jueves, 6 de mayo de 2021 | 12:12 AM

Descontento laboral en TransBolívar por maltrato y despidos indirectos en medio de la crisis del servicio

Trabajadores denuncian que al menos 12 empleados de la empresa de transporte público le han suspendido el sueldo y los beneficios. La directiva de la estatal los responsabiliza de las averías de los autobuses.

 @mlclisanchez 

Un grupo de trabajadores de la empresa estatal de transporte público urbano (TransBolívar) denuncia ser víctima de acoso laboral y despidos indirectos. De acuerdo con sus declaraciones, la directiva arremete contra los operadores de los vehículos, y los responsabiliza de las averías o fallas de los autobuses que llevan más de dos años sin mantenimiento preventivo.

Los empleados deben enfrentarse a condiciones laborales inseguras por falta de indumentaria de trabajo adecuada y por el mal estado de las unidades de transporte.

Algunos de ellos reportaron que se les obligó a negociar su liquidación bajo la amenaza de perjudicar su expediente luego de que se dañaron los autobuses que conducían durante la jornada laboral.

De acuerdo con los testimonios, si una unidad con fallas se avería en las manos de un operador, este es sancionado por entre 15 y 20 días con suspensión de salario y pérdida de beneficios como la bolsa de alimentos. “Y si tú te niegas a viajar en esas condiciones, también te sancionan”, expresó bajo anonimato uno de los operadores de las unidades que lleva al menos ocho años laborando en la compañía.

De los 35 BTR que llegaron a Ciudad Guayana hace cinco años, durante la gestión del exgobernador Francisco Rangel Gómez para el nuevo proyecto de transporte público urbano gubernamental, solo quedan cuatro que presentan pérdida de potencia como producto de la desinversión y falta de mantenimiento preventivo y correctivo.

Los trabajadores señalan que la gerencia general oculta los reportes de unidades dañadas toda vez que se les culpa a ellos por las averías durante el horario laboral.

“Vamos rogando que el carro no se dañe”

Edgardo Gómez llevaba cinco años como operador en la empresa, de todo ese tiempo, solo una vez le entregaron implementos de seguridad para trabajar.

Tras haber colisionado una unidad de transporte que presentaba fallas en los frenos, Gómez tuvo que negociar su salida de la empresa porque le dijeron que, tras el incidente no volvería a tocar otro autobús.

Para seguir en la estatal tendría que ser reubicado como barrendero, y antes de la reubicación debía cumplir horario administrativo sin conducir ningún bus. “Y yo no me capacité como operador para terminar barriendo en la empresa. Ese es un despido indirecto”, reclamó.

  Algunos trabajadores reportaron que se les obligó a negociar su liquidación bajo la amenaza de perjudicar su expediente si no lo hacían | Fotos William Urdaneta

“Nosotros vamos rogando que el carro no se dañe, nos obligan a trabajar con esas unidades así”, insistió. Como él, al menos 12 trabajadores están en la misma situación.

El trabajador anónimo por su parte, relató que -durante las rutas extraurbanas hacia Santa Elena de Uairén u otros poblados-, los operadores deben viajar solos y a veces, con los focos de la unidad averiados. “A oscuras en esa carretera, es una amenaza para nuestra vida, yo le digo a los muchachos que dejen de aceptar esas condiciones laborales”, dijo.

De esas unidades del proyecto de transporte urbano gubernamental que en 2015 prometía una mayor movilización de usuarios a través de nuevas rutas de transporte, con aire acondicionado, y personas a rebosar, no queda nada en Ciudad Guayana. Las unidades han mermado a la par de la nómina y los beneficios de los trabajadores que quedan.

Desde hace año y medio, solo hay cuatro unidades de transporte BTR que se utilizan para rutas extraurbanas hacia Guri, Ciudad Bolívar y Upata, y ruta urbana exclusiva para trasladar personal sanitario o hacia VEN 911 en San Félix.

Esto, aunque en 2018 el gobernador Justo Noguera había prometido potenciar la capacidad instalada de la empresa, con un carácter “socialista y humanista” hacia sus empleados. En enero de ese año, Noguera prometió reparar 25 unidades de transporte que hoy no sirven.

  Los autobuses BTR han mermado a la par de la nómina y los beneficios de los empleados que quedan, de 35 unidades solo cuatro funcionan

Hace dos meses llegaron nuevos repuestos para los buses, pero hasta ahora las unidades averiadas no han sido reparadas.  Una de esas le tocó conducir a Gregorio Zacarías, antes de que le suspendieran el sueldo y los beneficios.

