Educadores en el estado Bolívar consideran que no hay las condiciones económicas, ni técnicas para continuar un nuevo año académico si no se garantiza un incremento salarial.

 Apoyando la propuesta que hizo la Federación Venezolana de Maestros de no retomar actividades académicas para el próximo año escolar y los reclamos en Twitter por mejoras salariales, en Caroní algunas organizaciones sindicales llaman a no reiniciar el proceso educativo para el siguiente periodo.

“Miseria y pobreza es lo que tenemos en el magisterio”, denunció Doris Guzmán, representante del Colegio de Profesores - Seccional 19. En Bolívar las condiciones educativas son críticas, los profesores se mantienen con bajos salarios y con unas instituciones educativas en precarias condiciones por la falta de mantenimiento y vigilancia.

Detalló que un profesor tipo I gana apenas 2,34 dólares mensuales, mientras un docente tipo IV que tiene estudios avanzados y puede tener hasta más 20 años en la docencia recibe como pago unos 2,70 dólares. “Es por el irrespeto que tienen hacia los docentes que seguimos en nuestra lucha”.

Con las clases a distancia los profesores quedaron limitados por la falta de equipos electrónicos como teléfonos y computadoras. Calcula que cerca del 80% no tiene equipos para trabajar, por lo que exigen salarios de 600 dólares y recuperación de seguro médico para retomar las clases.

No quieren volver

En enero de este año la Coalición Magisterial de Caroní, que agrupa a las organizaciones Sindicato de Trabajadores Regionales en Bolívar (SER Bolívar), Sindicato Unitario del Magisterio (SUMA Caroní-Piar), Colegio de Profesores y la Federación Venezolana de Maestros en Caroní demandó la discusión de nuevos contratos colectivos y condiciones laborales dignas, hasta ahora ninguna de esas solicitudes ha sido cumplida.

La presidenta de SER-Bolívar, Judith Poleo, considera la decisión de no volver a clases como una acción acertada. “Hemos sido pacientes, considerados con un gobierno que no ha sido considerado con nosotros”, afirmó.

La dirigente expresó que no es que se nieguen a dar clases porque ellos quieran, sino debido a que el salario no cubre la cesta básica para sobrevivir y mucho menos las necesidades de ropa y calzado. “¿Quién vive con menos de 4 dólares?”, preguntó.

Poleo no entiende cómo desde el Ministerio de Educación dirigido por Aristóbulo Istúriz se ha abandonado tanto a los profesores del sector público, cuando el mismo ministro lideró protestas sindicales de los educadores. Alerta a que se deben tomar acciones ya que son precarias las condiciones educativas y “un pueblo sin educación no vale nada”.

Salvar la educación

La Unidad Democrática del Sector Educativo (UDSE) indicó que durante el año escolar 2018-2019 entre 120.000 y 150.000 maestros renunciaron y emigraron del país.

Los problemas de conectividad y equipos, las deterioradas infraestructuras de los colegios y los limitados recursos hacen más cuesta arriba el proceso, los educadores exigen un salvavidas que permita retomar el proceso educativo con salarios que garanticen una vida digna.

JSN Megazine 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework