domingo, 19 de septiembre de 2021 | 12:07 AM

Agricultores y ganaderos venezolanos, solos contra el mundo

Contrariamente a la lógica universal, Nicolás Maduro continúa aplicando medidas regresivas que nos limitan de manera significativa el goce del derecho a la alimentación.

@WernerGutierrez

Desde el inicio de la crisis sanitaria global por la presencia del COVID-19, la mayoría de los países, conscientes de que para garantizar el triunfo frente a esta pandemia el abastecimiento alimentario es fundamental, han otorgado consideración especial al sector agroalimentario.
Venezuela, la del socialismo del siglo XXI, es la excepción a esa regla. Contrariamente a la lógica universal, Nicolás Maduro continúa aplicando medidas regresivas que nos limitan de manera significativa el goce del derecho a la alimentación. Insiste, en medio de esta pandemia mundial, en su política de destrucción del aparato agroproductor nacional.

Esta crisis sanitaria nos acorrala ocupando el primer lugar dentro del continente, en vulnerabilidad alimentaria (IICA). Nuestro sector agrario está en evidente recesión, con insuficiente producción para alimentar a la población en el corto plazo, sino ocurre un inmediato cambio de rumbo en la conducción política, económica y agrícola nacional.

No obstante, el productor agropecuario venezolano continúa mostrando resiliencia, consciente que ha llegado el momento de los verdaderos valientes. A diferencia de quienes nos desgobiernan, nuestros agricultores y ganaderos saben que sobre sus hombros recae la responsabilidad de mantenerse de pie para lograr, aunque sea parcialmente, el mitigar el hambre del pueblo, conseguir el sustento de sus familias y mantener medianamente funcionando las economías de la ruralidad venezolana.

El mundo entero camina por caminos distintos a los trazados por el chavismo-madurismo en nuestra mal trecha Venezuela. Los agricultores estadounidenses por orden del presidente Donald Trump recibirán asistencia por 16.0 millardos de dólares con el propósito de asegurar que “el suministro de alimentos sea estable, fuerte y seguro”. En Colombia, el presidente Iván Duque ha colocado a disposición del sector agropecuario colombiano créditos por 1 billón de pesos (253.0 millones de dólares) con bajas tasas de interés y plazos hasta de 5 años para “garantizar la productividad rural frente al coronavirus”.

El gobierno de Honduras, a través de decreto del presidente Juan Hernández, declaró “prioridad nacional el apoyo al sector productor de alimentos y a la agroindustria alimentaria”. Los ministros de agricultura de la Unión Europea suscribieron declaración conjunta para ayudar al campo.
En Venezuela es evidente la inercia de los seis ministerios y más de 40 organismos con competencia en el área agroalimentaria, bajo control del ministro de la Defensa, general Vladimir Padrino López, en su condición de responsable de la Gran Misión Abastecimiento Soberano. Hasta el momento no se ha anunciado cómo se piensa abordar la difícil situación que padece nuestro sistema agroalimentario por la escasez de combustibles, agroinsumos y financiamiento.

En consideración de Fedeagro ya “es un hecho la pérdida del ciclo de invierno de este año. Los agricultores deberían haber empezado la preparación de las tierras en los llanos occidentales y están sin combustibles, semillas, fertilizantes, sin créditos de la banca, sin nada”.
El ministro del Poder Popular para la Agricultura Productiva y Tierras, Wilmar Castro Soteldo, anunció el 6 de abril: “la agricultura no se detiene y con ella la producción” ignorando los reclamos de los productores por no disponer de combustible, o los documentos públicos, como el presentado por Fumplaven, en el cual alertan sobre las inundaciones que ya amenazan cerca de 10 mil hectáreas de plátanos en el sur del lago de Maracaibo por no tener combustible para las bombas de achique.

Lejos de buscar soluciones que permitan finalizar y trasladar la cosecha del ciclo norte verano 2019, y viabilizar el ciclo de siembra 2020, Castro Soteldo llama a “estar alertas ante posibles ensayos de países enemigos para intentar contaminar nuestras tierras, nuestras cosechas”. Una de las soluciones planteadas por la almiranta Carmen Meléndez, gobernadora del estado Lara es, “vamos a poner los carros de nuestras fuerzas armadas para buscar los productos del campo y traerlos a la ciudad”.

