lunes, 10 de mayo de 2021 | 9:07 PM

Delegados de Sutiss reclaman por impago a sidoristas fuera del plan de contingencia

Fichas inhabilitadas, escasez de combustible y de unidades de transporte, así como el operativo especial por la COVID-19, impiden a un grueso de los trabajadores a asistir a la Siderúrgica del Orinoco.

El consejo general de delegados departamentales del Sindicato Único de Trabajadores de la Industria Siderúrgica y sus Similares (Sutiss) denunció este lunes, frente al Edificio Administrativo II de la Siderúrgica del Orinoco Alfredo Maneiro (Sidor), la suspensión del pago a trabajadores que quedaron fuera del plan de contingencia por la pandemia de COVID-19.

Reinaldo Calvo, miembro de Alianza Sindical, aseguró que al menos 2 mil de empleados no recibieron su quincena.

“Hay una política anti obrera aberrante”, señaló Calvo. El dirigente sindical solicitó que se reactive el salario de los trabajadores que quedaron sin pago y que no pueden asistir a la estatal por problemas de traslado a causa de la cuarentena.

Advirtió que hay trabajadores que residen en Upata, Soledad y Sierra Imataca que no pueden movilizarse hasta la empresa por el poco transporte y la escasez de combustible.

Cruz Hernández, presidente de Tendencia Clasista, denunció que solo están funcionando 18 de los 215 autobuses con los que contaba Sidor. Responsabiliza a la gerencia de la siderúrgica de imposibilitar el traslado de los empleados quienes deberían invertir más dinero en trasladarse que el que reciben por parte de la estatal.

“No respetan la vida, la salud de los trabajadores”, declaró Hernández. Para el dirigente sindical los 3 millones de bolívares mensuales (15 dólares) a pesar de ser insuficientes representan un ingreso importante para que los trabajadores compren algo de comida durante la semana.

Ante este reclamo, una fuente cercana a la siderúrgica indicó que solo 470 empleados están en la condición “sin pago” y desactivados de la nómina debido a que muchos de ellos tienen hasta un año sin asistir a la planta y no se han reportado con sus supervisores.

La fuente asociada a la estatal negó que aquellos trabajadores que no asistan a la empresa debido a que no están incorporados al plan de contingencia por la COVID-19 hayan dejado de percibir sus salarios correspondientes. Solo el grupo de 470 no recibe salario por las razones antes descritas.

Casi paralizados y sin beneficio

Luis Villarroel, con 32 años de servicio, considera injusto el cese de su salario porque asistió a la planta hasta el 16 de marzo, pese a que el área de capado donde trabajaba está paralizada desde 2015. Alega que no regresó a la planta por órdenes de las autoridades de la empresa al aplicar el plan de contingencia.

“Nos quieren sumergir en la miseria”, subrayó. Antes de la cuarentena tenía que pagar hasta 100 mil bolívares diarios porque la empresa no garantiza transporte desde su casa en el UD-103 en San Félix hasta la planta, ahora, con la suspensión del pago se pregunta quién penaliza al empleador por acabar con el contrato colectivo y los beneficios con los que contaban antes los trabajadores.

  
Fuente de la compañía admite suspensión de pagos a un grupo de 470 sidoristas que se desentendieron de la planta mucha antes de la pandemia

De acuerdo con Villarroel, el sueldo a pesar de ser pobre ayudaba a sobrellevar los gastos de comida. Aseguró que ahora tiene que trabajar “matando tigritos” en construcciones para comprar los alimentos para su familia.

Conoce a 10 trabajadores más que también fueron eliminados de la nómina de pago. Luego de 32 años sirviendo en la siderúrgica considera que nunca habían sido tan maltratados y mal pagados. “Nos da pena ver a nuestras esposas a la cara”, sentenció.

Los trabajadores incluidos en el plan de contingencia hacen, en su mayoría, trabajos administrativos y de recuperación en plantas paralizadas como Midrex II, fábrica de tubo y acería palanquillas, al ser línea B de pellas la única operativa.

Luego que en 2007 se lograra récord de producción de 4,3 millones de toneladas de acero en manos del grupo Techint. 12 años después de su estatización, la cifra productiva fue de cero al cierre de 2019.