Al operador con cinco años de servicio lo forzaron a renunciar porque a la unidad de transporte que le tocó conducir ese día se le fundió el motor, pieza a la que ya se le habían hecho al menos cuatro reportes de falla sin que fuese reparada. “Me dijeron que si no pagaba el motor fundido me iban a botar, y que mejor negociara la liquidación para que no me rallaran el expediente”, relató.

Para liquidarlo, le ofrecieron 42 millones de bolívares (42 dólares) por cinco años de servicio, cuando la canasta básica alimentaria superó los 200 dólares mensuales. “Yo no quiero renunciar pues, vamos a pelear por esto, nosotros no salimos a romper los carros”, afirmó.

José Torres, operador con cuatro años de servicio en TransBolívar relató que le suspendieron el sueldo, la bolsa de comida, los juguetes infantiles y el 25% de sus utilidades desde hace un mes.

La gerencia de la empresa lo acusa de haber ingerido alcohol y embriagarse durante la jornada laboral con la única pista de haber encontrado una unidad de transporte llena de vómito. “Ni siquiera es la unidad que yo estaba conduciendo. Es una acusación falsa, mi expediente está limpio”, señaló.

Para negociar su salida de la empresa le ofrecieron 30 dólares de liquidación por cuatro años de servicio. “Yo no me quiero ir, en mi casa no hay comida, ese es mi único trabajo, se los dije y con todo y eso lo hicieron”, manifestó.

Más del autor

Solicitan reubicación urgente de triaje respiratorio del hospital Ruiz y Páez tras colapso por lluvias

Pacientes y personal sanitario del triaje respiratorio del hospital Ruiz y Páez, en Ciudad Bolívar, enfrentan la inundación del espacio, el riesgo de daño de equipos y la contaminación de insumos médicos por las lluvias. | Foto cortesía

Cecodap advierte que aumento de alteraciones emocionales y riesgos suicidas en niños y adolescentes requieren acciones urgentes

21% de niños y adolescentes que presentan alteraciones emocionales, presentan ideas o riesgo suicida, mientras el Estado no prioriza políticas públicas que los protejan de la crisis en salud mental. | Foto William Urdaneta

Acusaciones imprecisas de acoso sexual contra periodistas pueden constituir estrategia de censura

César Bátiz, director de El Pitazo y Víctor Amaya, editor-jefe de TalCual Digital, son investigados por el Ministerio Público tras señalamientos vagos de acoso sexual y violencia vía Twitter. | Foto cortesía

Irregular entrega del CLAP agrava situación de vecinos del Core 8 en medio de la pandemia

Desde la 338 hasta Villa Celestial y Sierra Parima, el servicio de las cajas gubernamentales es cada vez más irregular. “No es que nosotros queramos que el gobierno nos resuelva todo, es que el momento de emergencia lo amerita”. | Foto cortesía

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Trabajadores de Bauxilum Los Pijiguaos advierten retaliaciones tras denuncias por precariedad laboral

Delegados de prevención de la estatal señala que la empresa busca medidas sancionatorias contra los empleados que han visibilizado las condiciones laborales, alimentarias y de salud desfavorables. | Foto cortesía

Trabajadores de Guayana que emigraron tras ruina de empresas básicas potencian industrias en el exterior

Venezuela protagoniza la segunda ola migratoria más importante del mundo. 5 millones de venezolanos han salido forzadamente del país producto de una crisis sin precedentes, que arrastra a los trabajadores de Guayana que hoy desde el exilio relatan sus aprendizajes y añoranzas desde sus nuevos empleos. | Foto William Urdaneta

Un joven ingeniero de Guayana potencia el almacenamiento y distribución de una industria de bebidas clave de Chile

Con limitados recursos económicos, César Morales se instaló en Chile y ha podido ascender laboralmente, tras su experiencia en la estatal Sidor en la que soñaba trabajar para seguir los pasos de su abuelo | Foto cortesía

Una guayanesa prestada a la industria siderúrgica en Argentina sueña con volver y reimpulsar Corpoelec

La ingeniera María Elena Riego considera que volvería luego de un cambio de gobierno y mejoras sociales y económicas. Por ahora, aporta en los sistemas de gestión de la calidad en una industria argentina. | Fotos cortesía | Archivo

Extrabajador de Venalum diseña piezas para Renault en España y trabaja en la generación de energía limpia

Jesús Álvarez dedicó 30 años a la industria del aluminio en Guayana. Aunque quedaron proyectos pendientes por desarrollar, en España ha potenciado procesos productivos en la industria automotriz y colaborado con un mundo menos contaminado. | Foto cortesía

Asocanaima espera respuesta estatal sobre propuestas para reactivar turismo en Bolívar

La Asociación de Operadores Turísticos de Canaima enfatiza en la importancia de reanudar los vuelos desde los aeropuertos de Puerto Ordaz y Ciudad Bolívar. | Foto cortesía