Dante Rivas, ministro del Poder Popular de pesca y Acuicultura, y “protector” de Nueva Esparta deja en evidencia la incapacidad del gobierno de satisfacer las necesidades alimenticias del pueblo al indicar que las cajas CLAP deben durar tres meses, “eso hay que estirarlo y comer lo necesario para que rinda hasta que llegue la otra caja”.

Definitivamente nuestra casta militar y política nos demuestra que su ignorancia y menosprecio sobre el quehacer del campo y del sistema agroalimentario, y la emergencia compleja que viven nuestras ya desgastadas familias, no tiene límites. Venezuela se les ha desmoronado en sus manos.

Luego de veinte años de destrucción, mientras en los paraísos fiscales sus socios de la hipócrita izquierda internacional disfrutan las inmensas fortunas acumuladas gracias a la desgracia del pueblo venezolano, nuestros agricultores y ganaderos están decididos a no entregar su voz frente a la incapacidad e improvisación, no ceden en su beligerancia ante el abuso. Se niegan a aceptar la posibilidad de presenciar el funeral de nuestro sistema agroalimentario. Se saben solos, sin apoyo del gobierno, pero insisten en su lucha, en cumplir su sagrado deber de producir alimentos, acompañados por su pueblo. Dios los bendiga por ello. Sí se puede. 

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Ingenieros agrónomos comprometidos a sembrar esa nueva Venezuela

Es la hora de reflexionar, y asumir sin vacilaciones, con compromiso y madurez, la tarea de liderar la fundación de esa nueva Venezuela agroexportadora que tanto hemos soñado.

Su único libreto, destruir la agroindustria nacional

Mientras 9,3 millones de venezolanos sufren de inseguridad alimentaria, el país es sacudido por el regreso de las ocupaciones e intervenciones de las agroindustrias privadas que se mantienen de pie.

Agricultores y ganaderos venezolanos, solos contra el mundo

Contrariamente a la lógica universal, Nicolás Maduro continúa aplicando medidas regresivas que nos limitan de manera significativa el goce del derecho a la alimentación.

Venezuela: coronavirus, agricultura y totalitarismo

Ni siquiera frente a una grave crisis sanitaria, acompañada por una merma sin precedentes en los ingresos petroleros, que les impide importar alimentos, Nicolás Maduro inmerso en su pensamiento totalitario, se permite darle el verdadero carácter estratégico al sector agropecuario nacional.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Venezuela en tiempos de Biden: una aproximación

El pragmatismo geopolítico del presidente de los Estados Unidos ante las amenazas internas y externas de su país, aunados a la creciente influencia de China el mundo y los intereses de Rusia, dibujan un nuevo ajedrez político global donde Venezuela no deja de ser preocupación.

Aunque me digan comeflor       

Nadie dice que vivir en Venezuela sea fácil. Sin embargo, hay elementos que animan, acciones que iluminan, pasos lentos que son pasos que abren en pequeño brechas. | Foto William Urdaneta

¿Es la nueva geometría del poder el fin del madurismo?

Los gobiernos locales son, al igual que el Gobierno nacional, gobiernos con autonomías reconocidas por la Constitución; situación que los pone al frente de las estrategias de luchas civiles y políticas en todo el país. | Foto William Urdaneta

La triste mirada de los niños de la calle

Muchos de aquellos niños que hicieron brotar las promesas de los revolucionarios en 1999 fueron a parar a las ergástulas socialistas, los asesinaron por estas calles, o por la exclusión y el hambre huyeron de este territorio hostil. | Foto Archivo Correo del Caroní

México: ¿Negociación o capitulación?

En buena hora y enhorabuena, sobre la marcha de los acontecimientos, los jefes parlamentarios más importantes de Occidente, desde afuera, le han dado su respaldo a la Plataforma Unitaria e intimado a Maduro.

¿Qué sigue en el caso de Alex Saab?

Nunca habíamos visto una danza de tantos millones de dólares, en procura de la libertad, de quien ni es un mártir por la humanidad, ni luminaria del rock, estrella del deporte, ni un Bill Gates o Jeff Bezos, sino el supuesto testaferro de un corrupto muy desvergonzado.