martes, 19 de octubre de 2021

Exigen reenganche de tres trabajadores y destitución de presidentes de Comsigua y Venprecar

Trabajadores de las briqueteras estatales de Guayana marcharon este jueves por la avenida Las Américas hasta la sede de la Inspectoría del Trabajo Alfredo Maneiro.

[email protected]

Trabajadores de las briqueteras estatales de Guayana marcharon este jueves hasta la Inspectoría del Trabajo Alfredo Maneiro para exigir el reenganche de tres trabajadores despedidos, el cese del amedrentamiento a la dirigencia sindical y la destitución de los presidentes de Comsigua, Yajaira Rangel y Venprecar, Antonio Rivas, ambos designados en agosto de 2016.

La marcha recorrió la avenida Las Américas, causando colapso vehicular, y sumándose a la larga jornada de manifestaciones laborales en Guayana por el cumplimiento de los tabuladores salariales. Con pancartas en mano, los briqueteros gritaron su descontento, que esperaban transmitir directamente al director estadal del Ministerio del Trabajo, Alfredo Spooner.

Félix Yépez, secretario general del Sindicato de Trabajadores del Complejo Siderúrgico de Guayana (Comsigua), resaltó que salieron a la calle por el irrespeto a los beneficios contractuales y las prácticas antisindicales que se han pronunciado en la empresa, con el despido de tres empleados y la suspensión de fichas de 10 trabajadores con fuero sindical.

“No estamos dispuestos a tolerar más atropellos a la clase trabajadora y menos por un presidente antiobrero que está dejando en la calle a padres de familia”, dijo, en alusión a la titular de la briquetera, Yajaira Rangel, que exigen sea destituida por humillar a los trabajadores. “Ha tratado de atropellar a la dirigencia sindical y a los trabajadores porque están descontentos”, agregó.

Entre los incumplimientos mencionó el impago de las 21 comidas -establecidas en el contrato colectivo- desde septiembre y el avance de apenas 25% de la bonificación de fin de año, una partición de los aguinaldos en cuatro partes que rechazan. “¿A quién se le ocurrió pagar un 25%?”, se preguntó.

Los briqueteros rechazaron el pago fraccionado de las utilidades en cuatro partes

El secretario general del Sindicato de Trabajadores de Orinoco Iron (Sintraori), Rona Figueredo, coincidió en las prácticas antisindicales y la coacción contra los trabajadores, con pagos de salarios que no se corresponden con lo debido. “Hay un golpe de estado contra la clase trabajadora (…) este es un salario precario”, dijo, al llamar a los trabajadores a rendir 25% conforme nos pagan 25%.

“Esto es una dictadura”, gritó una empleada que acompañaba la manifestación.

Las industrias de Guayana operan a pésimos niveles operativos, pero hasta este año se cumplía el pago de los beneficios laborales sin recortes. Desde septiembre de 2018, cuando entró en vigencia el nuevo salario mínimo de Bs.S 1.800, los tabuladores salariales en las empresas básicas son quebrantados. La medida más reciente fue el pago fraccionado de las utilidades en cuatro partes.

Luis González, secretario general del Sindicato Único de los Trabajadores Socialistas de Venprecar y Servicios Similares (Sutrasovenyss), atribuyó el amedrentamiento a que el sector briquetero fue el único que no se arrodilló al patrono en la firma -a mediados de octubre en la Vicepresidencia de la República- de una “propuesta salarial transitoria”, que viola los tabuladores salariales.

“No vamos a firmar nada que vaya en contra de los contratos colectivos y la Ley Orgánica del Trabajo”, afirmó, al recalcar que es falso que el Gobierno esté cumpliendo con los beneficios laborales. “Es falso, todos los conceptos han sido mermados. Primera vez en 28 años, primera vez que recibo utilidades chucuteadas y fraccionadas”, denunció.

Al igual que en el caso de Comsigua, González reclamó la destitución del presidente de Venprecar, Antonio Rivas, por dar la espalda a los trabajadores; y exhortó al presidente Nicolás Maduro a revertir las políticas que menoscaban el ingreso de los empleados de Guayana.

