martes, 21 de septiembre de 2021 | 4:27 AM

Trabajadores de Guayana que emigraron tras ruina de empresas básicas potencian industrias en el exterior

Venezuela protagoniza la segunda ola migratoria más importante del mundo. 5 millones de venezolanos han salido forzadamente del país producto de una crisis sin precedentes, que arrastra a los trabajadores de Guayana que hoy desde el exilio relatan sus aprendizajes y añoranzas desde sus nuevos empleos. | Foto William Urdaneta

Venezuela protagoniza la segunda ola migratoria más importante del mundo. 5 millones de venezolanos han salido forzadamente del país producto de una crisis sin precedentes, que arrastra a los trabajadores de Guayana que hoy desde el exilio relatan sus aprendizajes y añoranzas desde sus nuevos empleos. | Foto William Urdaneta

@g8che

La producción de las empresas básicas ha caído -en promedio- del 60% de su capacidad instalada, a cero. Los trabajadores devengan salarios por debajo de los 20 USD al mes, lo que -según el Banco Mundial- se considera pobreza extrema.

Estos números no ocurren en un escenario cualquiera, Guayana empleaba a una fuerza de trabajo de alrededor de 50 mil trabajadores. La opacidad oficial, que incluye el ocultamiento de los datos del Ministerio del Trabajo, han hecho imposible en los últimos años identificar cuán profundo es el daño al empleo en la región, en la otrora alternativa petrolera.

Sin embargo, los más recientes números de la Encuesta de Condiciones de Vida y Trabajo (Encovi) -un estudio multidisciplinario hecho por tres universidades venezolanas- ubican al estado Bolívar como el antepenúltimo estado con menos personas económicamente activas, y el desempleo en cinco de cada 10 personas.

Es una pequeña foto de una realidad que incluye trabajo forzado en las minas, indicios de esclavitud moderna, anulación del trabajo tecnificado e industrializado de la zona, entre otros factores, por la politización de la industria y falta de transparencia en el manejo de fondos multimillonarios que nunca cumplieron sus objetivos.

Según el índice de Competitividad Global del Foro Económico Mundial -en 2019- Venezuela ocupaba el lugar 133 de 141 escaños. Esta mide la competitividad nacional, definida como el conjunto de instituciones, políticas y factores que determinan el nivel de productividad.

Entre 2013 y 2019, Venezuela perdió cerca del 70% de su Producto Interno Bruto (PIB), según el economista, director de la firma Econoanalítica, Asdrúbal Oliveros. Héctor Lucena, especialista en relaciones laborales y profesor de la Universidad de Carabobo, señaló que la conducción y la gerencia no generaban mejoras para las empresas, mucho menos las continuas improvisaciones.

El sistema, configurado bajo la filosofía de la meritocracia, fue cambiado a un sistema político clientelar en el que funcionarios pro-gobierno tomaban las riendas gerenciales de las estatales. Mientras se echaba la meritocracia a un lado y se promovía un proyecto llamado control obrero, con el supuesto objet ivo de transferir el poder a trabajadores de base, la industria se venía abajo.

En el proyecto auspiciado por Hugo Chávez, en el marco del Plan Guayana Socialista 2009-2019, solo un grupo de trabajadores adeptos al oficialismo tomaban decisiones. Lucena calificó al control obrero como una experiencia funesta.

Luego con la intervención de los sindicatos, la imposición del movimiento oficialista, el paralelismo sindical, y la utilización de las empresas básicas para ganar adeptos en los componentes de la Fuerza Armada, todo cambió.

Empezaron a militarizar las compañías, a perseguir a la dirigencia, a jubilar a directiva de los sindicatos y a paralizar las elecciones.  “Se pasó de control obrero, a control militar”, recuerda Lucena.

Otra de las cosas que agravó la condición de los trabajadores fue la paralización de las áreas, aunque en ese entonces anunciaban mejoras tecnológicas, adecuaciones e inversiones millonarias del Fondo Chino, estas nunca se materializaron.

La caída de la producción, la pérdida de los beneficios laborales y el cierre de empresa aguas abajo paralizó, prácticamente, la capacidad productiva del estado. Los comercios e industrias que se beneficiaban de la producción y los beneficios económicos que estos generaban, sufrieron una caída de la demanda y mayor desempleo.

Lucena señaló que el desempleo actualmente puede superar el 50%. “Con un desempleo en esa magnitud, el que busca empleo, va en condiciones sumamente desventajosa a tener que dar lo que sea y que él que da empleo tiene todas las ventajas para contratar gente muy valiosa con un pago miserable”, explicó.

