El Parque Nacional Canaima cumple 58 años con más de 1.000 hectáreas devastadas por la minería. La ONG publica un mapa síntesis que integra todos los focos de minería ilegal en el parque.

La ONG SOSOrinoco considera urgente y necesario que el Parque Nacional Canaima, que este viernes 12 de junio cumple 58 años, sea recategorizado como “en peligro crítico” según los criterios de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, que es el órgano técnico asesor de la Unesco.

“Teniendo en cuenta la crisis humanitaria compleja que atraviesa Venezuela y la política de Estado abiertamente minera y desconsiderada con las leyes ambientales, se hace necesario que Unesco incluya a Canaima en la Lista de Sitios de Patrimonio Mundial en Peligro, como una acción política que empuje a las autoridades a actuar de forma decisiva y asertiva para lograr el cese de las operaciones mineras, ofreciendo alternativas económicas y ecológicamente sostenibles a la población residente del parque nacional”, señaló a través de una nota de prensa.

La organización sostuvo que la fiebre del oro arremete contra el Parque Nacional Canaima, Sitio de Patrimonio Mundial y “una de las principales maravillas de la creación, única en el mundo. Constituye uno de los territorios más antiguos y mejor conservados del planeta. Fue declarada Parque Nacional el 12 de junio de 1962 y en 1994 es incluida en la Lista del Patrimonio Mundial”, de acuerdo con la Unesco.

Una serie de investigaciones realizadas desde 2018 han determinado que más de 1.000 hectáreas de sus ecosistemas, equivalentes a más de 1.300 campos de fútbol, han sido destruidas por la minería. El estudio más reciente es el publicado por Correo del Caroní con apoyo del Centro Pulitzer y en alianza con Prodavinci e InfoAmazonia, el 5 de junio de 2020, que contabiliza 1.033 hectáreas afectadas por la minería y 21 nuevos focos mineros que no habían sido identificados antes.

Desde el estudio de 2018 realizado por SOSOrinoco que identificaba 33 puntos mineros, se escaló a 59 focos mineros con el más reciente monitoreo de Correo del Caroní en 2020:

“Situación actual 2018 de la minería aurífera en el PN Canaima, reporte presentado a Unesco y UICN” (SOSOrinoco)

“Situación actual 2020 de la minería aurífera en el PN Canaima” (SOSOrinoco)

“Canaima: El paraíso envenenado” (Runrunes)

“Depredación minera frente a los ojos del tepuy Roraima” (Correo del Caroní)

“Reporte 2020 World Heritage Watch

“Esta minería de oro, que emplea técnicas semi-mecanizadas y procesos químicos con base a mercurio, incluye unas 20 factorías flotantes o ‘balsas mineras’ que arrasan con el fondo de los ríos cristalinos en las inmediaciones del gran Salto Ángel, la caída de agua ininterrumpida más alta del mundo. Hoy publicamos un mapa síntesis que integra todos los focos de minería ilegal en el Parque Nacional Canaima, incluyendo los sectores donde operan las balsas mineras”, informó la ONG. 

   

SOSOrinoco resaltó que “esta fiebre del oro ha sido promovida por el gobierno venezolano a través de una política extractivista, a la que han llamado Arco Minero del Orinoco aprobada inconstitucionalmente en 2016 y que abarca el 12% del territorio venezolano (111.843 km2), adyacente a la costa sur del río Orinoco, equivalente en tamaño a Portugal. En realidad, esta es la ‘marca’ de una política de apertura total a la minería, pero que tiene como ambición principal el oro, el coltán y cualquier otro mineral que pueda ser fácilmente traficado. Es una política que hace creer que tiene un marco geográfico delimitado, pero que en realidad busca abarcar todo el sur del Orinoco más allá de las zonas que muestran los mapas oficiales, como es el caso del Parque Nacional Canaima”.

    Para profundizar en el estado actual del Parque Nacional Canaima, lea nuestro especial Depredación minera frente a los ojos del tepuy Roraima con respaldo del Centro Pulitzer y en alianza con Prodavinci e InfoAmazonia

La organización apuntó que esta fiebre del oro ha empeorado por la crisis humanitaria compleja en la que está sumida Venezuela. “Los escenarios futuros para Canaima son poco alentadores pues no existe en el terreno una autoridad ambiental, capaz o interesada en responder efectivamente a esta problemática. No hay voluntad política, ni una gobernabilidad que permita hacer frente a las operaciones mineras, por lo que se espera que se incremente la devastación en su interior, uno de los espacios naturales más extraordinarios del planeta, generando graves daños a la cultura indígena pemón, gran parte de cuyo territorio ancestral se encuentra resguardado por el parque nacional”.

“Canaima está siendo asediado por el acelerado crecimiento de la minería en sus fronteras, que se ha desbordado hacia su interior. En los últimos meses se ha incrementado la violencia en la región, toda ella relacionada de una u otra forma con la minería dentro y en los bordes del parque nacional. La actividad minera sigue en ascenso dentro de sus límites, y ahora incluso, en el marco de presuntos acuerdos políticos entre el gobierno y algunos líderes indígenas”.

 

Balsas y remoción de la capa vegetal en sitios mineros
del sector occidental del Parque Nacional Canaima

                                                                                                                                                             Fotos SOSOrinoco


 

 

JSN Megazine 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework