sábado, 18 de septiembre de 2021 | 12:16 AM

El salario mínimo sufrió en 2020 el mayor deterioro de las últimas dos décadas

“Este año es el de peores resultados para los salarios de los venezolanos”, dijo el analista laboral Héctor Lucena. Las políticas económicas del gobierno han terminado de hundir los ingresos de buena parte del sector público.

El salario mínimo ha tenido al menos cuatro ajustes por año desde 2013 -cuando Nicolás Maduro llegó al poder- a 2018 para un total de 30 aumentos en ese periodo. Sin embargo, a dos días de terminar el 2020 solo ha habido dos aumentos oficiales este año, el primero en enero y el último en mayo, ambos evaporados antes de entrar en vigencia.

Pese a que durante los últimos años el salario se mantuvo entre 1 y 5 dólares, este año hubo un descenso aún más profundo. A finales de septiembre, el salario mínimo equivalía a 0,90 centavos de dólar. “No es factible para uno”, dijo una trabajadora de la administración pública que pidió mantener su nombre en reserva. Relató que con lo que cobra apenas puede comprar uno o dos alimentos. “Fue uno de los peores años”, señaló.

Para sobrevivir le ha tocado depender de las reparaciones de electrodomésticos que hace su esposo y de los bonos entregados por el Estado que, aunque no le permiten una vida digna, la ayudan a completar el dinero para pagar otros gastos.

Desde octubre, y con un crítico salario mínimo de Bs. 400 mil, el gobierno empezó a pagar -sin publicarlo en Gaceta Oficial- 1 millón 200 mil bolívares de salario, el equivalente a 1,2 dólares a mediados de diciembre.

  
Los trabajadores del sector público han migrado a sectores informales por los bajos sueldos

Héctor Lucena, especialista en relaciones laborales y profesor de la Universidad de Carabobo, comentó que “sin duda, este año es el de peores resultados para los salarios de los venezolanos”. Consideró que el 2020 fue el año de la destrucción del trabajo.

Para Lucena, la precarización del salario es un tema de Estado. “La política económica vigente destruye empleos y empresas, a cambio de crearlos en otros países de donde proceden las importaciones que sustituyen producción nacional”, expresó.

Explicó que el salario mínimo es una forma de incentivar el trabajo formal mientras garantice al menos la canasta básica, pero al contrario -desde 2012- es cada vez menor su poder adquisitivo. Pese a que el gobierno ha aumentado la entrega de bonos, estos tampoco implican mejoras para los ciudadanos, según Lucena.

“No resuelven los déficits de calidad de vida perdidos por los trabajadores”, afirmó. El especialista recriminó que además de pagarse de forma unilateral, generan “sectarismos y preferencias discriminatorias entre los trabajadores”.

Para revertir esta situación, el especialista consideró que hay que seguir las recomendaciones de la Comisión de Encuesta de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que sugiere en su informe de 2019 la recuperación de las consultas tripartitas, el diálogo social y asegurar el Estado de derecho.

Hasta ahora, ninguna de esas recomendaciones ha sido acatada por el Estado. Al contrario, las acciones del gobierno de Nicolás Maduro han agravado aún más las condiciones de los venezolanos que dependen de la administración pública. Decenas han tenido que migrar a la informalidad. “Las familias tenemos que hacer otras cosas para solventar los gastos”, dijo otra trabajadora del sector público que se rebusca vendiendo productos para poder solventar las necesidades de alimentación, ropa y educación.

Marcela León, secretaria general de la Central de Trabajadores Alianza Sindical Independiente, señaló que el gobierno de Maduro no ha tenido voluntad para mejorar el salario de los trabajadores y ha optado por atribuir a las sanciones el bajo pago. Para León, debe haber cambios estructurales en las políticas de gobierno que generen mejoras salariales. “El salario va acompañado de productividad y empleo”, expresó.

León estima que cerca de 2,5 millones de empleados del sector público dependen del salario mínimo, pues otros han migrado del país, se han trasladado al sector informal, han empezado a hacer trueque o en los casos más graves dependen de ayudas de organizaciones internacionales. “Empleo como tal que genere ingresos no hay”, dijo.

La representante de la Central ASI manifestó que para mejorar los salarios son necesarios acuerdos nacionales con múltiples actores que apuesten por un cambio global y de modelo económico, generando créditos e incentivos, buscando alternativas no petroleras y acompañados de planes de empleos de emergencia. Además de políticas macroeconómicas, propone un salario básico de al menos 50 dólares.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Arreaza promete articular mesa de diálogo entre Masisa y trabajadores para atender reclamos laborales

Los empleados de la empresa privada expusieron al ministro las carencias económicas y laborales, con la expectativa de lograr un enlace con la compañía. | Foto Ministerio de Industrias Básicas

Defensa de Rodney Álvarez denuncia retrasos en la designación de jueces para audiencia de apelación

Desde que recibió la sentencia condenatoria a mediados de junio, el caso del ferrominero no ha avanzado, alargando aún más su injusta prisión. | Foto William Urdaneta

Trabajadores de Venalum siguen en protesta frente a la empresa para exigir su reintegro a planta

“La situación que me trajo acá es el bajo salario, el hambre”, dijo uno de los manifestantes que llevan tres días pernoctando en las afueras de la compañía para presionar una respuesta del ministro de Industrias, Jorge Arreaza, y el presidente de la estatal, Wolfgang Coto. | Foto cortesía

Cárcava amenaza con generar corte eléctrico y dejar intransitable un tramo de la avenida Atlántico

Ubicado a la altura de la urbanización Isla Dorada, el deslizamiento afecta a los vecinos desde hace seis años, quienes pese a que han solicitado apoyo a las distintas autoridades, no han sido atendidos. | Foto cortesía

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Tito Oviedo ignora protestas por reivindicaciones salariales de trabajadores de la Alcaldía de Caroní

El paupérrimo salario que devengan provocó la disminución de 30% de la masa laboral en los últimos años. Desde que se aprobó el memorando 2792 las exigencias sindicales son desatendidas con frecuencia. | Foto cortesía

Corte de suministro de gas vehicular perjudica flota de transporte público de Ciudad Guayana

La medida de Pdvsa Auto Gas afecta mayoritariamente a las unidades de transporte público. Transportistas exigen acelerar el proceso de inspección en las unidades que instalaron el sistema, para contar con el suministro paliativo a la crisis de la gasolina y el gasoil. | Foto William Urdaneta

Personal de Venalum que reside en Ciudad Bolívar exige reintegro a la empresa tras casi tres años fuera

El apagón nacional de marzo de 2019 llevó a que más de cinco mil empleados de la industria del aluminio fueran enviados a sus casas. Ahora estos trabajadores reclaman su reintegro toda vez que se ven afectados por la reducción de sus ingresos. | Foto cortesía

José Guerra advierte que se necesitan 15 mil millones de dólares para reactivar economía en 2022

El economista reconoció en efecto que las sanciones han perjudicado al país pero que lo están haciendo desde 2017, por lo que la crisis en la distribución de gasolina y el declive del parque refinador viene de 2010. | Foto Archivov

Trabajadores exigen a la Inspectoría negar despido de directivo de Sintracemex por razones políticas

La Corporación Socialista del Cemento solicita al despacho laboral desincorporar al secretario de organización, Hermes Bastardo, luego de denunciar la crisis laboral, baja producción y corrupción en la estatal.

En Sidor obligan a renunciar y amenazan con cárcel a un conductor tras incidente con GPS del autobús

Dirigentes sindicales cuestionan la medida y exigen una investigación independiente para determinar el origen de la falla mecánica. La incorporación de diez unidades nuevas al transporte de la acería eleva la presión hacia los choferes, indicaron trabajadores.