miércoles, 22 de septiembre de 2021 | 4:50 AM

Al árbol debemos solícito amor

Viene el Día del Árbol, que se celebra para recordar lo importante que son para la vida del planeta. Buena oportunidad para que nos preocupemos y ocupemos de la necesidad de parar la deforestación del país.

Viene el Día del Árbol, que se celebra para recordar lo importante que son para la vida del planeta. Buena oportunidad para que nos preocupemos y ocupemos de la necesidad de parar la deforestación del país.

@luisaconpaz

“Al árbol debemos solícito amor/ jamás olvidemos que es obra de Dios” ¿No cantaban ustedes el himno del árbol, cada año cuando llegaba su día en mayo? Pues en un país que está entre los más graves del mundo en términos de deforestación, no nos viene mal aprovechar esa celebración para recodar lo importante que son los árboles para los seres vivos del planeta, e incluso para proteger la casa común del cambio climático. Cabe apuntar que según la ONG Provita, entre los años 2.000 y 2015, en Venezuela fueron eliminadas 5.265 hectáreas por deforestación. Leyeron bien: ¡5.265 hectáreas!

Si al dato anterior sumamos los terrenos que han sido deforestados por la puesta en marcha del Arco Minero Orinoco, hay que decir que la situación es como para mandar señales de alarma. Yo he visto esas cicatrices que la minería deja en las selvas del estado Bolívar y es realmente aterrador… No sólo se llevan por delante los árboles, sino que dejan unos cráteres en donde difícilmente nacerá algo jamás. “Solícito amor” debemos al árbol según lo cantamos en su himno. Y siguen las estrofas: “El árbol da sombra como el cielo fe/ con flores de alfombra su sólido pie/ sus ramas frondosas aquí extenderán/ y frutos y rosas a todos dará/ Él es tan fecundo rico sin igual/ que sin él el mundo sería un erial/ no tendría palacios el hombre ni hogar/ ni aves espacios ni velas el mar”. Deberíamos cantar ese himno más a menudo.

A veces conviene recordar todo el bien que hacen los árboles al planeta. Algo nos dice el himno, pero me permito enumerar algunos de esos beneficios, para hacerlos consciente:

  • Absorben el dióxido de carbono, que es transformado en substancias nutritivas por las mismas plantas y el resto de los seres vivos
  • Liberan oxígeno, como parte de la fotosíntesis
  • Con el crecimiento de las raíces, airean la tierra
  • Purifican el aire y reducen el calentamiento global
  • Desempeñan la función vital de regular los ciclos climáticos e hidrológicos
  • Sirven de alimento y refugio de muchos seres vivos
  • Previenen la erosión
  • Dan sombra en lugares de alta exposición solar
  • Son atracción para el turismo y la recreación
  • Protegen las fuentes de agua

Podríamos seguir, por ejemplo, recordando que de sus troncos sale la madera para casas, embarcaciones y hasta de su pulpa sale el papel… En fin, ¡claro que les debemos “solícito amor” y deberíamos hacer una cruzada a favor de la reforestación y en contra de los crímenes ecológicos que se cometen en el país.

Tenemos buenos maestros: los indígenas que viven en la selva. Nunca olvidaré la visita que hice a la escuela que Fe y Alegría tiene en el Alto Caura, para educar a hermanos yekuanas y hottis. Tenían su conuco, pero por cada árbol que cortaban, sembraban uno más allá. Tenemos que aprender de ellos, siempre considerando a la naturaleza como parte de su familia y no como el objeto de dominación.

