martes, 26 de octubre de 2021

Agorería

Los problemas de Biden son múltiples, tanto personales como políticos; no obstante y contando con su debilidad explotable en una eventual campaña, el contrincante favorito debería ser cuidadoso en la ridiculización del hombre en su personalidad y carencias.

El asunto Venezuela está sobre el tapete en las elecciones norteamericanas, y es un tema bastante delicado del cual no se debe abusar en forma indiscriminada y alegre. Achacarle al partido Demócrata (liberal aunque ni socialista ni comunista en el sentido estricto de ambos conceptos) a cuenta de lo sostenido por el precandidato de izquierda, confundido mental en cuanto a lo que quisiera imponer realmente. Decir que si gana va a convertir a los Estados Unidos en una Venezuela chavista, es mezclar ese bodrio con el socialismo o social democracia. Una cosa no tiene vinculación ni semejanza con la otra. El chavismo, como lo quieren calificar algunos trasnochados cerebrales es inexistente y no es más que delincuencia disfrazada. No es socialismo del siglo XXI ni se parece a ninguna corriente seria.

Hasta los escandinavos se apartan del concepto socialismo y no le tienen mucha simpatía.

Lo de ellos se debería denominar como “humanismo”, “capitalismo humanista”, “capitalismo social” o cualquier nombre que tome en cuenta al ser humano individual y como sociedad; habida cuenta que el empoderamiento industrial, productivo y los recursos materiales en general se usan en función social; sin olvidar que la fuente y producción son las personas naturales y jurídicas primordialmente, y no el Estado paternalista que alcahuetea a los que pretenden vivir de él chupando sus recursos sin aportar nada. Si el citado fuera el candidato, Trump no tendría ninguna dificultad en vencerlo, sin necesidad de exprimir en demasía el ejemplo de Venezuela, ya que no aplica en absoluto, y podría ser una invitación para que muchos se sintieran curiosos y se atrevieran a aventurarse a ensayar una corriente de pensamiento diametralmente opuesta a la del pueblo americano.

El otro posible candidato de los demócratas es alguien que tiene plomo en el ala por haber sido vicepresidente del acomodaticio anterior inquilino de la Casa Blanca. Esa gente lo prefiere al comunista agazapado, pero está consciente de su debilidad para enfrentar en las elecciones próximas al coloso republicano, que a pesar de las críticas sesgadas de la izquierda interna y externa, tiene muchos logros y éxitos en el tiempo de su administración.

Los problemas de Biden son múltiples, tanto personales como políticos; no obstante y contando con su debilidad explotable en una eventual campaña, el contrincante favorito debería ser cuidadoso en la ridiculización del hombre en su personalidad y carencias, porque tal cosa sería contraproducente ya que podría generar una especie de voto por lástima, fundado en la sensiblería de la gente proclive a cuadrarse con el vapuleado o indefenso.

Está relativamente claro el resultado futuro de la contienda electoral del norte; no obstante, aquí nos queda la incógnita del voto latino y su tendencia, de acuerdo a la intervención más efectiva todavía del presidente actual, quien comprometió su imagen y prestigio en la empresa, nada sencilla, de apoyarnos para librarnos de esta dictadura, no solo perniciosa para nuestra nación, sino para todo el hemisferio Sur.

Amanecerá y veremos, como dijo alguien que hoy día añoramos en muchos aspectos.

Más del autor

Festín de Baltazar

No ha tenido tiempo suficiente para acomodarse en la silla presidencial el nuevo inquilino de la Oficina Oval y se dio inicio a las actividades de todos los extremistas resentidos deambuladores que en todos los sectores de la vida se ocupan solo de desordenar y crear caos. | Foto cortesía

Feria de errores

Si la gente todavía ve un país con circunstancias favorables para un entendimiento razonable entre sinceros opositores y los de la acera de enfrente, debe revisarse la vista con prontitud, antes de que las cataratas avancen aún más. | Foto cortesía

Sadismo

Al saliente lo conminaron a negociar y aceptar a regañadientes la situación para evitar una mayor catástrofe derivada de la bribonada orquestada entre los grandes medios de comunicación masiva, empresas comprometidas y una pléyade de individuos interesados en políticas non sanctas.

Lucha abierta

El lenguaje y la actitud esperada es la de tender a una acción política más proactiva y menos untuosa que muestre una definición y firmeza no quebrantable por ninguna oferta ni promesa futura.  

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Prohibidos los padrinos

Un equipo designado por la Vicaría General que detenta monseñor Genchi, en Catania, Sicilia, después de rigurosas investigaciones, determinó, que los compadrazgos en lugar de acercar, alejan a los cristianos, de la Fe, en específico del quinto y del séptimo Mandamiento.

Conversaciones imaginarias con los candidatos    

Les aconsejo que, en vez de hablar mucho, escuchen mucho. Si han hecho un esfuerzo por poner los 5 sentidos para conocer esas realidades, sabrán que hay problemas que angustian a la mayoría.

El patriota Alex Saab

El patriota de los negocios ascendió al espacio sideral de las Grandes Ligas, gracias a la descomunal cantidad de dólares que le entregaba el socialcomunismo venezolano.

¡Joven, empínate!

Es en cuanto a los jóvenes que conquistan el futuro de Guayana que pretendemos ampliar consideraciones, en tiempo de ídolos caídos, charco institucional de vulgares maniobras con dirigencias vacías y engreídas. | Foto William Urdaneta

Raúl Baduel: otra víctima de la cúpula socialista

En socialcomunismo un preso político jamás es presunto. La presunción de inocencia es letra muerta. Sólo sirve de ornato legal.

Cuando los extremos se unen

En las tiranías ocurren extremos desde sea la izquierda o derecha, aunque esas lateralidades no siempre aplican. Con el régimen actual en Venezuela las ideologías son meros vehículos para enquistarse en el poder.