jueves, 24 de junio de 2021 | 10:32 AM

Afirmación o pregunta

Vamos bien lo que significa es que hay una salida que permite la reconstrucción de Venezuela. ¿Hay esa salida? Sí la hay. ¿Es posible la reconstrucción de Venezuela? Es difícil, acaso muy difícil, pero es posible.

Una expresión que se escucha por todas partes es vamos bien… En especial desde que Guaidó la hizo su santo y seña. Mucha gente afirma la expresión: ¡vamos bien! No hay duda sino seguridad de que el cambio de fondo -que implica, desde luego, la salida de Maduro y los suyos- está muy próximo. Otros, en cambio, plantean la expresión como una interrogante: ¿vamos bien? En la esperanza, claro está, de que la respuesta sea afirmativa.

La hegemonía abominable que viene imperando en Venezuela a lo largo del siglo XXI entró en una crisis definitiva. No hay vuelta atrás. No hay posibilidades reales de que pueda retornar a los largos años de dominio nacional con sensación de bienestar en diversos sectores. Eso quedó para lo peor de la historia venezolana. El fraude colosal de la hegemonía roja que sumió a la nación en una catástrofe humanitaria en medio de la bonanza petrolera más prolongada y caudalosa de los anales.

Pero eso es una cosa y otra es que la hegemonía sea finalmente superada a muy corto plazo. No se puede sostener que ello vaya a ser así, y tampoco se puede descartar. La situación es tan inestable que las predicciones con ínfulas de certeza no son aceptables. No obstante, la profundidad y extensión de la crisis hacen inevitable que, ojalá sea más temprano que tarde, se produzca un cambio político, que esperemos sea de suficiente calado como para ser identificado de sustancial.

Hay algunas figuras del ámbito político que plantean la necesidad de un cambio sin traumas, de una transición tersa o pactada entre los que ejercen el poder y los que se constituyen en alternativa. Tal transición sería el resultado de un proceso de diálogo y negociación. Lamentablemente, eso no tiene cabida en la realidad venezolana, porque la hegemonía despótica y depredadora es incompatible, en esencia, con la política cívica.

Por fortuna, la Constitución formalmente vigente, la de 1999, establece y hasta exige variados mecanismos para que se recupere su sentido democrático, cuando éste sea vulnerado o pisoteado, sobre todo desde el poder. Hace añales que esa Constitución se violenta todos los días desde Miraflores. No hay nada nuevo en eso. Lo nuevo es que ahora si existe la fuerza nacional e internacional para hacer valer las disposiciones constitucionales.

Por eso sería un crimen el que no se terminara de aprovechar la oportunidad que se le abre a la nación venezolana, de al menos comenzar a salir de esta pesadilla, de este laberinto, de esta tragedia. El vamos bien, no debe seguir siendo, para algunos, una interrogativo que se expresa con expectativa y también con creciente angustia. Debe ser una afirmación cabal, asentada en una dinámica de lucha más beligerante, en particular dentro de Venezuela.

Vamos bien lo que significa es que hay una salida que permite la reconstrucción de Venezuela. ¿Hay esa salida? Sí la hay. ¿Es posible la reconstrucción de Venezuela? Es difícil, acaso muy difícil, pero es posible. Luego tenemos que hacer del vamos bien, algo mucho más concreto y decisivo que una consigna.

flegana@gmail.com

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/IlKCo7gVPIx2RQo4UGj1js
| https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

El sustento de la esperanza

Algunos llamados expertos sostienen que las “dificultades” están en las “estrategias prácticas”, como si la lucha política contra una hegemonía despótica, depredadora y corrupta, fuera una cuestión técnica, más o menos como de tecnología electoral. Craso error.

Indignación y sufrimiento

El sufrimiento del pueblo venezolano indigna. Indigna también que sus responsables se burlen malévolamente del sufrimiento popular.

Un país secuestrado

Un país puede ser secuestrado poco a poco, sin que una buena parte del mismo tome conciencia al respecto, e incluso con la aceptación entusiasta de amplios sectores sociales. Lo clave es que se establezca un poder cuya finalidad sea despotizar, depredar, corromper, y hacer todo lo que sea posible para permanecer en el control del país.

Un camino culebrero

El camino culebrero está en medio de una catástrofe humanitaria de tal magnitud, que la principal vía de escape, hasta ahora, son millones de emigrantes que ya no pueden sobrevivir en su patria.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

De la familia alacrán y la sociedad socialista en Guayana

La era de Rangel Gómez en Guayana, primero en la CVG y luego al frente de la Gobernación del estado, es prueba del comportamiento sin brújula de las organizaciones opositoras ante el modelo chavista y de la acción contra el texto constitucional. | Foto William Urdaneta

Menos mal que Agustín Lara era feo

La vida amorosa de Agustín Lara está enraizada en lo orgánico, en los celos y la desconfianza, en la violencia del mundo lupanar, en su propio dolor, pero sobre todo y por qué no decirlo, para él la mujer fue ansia de exploración y búsqueda.

Corte Penal Internacional: Carpetazo avisado

La Corte Penal Internacional, CPI, es un órgano cuyo objetivo es asegurar que los más graves crímenes no queden impunes. No fue creada para deponer gobiernos. De hecho, tampoco ha depuesto ninguno.

Educación ambiental: una necesidad que se multiplica

San Francisco de Asís es el patrono de los ecologistas. Es buena oportunidad para hablar sobre la importancia de la educación ambiental en un país en donde el ambiente se está deteriorando de manera acelerada, con poca reacción de la sociedad.

Tenemos derecho a vivir en paz

En las últimas semanas, los habitantes de la parroquia de La Vega, oeste de Caracas, han sido afectados por la acción de bandas delictivas y de operativos de funcionarios. Tienen derecho a vivir en paz y no tienen ese derecho garantizado.

Las olas del feminismo  

Simone de Beauvoir sintetiza su propuesta teórica: “La mujer no nace, se hace”, que muchas generaciones han hecho suya, pero hoy es parte del dogma de la llamada ideología de género.