Tanto Rangel como Rivas, presidentes de Comsigua y Venprecar, respectivamente, fueron nombrados el 8 de agosto de 2016, de acuerdo con la Gaceta Oficial N° 40.961, de modo que tienen más de dos años frente a las briqueteras expropiadas por orden del expresidente Hugo Chávez en 2009.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

“Queremos transformar la práctica de la construcción tradicional en un modelo sostenible”

El Consejo Venezolano de Construcción Sostenible participa por primera vez en la semana dedicada por distintas organizaciones en el mundo a este tema. Sus miembros aseguran que, en Venezuela, la prioridad se centra en un consumo eficiente de los recursos en medio de la crisis de los servicios, pero destacan que la construcción sostenible va mucho más allá. | Foto William Urdaneta

Nay Valero: “El punto de partida es rescatar la institucionalidad ambiental”

La investigadora de la UNEG recalca que, en lo individual, es vital hacernos conscientes “de que al momento de las compras podemos incidir en la cadena de producción al exigir productos locales, con sistemas de producción sin agroquímicos, mínimo empaquetado, reducción de la huella de carbono y adecuado manejo de los residuos y desechos”.  | Fotos William Urdaneta

Para Pablo Artal, el camino a la transformación colectiva empieza por el ejemplo individual

El artista chileno, con más de seis décadas en Venezuela, vive en una especie de retiro en lo alto de una montaña al sur del país. Pero la minería en territorio indígena o la migración desenfrenada no son ajenas a su realidad. Cree que la concepción política está errada y considera que el colapso y deterioro del país es profundo, pero el cambio se gestará poco a poco partiendo del ejemplo que cada ciudadano haga. | Fotos Cortesía buscandoamigente.com

La actividad agropecuaria va a la cabeza del cambio del uso de la tierra en la Amazonía venezolana

La actividad agropecuaria en la Amazonía venezolana cubre un 2,3% y el uso minero, un 0,1%, según un estudio de Provita. Ambas actividades se han incrementado en las últimas dos décadas. Bolívar concentra los mayores registros de cambios del uso de la tierra. | Imagen referencial

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Alcasa cumple 54 años desmantelada y sin una celda reductora

La estatal estaba en cero desde marzo de 2019, cuando el apagón nacional paralizó la escasa producción de aluminio que se mantenía. Desde ese entonces fue dejada morir. | Foto @Alcasa_CVG

Dióxido de azufre afecta a residentes de Unare por impericias en calcinación de coque petrolero

El coque utilizado es alto en azufre, vanadio y níquel, por lo que sus características no son óptimas para la producción de aluminio primario, propósito para el que se supone sería destinado, opinan expertos. | Foto José Rivas

La firma del memorando 2792 dejó a los trabajadores en condición de esclavitud

Ronald Figueredo, despedido por negarse a participar en la firma de las nuevas tablas, asegura que la persecución contra los dirigentes mantiene a los trabajadores sin sindicato que los defienda. | Foto William Urdaneta

Nuevo salario mínimo: privados lo determinan y el Gobierno se hace el loco

El chavismo acabó con la figura del salario mínimo en el país, donde el libre mercado empieza a encontrar sus propios baremos y tarifas mientras se quebrantan decenas de leyes laborales.

Sintracemex denuncia que la Inspectoría del Trabajo comete irregularidades en procesos de solicitudes de reenganche

De acuerdo con el secretario general de Sintracemex, Jhonny Linares, las recientes calificaciones de despido buscan crear paralelismo sindical aliado al patrono, medida que cuenta con respaldo de la Inspectoría del Trabajo. | Foto Jhoalys Siverio

Impagos de deudas genera tensión en contratistas de transporte de CVG Bauxilum en Los Pijiguaos

La estatal promete, semana a semana, pagar la deuda que tiene con las prestadoras del servicio para evitar mayores protestas y conflictividad sin que se cumpla la cancelación del compromiso. | Foto William Urdaneta