Desde el 7 de marzo, a la mayoría de los empleados de CVG Venalum no se les permite el ingreso a planta y dejan de percibir beneficios que son pagados a un pequeño porcentaje de trabajadores que sí tienen acceso.

Trabajadores de CVG Venalum denuncian que son marginados de sus beneficios contractuales, pese a formar parte de la nómina de la empresa. Sin embargo, desde el 7 de marzo, día en que la estatal perdió las 19 celdas que quedaban operativas por el apagón nacional, no se les permite la entrada a la mayoría de los empleados.

Neomar Ascanio, trabajador de Venalum, calificó la situación como un paro patronal. “No estamos en la planta porque los patronos no quieren. Los beneficios que dejamos de percibir los están recibiendo los que están trabajando en la contingencia. Nos discriminan, tanto a mi familia como a los de mis compañeros de trabajo. Estamos en la calle haciendo labores a la que no estamos acostumbrados”, denunció.

“Dejamos de percibir los juguetes. Ya mis hijas me están preguntando por los juguetes. Dejamos de percibir HCM, mi hija se enfermó y tuve que llevarla a un bendito CDI, que eso no tiene ni una jeringa”, agregó.

El empleado José Blanco también hizo hincapié al problema del HCM, así como otros beneficios dejados de percibir, entre ellos el pago de cestaticket, bonos, útiles escolares, juguetes para los hijos, todo de acuerdo con la tabla salarial contemplada en el contrato colectivo violentado por la gerencia de la compañía y el régimen de Nicolás Maduro.

“Hemos tenido problemas con los enfermos. Hablan de las emergencias, pero cuando vamos con el paciente a la clínica, no hay asistencia médica. ¿De qué emergencia hablan? Será que uno tiene que ir con las vísceras en las manos”, manifestó Blanco.

Trabajadores con 18, 20 y hasta 30 años de servicio pasan por esta situación con sus familiares. Blanco estimó que solo entre 10 y 15% de los empleados tienen ingreso a la planta. “Los demás estamos como cualquier ciudadano que dio su vida en Venalum”.

Template by JoomlaShine