Dirigentes sindicales denunciaron que las fichas para ingresar a planta están inhabilitadas y para poder usar al transporte deben pertenecer al plan de contingencia, trabas que terminan perjudicando a casi 10 mil los trabajadores que también necesitan entrar a Sidor para acceder a los medicamentos que entrega la farmacia de la compañía.

Además, el personal que no pertenece al plan de contingencia perdió su beneficio de la caja de alimentación la cual es entregada solo con 120 horas mensuales de trabajo y la póliza de seguros colectiva HCM.

Los trabajadores de la Siderúrgica del Orinoco reclamaron que, a pesar de sus intentos, no han podido reunirse con el presidente de la empresa, Néstor Astudillo.

Más del autor

Defensa de Rodney Álvarez exige agilizar juicio tras dos audiencias sin avances por falta de testigos

Consideran que el retraso es otra medida dilatoria del caso, el cual ha pasado por 10 reanudaciones, mientras el ferrominero está proximo a cumplir 10 años sin sentencia. | Foto cortesía

Observatorio Venezolano de Finanzas: actividad económica cayó 33,7% en un año

Los especialistas señalan que mantener una productividad petrolera por encima de los 500 mil barriles diarios, sería la alternativa para lograr levantar de a poco la economía. | Foto William Urdaneta

Jubilados de industrias de Guayana introducen amparo constitucional para exigir que se reactive el seguro médico  

Desde 2018 con la aplicación del memorando 2792 las contrataciones colectivas y sus beneficios fueron eliminados, algo que los jubilados quieren cambiar, ante el desamparo que ello implica en materia de salud. | Foto cortesía

Producción de maíz en Bolívar cae 50% en el último lustro de siembra

El municipio bolivariano Angostura (antiguo Raúl Leoni) producía hace cinco años atrás 20 mil hectáreas de maíz, el doble de lo que estiman sembrar esta temporada. Esta semana empezó el suministro de gasoil a algunos productores. | Foto William Urdaneta

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Producción de maíz en Bolívar cae 50% en el último lustro de siembra

El municipio bolivariano Angostura (antiguo Raúl Leoni) producía hace cinco años atrás 20 mil hectáreas de maíz, el doble de lo que estiman sembrar esta temporada. Esta semana empezó el suministro de gasoil a algunos productores. | Foto William Urdaneta

Extrabajador de Venalum diseña piezas para Renault en España y trabaja en la generación de energía limpia

Jesús Álvarez dedicó 30 años a la industria del aluminio en Guayana. Aunque quedaron proyectos pendientes por desarrollar, en España ha potenciado procesos productivos en la industria automotriz y colaborado con un mundo menos contaminado. | Foto cortesía

Irregular entrega del CLAP agrava situación de vecinos del Core 8 en medio de la pandemia

Desde la 338 hasta Villa Celestial y Sierra Parima, el servicio de las cajas gubernamentales es cada vez más irregular. “No es que nosotros queramos que el gobierno nos resuelva todo, es que el momento de emergencia lo amerita”. | Foto cortesía

Trabajadores de Bauxilum Los Pijiguaos advierten retaliaciones tras denuncias por precariedad laboral

Delegados de prevención de la estatal señala que la empresa busca medidas sancionatorias contra los empleados que han visibilizado las condiciones laborales, alimentarias y de salud desfavorables. | Foto cortesía

Jubilados de industrias de Guayana introducen amparo constitucional para exigir que se reactive el seguro médico  

Desde 2018 con la aplicación del memorando 2792 las contrataciones colectivas y sus beneficios fueron eliminados, algo que los jubilados quieren cambiar, ante el desamparo que ello implica en materia de salud. | Foto cortesía

Trabajadores de Guayana que emigraron tras ruina de empresas básicas potencian industrias en el exterior

Venezuela protagoniza la segunda ola migratoria más importante del mundo. 5 millones de venezolanos han salido forzadamente del país producto de una crisis sin precedentes, que arrastra a los trabajadores de Guayana que hoy desde el exilio relatan sus aprendizajes y añoranzas desde sus nuevos empleos. | Foto William Urdaneta