Algo que actualmente continúa en las industrias del Estado, bajos salarios, nulos beneficios y trabajadores que permanecen, bajo hostigamiento, sin reclamar mejores condiciones: “Van a pasar muchos años para equilibrar el mercado laboral”, sostiene.

Para recuperar las condiciones laborales y la productividad de la empresa, subraya Lucena, se necesitarán cambios de gobierno y políticas que permitan mayores incentivos, un objetivo que podría tomar décadas.

“En la década de los años 70, 80, todo el que se graduaba de ingeniería, de relaciones industriales, de economía, sabía que, si se iba a Guayana, iba a conseguir empleo y empleo bueno, con contratación colectiva, con HCM, pero ya no, los que se gradúan no miran para allá”, sostuvo.

Este escenario ha empujado a miles de trabajadores a la migración forzada, un porcentaje de ellos en condición de refugiados. Según la Agencia para los Refugiados para las Naciones Unidas, Venezuela protagoniza la segunda ola migratoria más importante del mundo. 5 millones de venezolanos han salido forzadamente del país en los últimos años, producto de una crisis económica, política y social sin precedentes.

Los trabajadores de Guayana no escapan a esa realidad, y desde el exilio cuentan sus aprendizajes y añoranzas en sus nuevas fuentes de trabajo.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Luego de más de 24 horas encuentran sin vida a pescadores desaparecidos en La Llovizna

Los dos hombres salieron a pescar la mañana del domingo cuando fueron sorprendidos por la apertura de las compuertas. La corriente de agua los arrastró hasta la caída del parque. | Foto William Urdaneta

Arreaza promete articular mesa de diálogo entre Masisa y trabajadores para atender reclamos laborales

Los empleados de la empresa privada expusieron al ministro las carencias económicas y laborales, con la expectativa de lograr un enlace con la compañía. | Foto Ministerio de Industrias Básicas

Defensa de Rodney Álvarez denuncia retrasos en la designación de jueces para audiencia de apelación

Desde que recibió la sentencia condenatoria a mediados de junio, el caso del ferrominero no ha avanzado, alargando aún más su injusta prisión. | Foto William Urdaneta

Trabajadores de Venalum siguen en protesta frente a la empresa para exigir su reintegro a planta

“La situación que me trajo acá es el bajo salario, el hambre”, dijo uno de los manifestantes que llevan tres días pernoctando en las afueras de la compañía para presionar una respuesta del ministro de Industrias, Jorge Arreaza, y el presidente de la estatal, Wolfgang Coto. | Foto cortesía

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Tito Oviedo ignora protestas por reivindicaciones salariales de trabajadores de la Alcaldía de Caroní

El paupérrimo salario que devengan provocó la disminución de 30% de la masa laboral en los últimos años. Desde que se aprobó el memorando 2792 las exigencias sindicales son desatendidas con frecuencia. | Foto cortesía

Corte de suministro de gas vehicular perjudica flota de transporte público de Ciudad Guayana

La medida de Pdvsa Auto Gas afecta mayoritariamente a las unidades de transporte público. Transportistas exigen acelerar el proceso de inspección en las unidades que instalaron el sistema, para contar con el suministro paliativo a la crisis de la gasolina y el gasoil. | Foto William Urdaneta

Trabajadores de Venalum siguen en protesta frente a la empresa para exigir su reintegro a planta

“La situación que me trajo acá es el bajo salario, el hambre”, dijo uno de los manifestantes que llevan tres días pernoctando en las afueras de la compañía para presionar una respuesta del ministro de Industrias, Jorge Arreaza, y el presidente de la estatal, Wolfgang Coto. | Foto cortesía

Personal de Venalum que reside en Ciudad Bolívar exige reintegro a la empresa tras casi tres años fuera

El apagón nacional de marzo de 2019 llevó a que más de cinco mil empleados de la industria del aluminio fueran enviados a sus casas. Ahora estos trabajadores reclaman su reintegro toda vez que se ven afectados por la reducción de sus ingresos. | Foto cortesía

Defensa de Rodney Álvarez denuncia retrasos en la designación de jueces para audiencia de apelación

Desde que recibió la sentencia condenatoria a mediados de junio, el caso del ferrominero no ha avanzado, alargando aún más su injusta prisión. | Foto William Urdaneta

Trabajadores exigen a la Inspectoría negar despido de directivo de Sintracemex por razones políticas

La Corporación Socialista del Cemento solicita al despacho laboral desincorporar al secretario de organización, Hermes Bastardo, luego de denunciar la crisis laboral, baja producción y corrupción en la estatal.