Es verdad que ni usted ni yo somos ministros ni tenemos poder para diseñar políticas públicas, aunque podemos alzar nuestra voz para decir en qué estamos en contra y exigir algunas medidas, y de todos modos, muchas acciones podemos emprender. Menciono algunas:

  • Recordemos que la Educación Ambiental es obligatoria, según el artículo 107 de la CRVB, así que insistamos en esta deuda de la educación venezolana. Educación ambiental no es simplemente celebrar el Día del Árbol; es enseñar desde niños a cuidar el medio ambiente, es convertir ese cuidado en eje transversal que permee todo el proceso de enseñanza aprendizaje, es ser críticos ante políticas que agreden al medio ambiente, es aprender a ser hermanos de la naturaleza, como lo es para los indígenas.
  • Reverdecer áreas de su entorno. Sembrar un árbol en esa plaza que tiene cerca, promoverlo en la escuela de sus hijos
  • Comprar productos reciclados
  • Practicar las 3 erres: reciclar, reutilizar, reducir el consumo
  • No desperdiciar el papel, salvar las hojas limpias de cuadernos ya utilizados

Finalmente, el Día del Árbol es una buena oportunidad para reconocer a las organizaciones ambientalistas, siempre valientes y vigilantes de la suerte de la Casa Común, tales como Clima 21, Todos por el futuro, Ecopracticas, Tierra Viva, Aguaclara, Provita, por mencionar algunas . Y no se olvide de darle una leída a la Encíclica Laudato Si, del papa Francisco, es hermosa y muy sabia. Tenemos que cambiar nuestra actitud frente al planeta por el bien de la humanidad.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

¿Epidemia sin vacuna?

El último informe sobre la violencia contra niños, hecho público por Cecodap, el OVV y la Redhnna, da cuenta de 3.738 menores que fueron víctimas mortales y de incremento de la violencia intrafamiliar. | Foto William Urdaneta

Aunque me digan comeflor       

Nadie dice que vivir en Venezuela sea fácil. Sin embargo, hay elementos que animan, acciones que iluminan, pasos lentos que son pasos que abren en pequeño brechas. | Foto William Urdaneta

Si yo fuera a México          

Siguen las conversaciones en México entre representantes del gobierno y un sector de la oposición. Si yo pudiera estar en esa mesa ¿qué haría? ¿qué diría?

A favor de las mujeres y niñas   

La situación de Afganistán ha puesto sobre la mesa de manera urgente el tema de la opresión de la mujer y las niñas en pleno siglo XXI. En Venezuela no tenemos a los talibanes, pero también hay desigualdad, femicidios.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Dictador, soberbio y además muy ordinario

Habla de unas elecciones, que él ganará de antemano. Pero, por cualquier eventualidad, ha puesto preso a una cincuentena de críticos y opositores y a todos los candidatos a la presidencia que le podían vencer y que sin duda lo vencerían en unas elecciones libres, lo que, para el caso sí se trata de ciencia ficción.

Las batallas por el agua

Los bolivarenses no tienen acceso a los montos asignados para la construcción de acueductos modernos ni a los documentos oficiales para determinar los millones de bolívares o dólares que debían mostrar las obras culminadas, mil veces diagnosticadas en décadas pasadas. | Foto cortesía

¿Epidemia sin vacuna?

El último informe sobre la violencia contra niños, hecho público por Cecodap, el OVV y la Redhnna, da cuenta de 3.738 menores que fueron víctimas mortales y de incremento de la violencia intrafamiliar. | Foto William Urdaneta

“El Coqui” pa’ México

Y si el hombre de la comida pútrida no se presenta por inasistencia muy justificada, digamos su próxima gira por los juzgados del sureste de Miami, seguro que le envían a “El Coqui” de primer suplente. Porque esas oportunidades no se presentan todos los días.

El machismo en las tiranías

El expresidente de los Estados Unidos se ha convertido en un modelo para quienes le aplauden su desdén por víctimas, perdedores y débiles, una marca neo-reaccionaria de moda.

Venezuela en tiempos de Biden: una aproximación

El pragmatismo geopolítico del presidente de los Estados Unidos ante las amenazas internas y externas de su país, aunados a la creciente influencia de China el mundo y los intereses de Rusia, dibujan un nuevo ajedrez político global donde Venezuela no deja de ser preocupación.