sábado, 18 de septiembre de 2021 | 7:11 AM

2021, año de la liberación nacional

Si hacemos lo correcto no será necesario esperar que todo el nuevo año transcurra, aunque sí deberemos trabajar con intensidad para la reconstrucción del país en ruinas. Pero para todo es indispensable el cese de la usurpación.

@osalpaz

Están dadas las condiciones necesarias para que se produzca el cambio que Venezuela necesita. Si hacemos lo correcto no será necesario esperar que todo el nuevo año transcurra, aunque sí deberemos trabajar con intensidad para la reconstrucción del país en ruinas. Pero para todo es indispensable el cese de la usurpación. Es decir, la salida de Maduro de la ilegítima posición que detenta. Primer gran paso para ponerle punto final al fracasado “socialismo del siglo XXI”. Mucho daño han causado sus actores tanto en Venezuela como en otras partes del Continente.

El caso Venezuela es impresionante. Deberá ser estudiado cuidadosamente en el mundo entero. Los problemas están sobre diagnosticados, pero el hecho cierto es que cerca de seis millones de compatriotas han sentido la necesidad de irse del país buscando en otras partes lo que han perdido en su país. La tendencia sigue creciendo porque la desolación aumenta y ya no hay cómo mantener a la familia, cuidarla, sanar a quienes enferman, educar a los hijos adecuadamente, garantizarles un mínimo de seguridad personal y, en fin, cumplir con las obligaciones elementales de la ciudadanía. No se trata solamente de los pobres. También está muy afectada la clase media y hasta los ricos, empresarios o no, tienen serias dificultades.

La pandemia generada por el coronavirus y las limitaciones impuestas al trabajo y a la movilización ha sido un serio factor adicional. No hay cifras confiables ni existe una política adecuada para enfrentar la situación. Cada quien tiene que ver cómo se las arregla en medio del caos y la anarquía reinante. Todo es una invitación a migrar o a que se incremente la delincuencia, organizada o no, como efectivamente lo estamos sufriendo.

Durante bastante tiempo, cuando los primeros síntomas de lo que podría venir se hicieron presentes, los amigos de otros países con los cuales mantenemos relaciones, pensaban que exagerábamos al contarles lo que empezaba a suceder. Ahora invitan a que vayamos a sus países para poder vivir serenamente lo que nos queda de vida, sin sobre saltos injustificados y con las posibilidades de trabajar por la liberación de Venezuela con un relativo marco de seguridad.

A pesar de todo, personalmente creo que llegó la hora. Semanas o pocos meses, nos separan del desenlace. Diciembre ha sido un mes útil para la causa. El fracaso del régimen el 6-D cuando más del 80% de la población electoral le dio la espalda a la inconstitucional convocatoria a elecciones parlamentarias al negarse a concurrir y el extraordinario triunfo de la oposición auténtica entre el 7 y el 12-D anuncian tiempos mejores. Pero todo dependerá de la firmeza y del desprendimiento personal y grupal. Las respuestas a las tres preguntas de la Consulta Popular señalan la ruta ordenada por el Soberano.

[email protected] | alvarezpaz.blogspott.com

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Punto crucial de no retorno

No es casual el éxodo de más de seis millones de compatriotas en pocos años, la dispersión familiar y el crecimiento, dentro del territorio, del crimen organizado y la atomización del bandidaje en todo el país.

Una semana en Maracaibo

Tengo la impresión de que lo peor ya pasó, pero aún no podemos darle rienda suelta al deseo creciente del reencuentro con toda Venezuela. Pronto lo haremos, afirma Álvarez Paz

Defender a la universidad

Basta con constatar el abandono de la planta física de las instituciones, la cantidad de robos y asaltos en su seno y, en general, la inseguridad reinante para ratificar nuestra convicción de que esto no puede ni debe continuar.

Vencer el temor y la incertidumbre

Cerca de siete millones de compatriotas están fuera del país por diversas razones, pero todos buscando nuevas y mejores oportunidades para crecer y desarrollarse. | Foto cortesía

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Venezuela en tiempos de Biden: una aproximación

El pragmatismo geopolítico del presidente de los Estados Unidos ante las amenazas internas y externas de su país, aunados a la creciente influencia de China el mundo y los intereses de Rusia, dibujan un nuevo ajedrez político global donde Venezuela no deja de ser preocupación.

Aunque me digan comeflor       

Nadie dice que vivir en Venezuela sea fácil. Sin embargo, hay elementos que animan, acciones que iluminan, pasos lentos que son pasos que abren en pequeño brechas. | Foto William Urdaneta

¿Es la nueva geometría del poder el fin del madurismo?

Los gobiernos locales son, al igual que el Gobierno nacional, gobiernos con autonomías reconocidas por la Constitución; situación que los pone al frente de las estrategias de luchas civiles y políticas en todo el país. | Foto William Urdaneta

La triste mirada de los niños de la calle

Muchos de aquellos niños que hicieron brotar las promesas de los revolucionarios en 1999 fueron a parar a las ergástulas socialistas, los asesinaron por estas calles, o por la exclusión y el hambre huyeron de este territorio hostil. | Foto Archivo Correo del Caroní

¿Qué sigue en el caso de Alex Saab?

Nunca habíamos visto una danza de tantos millones de dólares, en procura de la libertad, de quien ni es un mártir por la humanidad, ni luminaria del rock, estrella del deporte, ni un Bill Gates o Jeff Bezos, sino el supuesto testaferro de un corrupto muy desvergonzado.

México: ¿Negociación o capitulación?

En buena hora y enhorabuena, sobre la marcha de los acontecimientos, los jefes parlamentarios más importantes de Occidente, desde afuera, le han dado su respaldo a la Plataforma Unitaria e intimado a Maduro.