Hasta la mañana de este viernes, familiares y abogados de Elio Mendoza, trabajador de Sidor, no habían tenido acceso a él. En horas de la tarde pasó a tribunales, donde Fiscalía lo imputó por los delitos de incitación al odio y difamación al presidente del Tribunal Supremo de Justicia.

Con arbitrariedades e irregularidades en el cumplimiento del Código Orgánico Procesal Penal, el sidorista Elio Mendoza recibió medida de privativa de libertad, luego de ser detenido por el reenvío de un mensaje en cadena a través de la mensajería de WhatsApp.

Sin orden de citación ni captura, Elio Mendoza, de 53 años, trabajador de Planta de Pellas en Sidor, con 30 años de servicio, fue apresado bajo engaño, denunciaron familiares.

Mendoza culminó sus días de guardia. Estaba libre desde la mañana del miércoles 1 de abril. Esa noche lo llamó el gerente de planta, Francis Villega, para solicitarle su apoyo con una guardia nocturna por una avería. Según relató su hermana, salió de su vivienda a las 10:17 pm. No lo buscó el transporte de la empresa, sino un vehículo particular.

Esa fue la última vez que lo vieron. A la 1:00 pm del día siguiente le permitieron hacer una llamada y pudo notificar a su esposa sobre su arresto.Esa fue la última vez que lo vieron. A la 1:00 pm del día siguiente le permitieron hacer una llamada y pudo notificar a su esposa sobre su arresto.

   
Elio Mendoza estará recluido en la comisaría de Guaiparo, en San Félix

El motivo de la aprehensión no es más que política. El 29 de marzo, Elio reenvió un mensaje en cadena a través de WhatsApp en el que presuntamente se refiere a un perfil de Maikel Moreno, presidente del Tribunal Supremo de Justicia de Nicolás Maduro. El reenvío de ese mensaje es el que hasta ahora alegan para su arbitraria detención.

“Él ni siquiera escribió ese mensaje, solo lo reenvió, porque incluso dice reenviado”, reiteró su hermana.

Elio Mendoza permanecía detenido en la sede de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), en Puerto Ordaz, hasta la mañana de este viernes. Abogados y familiares seguían sin poder verlo.

“Hoy nos recibieron la ropa y un desayuno, que no sabemos si se lo dieron porque no lo hemos podido ver, no sabemos cuál es su condición física. Los del Dgcim nos dijeron que nos fuéramos, que ni siquiera podíamos estar allí”, expuso su hermana.

Fue en horas de la tarde cuando finalmente fue presentado en tribunales. Mendoza fue imputado por los delitos de incitación al odio y difamación al presidente del TSJ. El lugar de reclusión será la comisaría de Guaiparo, en San Félix.

El sidorista padece de una cardiopatía hipertensiva. La Comisión para los Derechos Humanos y Ciudadanos (Codehciu) denunció y rechazó la detención arbitraria, al tiempo que exige su inmediata liberación. También manifestó su preocupación por que “en medio de la pandemia del Covid-19 y de un decreto de estado de alarma se practiquen detenciones arbitrarias que son una violación de derechos humanos. El Estado es responsable de su integridad física”.

Para la Intersectorial de Trabajadores de Guayana (ITG) la detención por el reenvío de una cadena en la que se denuncian injusticias del sistema judicial de Venezuela no es más que la violación a la libertad de expresión.

Persecución a trabajadores

La detención de los trabajadores de las empresas básicas no es nueva. En Sidor el régimen de Nicolás Maduro ha perseguido al comité ejecutivo del Sindicato Único de Trabajadores de la Industria Siderúrgica y Sus Similares (Sutiss). En 2015, la Sala Electoral del TSJ intervino la organización e impidió la celebración de elecciones en el movimiento siderúrgico, el sindicato con más afiliados en el país después del sindicato petrolero.

Actualmente, el secretario general del Sindicato de Trabajadores de Ferrominera Orinoco (Sidor), Rubén González, está preso en la cárcel militar de La Pica desde hace más de un año. Amnistía Internacional declaró a González un preso de conciencia.

JSN Megazine 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework