lunes, 18 de octubre de 2021

Agonía

La verdad es que uno no sabe si reír o llorar; o ambas cosas. Lo que sí se sabe es que si la hegemonía no se supera, ahora, en enero o cuando más pronto sea mejor, el país seguirá en agonía y el fin definitivo de su viabilidad no se podrá conjurar.

El diccionario trae una acepción de la palabra agonía que se aviene con el sentido de estas breves líneas: el estado que precede a la muerte. Un estado, por lo general, caracterizado por una angustia o una aflicción extrema. De acuerdo con ello, Venezuela se encuentra en agonía desde hace mucho tiempo. Y la muerte de un país no significa que el país deje de existir, sea sepultado o cremado, y se convierta en polvo… No. La muerte de un país se da, así mismo, cuando pierde de manera irreversible su viabilidad como entidad independiente, capaz de ofrecer un presente y un futuro humano y digno a la población.

La paradoja es que la agonía de Venezuela, causada por el despotismo y la depredación de la hegemonía roja, ha sido el fundamento de su continuismo. Mientras el país iba para peor, la hegemonía continuaba en lo suyo: despotizando y depredando. No obstante, ahora, la situación de agonía se está extendiendo a la hegemonía como tal. La catástrofe humanitaria en la que está sumida Venezuela -en medio de una bonanza de precios petroleros- es de tal hondura y gravedad, que amenaza con llevarse por delante a la propia hegemonía. De allí su agonía.

El factor determinante está siendo el naufragio del llamado programa de recuperación económica, crecimiento y prosperidad. Una mezcolanza de improvisación, delirio y corrupción, que ya no deja hueso sano en ninguna parte, y que está despeñando al conjunto del país por un abismo cuyo único fondo podría ser la violencia generalizada, la desintegración definitiva del orden público, la vandalización anárquica de la vida venezolana. Eso pasa cuando la gente ya no tiene ni para comer, ni para transportarse, ni para nada. Y eso se está viendo con creciente dramatismo, gracias al referido “programa” del señor Maduro.

Mientras tanto, para intentar ganar tiempo, Maduro y los suyos proclaman que todo lo malo que pasa -que es, en realidad, todo- es culpa exclusiva del “modelo de guerra económica imperial”… Y no pocos se confunden ante el avasallamiento de la propaganda. Ni él, ni sus “brillantes colaboradores” tienen un ápice de responsabilidad en la catástrofe… Nada que ver. Al contrario, se ufanan de ser una especie de salvadores de la patria, legatarios esforzados del predecesor. La verdad es que uno no sabe si reír o llorar; o ambas cosas. Lo que sí se sabe es que si la hegemonía no se supera, ahora, en enero o cuando más pronto sea mejor, el país seguirá en agonía y el fin definitivo de su viabilidad no se podrá conjurar. Esperemos o más bien luchemos para que ello no ocurra.

[email protected]

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

El sustento de la esperanza

Algunos llamados expertos sostienen que las “dificultades” están en las “estrategias prácticas”, como si la lucha política contra una hegemonía despótica, depredadora y corrupta, fuera una cuestión técnica, más o menos como de tecnología electoral. Craso error.

Indignación y sufrimiento

El sufrimiento del pueblo venezolano indigna. Indigna también que sus responsables se burlen malévolamente del sufrimiento popular.

Un país secuestrado

Un país puede ser secuestrado poco a poco, sin que una buena parte del mismo tome conciencia al respecto, e incluso con la aceptación entusiasta de amplios sectores sociales. Lo clave es que se establezca un poder cuya finalidad sea despotizar, depredar, corromper, y hacer todo lo que sea posible para permanecer en el control del país.

Un camino culebrero

El camino culebrero está en medio de una catástrofe humanitaria de tal magnitud, que la principal vía de escape, hasta ahora, son millones de emigrantes que ya no pueden sobrevivir en su patria.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

La irrepetible Angela Merkel

Angela Merkel, una irrepetible política, no apostó por experimentos, fue draconiana cuando la situación lo exigió y tomó duras decisiones que le granjearon el rechazo de millones.

Definición de objetivo y rumbo

Si el objetivo primario es ponerle punto final al cese de la usurpación, el esfuerzo integral debe concentrarse en la salida de Nicolás Maduro.

Salvajismo a la orden del día

Me queda la pregunta de por qué la señora Rodríguez no pidió la llave a la Dirección de Cultura. Pero es una tontería hacerse esa pregunta: como los talibanes, el salvajismo en Venezuela está a la orden del día. | Foto cortesía

La capitulación mexicana de occidente

El emisario del dictador Nicolás Maduro, psiquiatra Jorge Rodríguez, lo dice sin ambages: “Ya sabemos en qué no estamos de acuerdo y de qué manera tan distinta vemos nuestras vidas y vislumbramos el futuro”.

12 de octubre ¿Juicio a los muertos de ayer o cárcel segura para los asesinos de hoy?

Josep Borrell, con su guerra de micrófonos, bufa, a todas luces, a objeto de hacernos creer que enviará una supuesta veeduría electoral, ceñuda, respondona, imparcial, solo que hasta los menos informados saben que semejantes veedores vienen nada más que a santificar el megafraude del 21 de noviembre.

“Yo te quiero con limón y sal”

La estabilidad del caos es fascinante. Si nos ceñimos a las personas a quienes no les gusta ni sufrir ni mortificarse, la canción limón y sal duda sobre la vida. | Foto Facebook Julieta Venegas