caicara o Upata, y que sencillamente no existen tan extendidas en el resto de los municipios, es una fea y dolorosa muestra de la involución de los órganos de la representación popular (que pretende ser un mecanismo de uso simbólico en las tropelías del régimen revolucionario). Nunca el alcalde de Caroní (ni gobernador, concejales o legisladores locales) mostró disposición a ejercer sus funciones con la tragedia de la alcantarilla. De este modo los guayaneses, cuyas almas las retuerce la soledad, deben conformarse con mirar la frialdad de las cifras de la miseria en los restos del otrora emporio industrial. Definitivamente hay que tener sangre en las venas para asumir sin ambages que la transformación de Guayana no provendrá de exclusivas reflexiones e iluminadas estrategias, carentes de sensibilidad y reacción frente al horror de la vida de la gente. Hay que asumir, en el pasto de vanidades y desdoblamientos de la tragedia nacional, que el extenso Bolívar tiene que reforzar el coraje y la determinación del último resquicio de autoridad moral que representan la legitima Asamblea Nacional y Juan Guaidó, ante el vendaval de trucos del mismísimo diablo burlándose del llanto popular.

Más del autor

21N: el ruidoso silencio de las mayorías

En cada municipio y comunidad del estado Bolívar, la intervención del Estado-partido-gobierno tiene actuación por acción u omisión y es a ese clima tramposo al que la población en grados distintos manifiesta su rechazo.

Y después, el extenso Bolívar de pasaporte al futuro

No podemos pretender que con los espejismos de la centralización política o de intentos de líderes con pie de barro podamos lograr la construcción del programa del futuro del estado Bolívar. | Foto William Urdaneta

Voto de simpatía por el Diablo

Estos 22 años de socialismo del siglo XXI, Venezuela ha estado plagada de advertencias sobre los peligros a la libertad: todas fueron desestimadas. En opinión de diversos sectores no había alarma de algún propósito dictatorial.

La visita de don Villa

El escenario local descrito no vislumbra sorpresas. Todo es un entramado de negocios, donde los parientes pobres son los guayaneses y sus miserias. Cada factor político tendrá lo que desea y ese es el pacto.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

El soldado Raúl Baduel

El viacrucis de Baduel me plantea si en algún momento surge algún dilema en la psiquis de estos “soldados”: entre salvar a un poderoso, pero condenar a 30 millones de seres humanos.

Qué sigue en los juicios contra Carvajal y Saab

Malos augurios, para la cúpula de los desgobernantes de Venezuela por los comprometedores secretos guardados, hasta ahora, por Carvajal y de Saab.

Para seguir caminado con esperanza  

Hay un país que no se detiene, signo de solidaridad y perseverancia que le da ánimos a uno para seguir construyendo con esperanza, siempre con cable a tierra, pero sin dejar de caminar, sin acostumbrarnos a que es normal que las cosas estén mal.

Grietas y volcanes

Los resultados de las elecciones legislativas en Argentina y de las presidenciales en Chile, obvian abundar en información y explicaciones. Además se le suma Brasil donde el expresidente Lula encabeza las encuestas para las presidenciales del próximo año.

21N: el ruidoso silencio de las mayorías

En cada municipio y comunidad del estado Bolívar, la intervención del Estado-partido-gobierno tiene actuación por acción u omisión y es a ese clima tramposo al que la población en grados distintos manifiesta su rechazo.

La libertad en la era digital

El acceso ilimitado a datos instantáneos (5G) por las gentes, significan lo que otras generaciones recibían como información durante centurias. Todo comienza a estar conectado con todo.