Maduro y sus aliados cierran las puertas al Marco para la Transición Política de Venezuela que propone la conformación de un Consejo de Estado, la recuperación de las competencias de la AN y elecciones libres.

Estados Unidos, a través de su enviado especial para la crisis venezolana, Elliott Abrams, propone un acuerdo político con miras a resolver la crisis institucional y conduzca a unas elecciones democráticas y en retribución levantará las sanciones contra el sector petrolero, y algunos de los altos funcionarios oficialistas.

El foco principal de esta propuesta pasa por la recuperación de las competencias del Parlamento, que se ha visto privada de ejercer sus funciones por una serie de decisiones judiciales y arremetidas hasta llegar a la írrita Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

La Secretaría General de la OEA reitera su disposición a continuar trabajando en favor del regreso de la democracia a Venezuela y compromete su apoyo a la presente propuesta en defensa de la libertad y de los valores del Sistema Interamericano”.    

Este punto establece que se debe permitir el retorno de todos los miembros de la Asamblea Nacional que están en el exilio y liberar a los diputados detenidos, así como también, a todos los presos políticos. Esto deberá ocurrir principalmente con la revocación del desacato impuesto por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) sobre el Poder Legislativo, eliminando la ANC y que la Asamblea restaure todas sus facultades.

Luego de constituido el Parlamento se deberán elegir los miembros del Consejo Nacional Electoral (CNE) y del TSJ que representen el 25 por ciento de los escaños, lo que le permitiría a ambos bandos vetar cualquier candidato.

Todo esto sería para poder cumplir con la meta principal de esta propuesta: crear un Concejo de Estado que eventualmente se convierta en el Poder Ejecutivo que liderará la transición. En referencia a esto, tanto el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, como Abrams especificaron que ni Maduro ni Guaidó podrán formar parte de este gobierno de transición, pieza que formó parte de la propuesta de la oposición en la última mesa de diálogo en Oslo y Barbados.

Estados Unidos precisa que “cada partido o coalición de partidos con un 25 por ciento o más de los miembros de la Asamblea Nacional seleccionará dos miembros del Consejo de Estado, uno de los cuales debe ser un gobernador estatal”. Estos cuatro miembros seleccionarán a un quinto, que será el secretario general y ejercerá de presidente interino hasta que haya elecciones, en las cuales no podrá participar.

El Consejo de Estado deberá…

Además señala que las primeras decisiones de este Consejo de Estado deberá apuntar hacia la expulsión de todas las fuerzas de seguridad extranjeras, refiriéndose a la injerencia cubana, rusa, china e iraní que hay dentro del país.

Aunado a esto, se estipula que se deben realizar unas elecciones presidenciales libres y transparentes en donde, según Pompeo, Guaidó si podrá participar como candidato: “es el político más popular en Venezuela y lo está haciendo increíblemente bien”.

    A pesar de ofrecer el levantamiento de las sanciones, el gobierno de facto se niega cualquier propuesta de EE.UU. | Fotos DPA

Como garantías, Estados Unidos indicó que el alto mando militar permanecerá en sus cargos y asesorarán al Consejo de Estado. Esto quiere decir que el ministro y viceministros de Defensa, el comandante del Ceofanb y jefes de servicio continuarán durante el gobierno de transición, así como también las autoridades estatales y locales.

A propósito de la urgencia de tomar medidas para enfrentar los efectos de la pandemia del Covid-19, distintas organizaciones y movimientos sociales han manifestado que es clave llegar a un acuerdo político que conduzca a una salida democrático o las consecuencias generadas por la coyuntura actual serán fatales.

Entre ellas, destaca la solicitud del Observatorio Electoral Venezolano que considera “imprescindible un acuerdo político para encarar esta emergencia. Un acuerdo que haga a un lado las diferencias inherentes a la polarización y ponga en el centro la grave situación por la que están hoy en día pasando todos los venezolanos, así como las secuelas que inevitablemente dejará por un buen tiempo esta pandemia en todos nosotros, no importa el lado ideológico o político en donde nos ubiquemos”.

A ellos se les suma un grupo de académicos que promueven el documento Desde Aquí Cabemos Todos el cual expresa la urgencia de priorizar las necesidades actuales ante el contexto actual.

