jueves, 21 de octubre de 2021

Trabajadores de Venalum siguen en protesta frente a la empresa para exigir su reintegro a planta

“La situación que me trajo acá es el bajo salario, el hambre”, dijo uno de los manifestantes que llevan tres días pernoctando en las afueras de la compañía para presionar una respuesta del ministro de Industrias, Jorge Arreaza, y el presidente de la estatal, Wolfgang Coto. | Foto cortesía

“La situación que me trajo acá es el bajo salario, el hambre”, dijo uno de los manifestantes que llevan tres días pernoctando en las afueras de la compañía para presionar una respuesta del ministro de Industrias, Jorge Arreaza, y el presidente de la estatal, Wolfgang Coto. | Foto cortesía

@g8che

Un grupo de 30 trabajadores de CVG Venalum, residenciados en Ciudad Bolívar, cumplen tres días en las afueras del portón 1 de la empresa exigiendo la reactivación de sus fichas. Los reclamos, que iniciaron el lunes, han continuado de manera accidentada y sin ninguna respuesta de autoridades de la compañía.

“Ese sueldo es un sueldo de hambre”, indicó Juan Alcalá

José Tovar, trabajador del área de envarillado con 17 años en la estatal, señaló que la exigencia principal es el reintegro a sus puestos de trabajo, pero hasta este miércoles en la tarde no habían sido atendidos por ningún funcionario. “Lo que queremos es que Coto nos escuche”.

Tovar quedó sin posibilidades de ingresar a planta luego que el apagón nacional de marzo de 2019 apagara las escasas 59 celdas que tenía la estatal activa. Fuera de planta ha perdido beneficios como la bolsa de alimentos y no recibe bono de asistencia y producción, a diferencia de otros compañeros dentro del plan de contingencia.

Tras casi tres años de haber sido enviado a su casa se mantiene cobrando alrededor de 11 dólares quincenales, insuficientes para sostener a su familia. “La situación que me trajo acá es el bajo salario, el hambre”, señaló.

El trabajador afirmó que se han alimentado durante la concentración a penas con pan y arroz, ante las precarias condiciones económicas. “Esto no es justo pa’ nadie, esto es indignante”. Instó al ministro de Industrias, Jorge Arreaza, y al presidente de la estatal, Wolfgang Coto, a ver las condiciones precarias en las que se encuentren y a reintegrarlos a sus puestos de trabajo. 

Los afectados 

Luis Márquez, uno de los trabajadores protestantes que se mantiene desde el lunes, señaló que permanecerían en las afueras hasta recibir respuesta del presidente de la estatal, Wolfang Coto.

Durmiendo en cartones y hamacas, empleados han cumplido tres días fuera de la empresa

El grupo de empleados, quienes superan en algunos casos los 50 años, han cocinado fuera de la estatal con un pequeño fogón, se han hidratado con agua de una tubería sin filtrar y han pasado la noche durmiendo en chinchorros y cartones.

Ante las pésimas condiciones de vida que están padeciendo, el clima en el portón 1 y la mala alimentación que han tenido durante estos tres días, dos trabajadores sufrieron problemas de salud.

Márquez señaló que el trabajador Juan Alcalá, con 32 años de servicio, padeció problemas de arritmia y el miércoles Pedro Bolívar sufrió una subida de tensión. “Debido a que no estaban comiendo ni durmiendo bien”, dijo.

Sin respuesta 

Esta no es la primera vez que trabajadores de las empresas básicas son sacados de planta y protestan exigiendo un reintegro a sus puestos laborales. La medida de mantener a empleados fuera se ha ampliado en todas las empresas de la Corporación Venezolana de Guayana desde el estado de alarma por la COVID-19.

En marzo de 2020, la Siderúrgica del Orinoco (Sidor) informó que solo los trabajadores estrictamente necesarios asistirían a la empresa para prevenir la propagación del COVID-19. Sin embargo, la medida que en primera instancia fue aplicada por temas sanitarios no fue bien vista posteriormente por los trabajadores fuera de planta, quienes la consideraron como excluyente al quedarse sin beneficio de bolsa de alimentos y bonos por asistencia y producción.

A mediados de mayo de este año, militantes de Alianza Sindical acamparon frente a la Sidor exigiendo el reintegro a planta. “Que nos activen nuestra ficha y que nos regresen a nuestros puestos de trabajo”, exigió en ese entonces Carlos Rosas, miembro del movimiento pro-oficialista.

Señaló que había trabajadores con años dentro de la empresa preocupados y en incertidumbre ante la posibilidad de perder sus empleos. Pese a que cumplieron más de dos meses de protesta, nunca recibieron respuesta y Rosas fue internado en una clínica tras sufrir un infarto.

Más del autor

Gremios insisten que flexibilización debe ir acompañada de normalización de despacho de combustible

En rueda de prensa representantes de distintos sectores económicos plantearon además la urgente necesidad de reactivar los vuelos comerciales para lograr mejoras durante los últimos meses del año. | Foto William Urdaneta

Exigen a Maduro inversiones en infraestructura de centros educativos y mejoras económicas para los docentes

Sin agua potable, con baños clausurados y sin equipos de bioseguridad, docentes y estudiantes no cuentan con condiciones seguras para retomar la presencialidad a partir del 25 de octubre. | Foto William Urdaneta

Trabajadores de Ferrominera ahora caminan kilómetros para llegar a planta por no perder beneficios

Aunque las carencias de transporte afectan a todas las empresas de la Corporación Venezolana de Guayana, empleados reportan que durante las últimas semanas la situación en FMO ha empeorado. | Foto William Urdaneta

Denuncian violación del derecho a la defensa del trabajador Rodney Álvarez en instancia de apelación

Pese a la recomendación de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el obrero sigue sufriendo violaciones al debido proceso y su caso carece de garantías de juicio justo. | Foto William Urdaneta

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Dióxido de azufre afecta a residentes de Unare por impericias en calcinación de coque petrolero

El coque utilizado es alto en azufre, vanadio y níquel, por lo que sus características no son óptimas para la producción de aluminio primario, propósito para el que se supone sería destinado, opinan expertos. | Foto José Rivas

Alcasa cumple 54 años desmantelada y sin una celda reductora

La estatal estaba en cero desde marzo de 2019, cuando el apagón nacional paralizó la escasa producción de aluminio que se mantenía. Desde ese entonces fue dejada morir. | Foto @Alcasa_CVG

Nuevo salario mínimo: privados lo determinan y el Gobierno se hace el loco

El chavismo acabó con la figura del salario mínimo en el país, donde el libre mercado empieza a encontrar sus propios baremos y tarifas mientras se quebrantan decenas de leyes laborales.

La firma del memorando 2792 dejó a los trabajadores en condición de esclavitud

Ronald Figueredo, despedido por negarse a participar en la firma de las nuevas tablas, asegura que la persecución contra los dirigentes mantiene a los trabajadores sin sindicato que los defienda. | Foto William Urdaneta

Impagos de deudas genera tensión en contratistas de transporte de CVG Bauxilum en Los Pijiguaos

La estatal promete, semana a semana, pagar la deuda que tiene con las prestadoras del servicio para evitar mayores protestas y conflictividad sin que se cumpla la cancelación del compromiso. | Foto William Urdaneta

Trabajadores de Ferrominera ahora caminan kilómetros para llegar a planta por no perder beneficios

Aunque las carencias de transporte afectan a todas las empresas de la Corporación Venezolana de Guayana, empleados reportan que durante las últimas semanas la situación en FMO ha empeorado. | Foto William Urdaneta