“La hora exige anteponer a intereses políticos las urgencias humanitarias. Es tiempo para la cooperación y articulación de los diversos actores sociales y políticos para hacerle frente a este ingente desafío que pone en riesgo la vida de la población y la viabilidad de la nación venezolana”, indica el manifiesto.

Repercusiones internas

A pesar de todo esto, el gobierno de facto de Nicolás Maduro le cerró las puertas a esta negociación y llama miserables las intenciones de este Marco para la Transición Política.

Guaidó había propuesto crear un gobierno de emergencia que permita el paso de ayuda humanitaria para enfrentar la pandemia del coronavirus

   

“Las acciones de la administración de Trump en los últimos días contra Venezuela no pueden catalogarse de otra manera: son miserables. Tratar de sacar ventajas geopolíticas en medio de la más pavorosa pandemia mundial, solo puede provenir de la miseria de personas sin la menor sensibilidad y preocupación social”, establece el Ejecutivo a través de un comunicado.

Asimismo, Jorge Arreaza, ministro de Relaciones Exteriores, manifestó que no existe ninguna posibilidad de que Maduro acepte un gobierno de transición. “El Gobierno estadounidense pierde su tiempo con la propuesta de crear un gobierno de transición en el que no participe Maduro”, señaló. Además, en una entrevista para Blu Radio de Colombia, Arreaza comentó que: “Nosotros no estamos tutelados por nadie y las decisiones se toman acá en Caracas entre los venezolanos”.

Por otra parte, el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, respaldó la propuesta presentada por Estados Unidos y agradeció el apoyo al gobierno de emergencia planteado por la oposición.

“Consideramos como un paso importante que el Departamento de Estado de EE.UU. haya planteado la serie de pasos y condiciones que los jerarcas de la dictadura e instituciones deben cumplir para lograr el levantamiento de las sanciones”, establece mediante un comunicado publicado a través del Centro Comunicacional Nacional.

OEA sí, aliados de Maduro dicen no

A esta proposición, la Organización de Estados Americanos (OEA) le dio el visto bueno y reafirmó la importancia de poner en libertad de forma inmediata a los presos políticos, además de solicitar la salida de los miles de agentes de seguridad e inteligencia extranjero.

“La Secretaría General de la OEA reitera su disposición a continuar trabajando en favor del regreso de la democracia a Venezuela y compromete su apoyo a la presente propuesta en defensa de la libertad y de los valores del Sistema Interamericano”, ha remachado.

A este respaldo internacional se suman las autoridades colombianas que han hecho hincapié en la urgencia de avanzar en una solución “liderada por los propios venezolanos y orientada a lograr el restablecimiento de la democracia en Venezuela”.

   
El Gobierno estadounidense pierde su tiempo con la propuesta de crear un gobierno de transición en el que no participe Maduro”. Jorge Arreaza

“Para Colombia ha llegado el momento de enviar un mensaje claro e inequívoco a los venezolanos sobre la urgente necesidad de poner fin a la crisis que los ha condenado, durante los últimos años, a la pobreza y a la violencia”, establece el gobierno de Iván Duque a través de un escrito publicado en redes sociales.

Es urgente que las partes políticas puedan entablar un proceso de diálogo que pueda conducir a una transición política, más aún, cuando se avecinan severas consecuencias para el mundo traídas por el impacto de la pandemia del Covid-19.

Los principales aliados de Maduro también salieron en rechazo a lo propuesto por Estados Unidos. El embajador ruso en Venezuela, Serguéi Melik-Bagdasárov dijo que los “ultimatums” del gobierno de Trump no ayudarán a resolver el conflicto político.

“Siempre hemos considerado y seguimos considerando que la solución a los problemas políticos internos de Venezuela debe ser encontrada sólo por los propios venezolanos en el marco de la Constitución vigente y la legislación nacional a través del diálogo de las fuerzas políticas responsables”, alegó el diplomático.

De igual manera, Cuba se manifestó en contra: “rechazamos el nuevo plan de Pompeo para Venezuela, que sólo confirma la pretensión neocolonial de Estados Unidos en línea con la Doctrina Monroe”, indicó el ministro de Exteriores cubano, Bruno Rodríguez, quien además, sugirió que las sanciones deben levantarse sin condicionamiento alguno.

JSN Megazine 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework