domingo, 20 de junio de 2021 | 12:32 PM

Corpoelec aumenta tarifas más de 3.000% al diezmado sector empresarial de Bolívar

El incremento amenaza con disparar aún más los precios de productos y servicios, que ya venían siendo afectados por los altos precios del combustible, costos que se trasladan al consumidor.

@g8che 

El diezmado sector empresarial de Bolívar se enfrenta a una nueva complicación aparte de la grave escasez de combustible, la pandemia, la limitación de horas para trabajar y los impuestos, y es que, en estos dos últimos meses el precio del servicio eléctrico aumentó más del 3.000%.

No importa si el local está vacío o si no se han abierto las puertas por la cuarentena aplicada desde de marzo, empresarios que pagaban entre 2 y 3 millones de bolívares, pasaron a pagar por encima de los 50 millones, como mínimo.

El encargado de un local de alimentos en Alta Vista comentó que pasó de pagar 2 millones de bolívares en diciembre, a 80 millones de bolívares (3.900% más). “Sin medidor, ni nada, digamos que fue así de repente”, advirtió el comerciante, quien desconoce a qué se debe tal incremento de la tarifa.

  Empresarios que antes pagaban 9 millones pasaron a pagar 425 millones de bolívares por el servicio eléctrico, un aumento de 4.622% | Fotos William Urdaneta

Antes de la subida ni se preocupaban por incluir en sus costos las mensualidades de la energía eléctrica, por lo que el dinero del aumento de Corpoelec lo tenían para otros gastos, algo que considera deberá cambiar de ahora en adelante, para no trabajar a pérdida.

“Vamos a tener que ponernos las pilas y meter eso, porque es un gasto muy grande (…) tendremos que subir algunos precios, no solo por la inflación, sino por este costo”, dijo.

Para el comerciante el aumento puede ser justo siempre y cuando la calidad del servicio justifique el precio, mejoren las condiciones y los salarios de los trabajadores de Corpoelec. “Si los bajones de luz van a desaparecer o a minimizarse o si la luz no se va a ir tanto”, argumentó.

El incremento afectó incluso al sector licorero, el cual apenas viene trabajando desde diciembre y enero solo opera en semana flexible. Ozarik Gutiérrez, propietario de una licorería, expresó que de poco más de 1 millón y medio de bolívares en octubre, pasó a 54 millones (3.374%) en diciembre, poco más de 40 dólares en ese entonces.

“El golpe es duro, me pega”, comentó. Pese a que el comerciante considera necesario un ajuste, no le pareció correcta la forma ni el momento. “Hacía falta sincerar eso, pero me lo sinceraste muy bruscamente en un momento difícil para el comercio”, expresó.

Gutiérrez consideró que todos deben pagar y no ser una carga solo del empresario, además de eso señaló que el dinero de las tarifas debe ser reinvertido para que no empeore el servicio, no haya bajones de luz y no se dañen los equipos.

Aumento con los salones vacíos

Los colegios que no operan con normalidad desde hace más de 10 meses también fueron incluidos en el aumento de tarifa. María Manrique, propietaria del colegio Monte Alto, señaló que en su institución pasaron de pagar 3 millones en octubre a 172 millones en noviembre.

“Lo grave para nosotros de la situación es que las escuelas están cerradas (…) Los salones no se usan, los aires no se usan”, afirmó. Para Manrique, aunque es entendible que haya un aumento de los servicios, también “es imposible” operar con estos montos.

“El aumento es demasiado, entonces después no puedes llevar eso a tu producto final o a tu servicio porque entonces te caen las autoridades que no puedes ajustar precios”, relató.

Manrique manifestó sentirse desesperada pues hasta los momentos no sabe cómo va a cancelar la cifra y señaló que es abusivo hacer un aumento lineal a todos los empresarios, cuando por la cuarentena no se está laborando con normalidad en muchos de los sectores.

Los gremios ven la medida insostenible

Catherine Wilson, vicepresidenta de la Cámara de Comercio y Servicio de Caroní (Camcaroní), señaló que en el edificio del gremio pasaron de pagar 5 millones a casi 300 millones de bolívares, cuando las visitas han bajado y no se están utilizando todos los locales.

Wilson señaló que no hicieron lecturas en los medidores, las tarifas fueron hechas sin un verdadero estudio y además de eso no se han hecho mejoras en el servicio. Así mismo expresó que en su comercio pasó de pagar 800 mil bolívares a 38 millones estando cerrado, mientras otro afiliado al gremio pasó a pagar casi 400 dólares en su empresa de metalmecánica.

“Más nunca ha hecho ni una pieza, ¿cómo te voy a pagar 400 dólares si no estoy haciendo absolutamente nada? (…) el comerciante está pagando un recibo de energía eléctrica que no está acorde con lo que él está consumiendo”, denunció la gremialista.

Wilson consideró injusto que el comercio informal y emprendedores que trabajan desde casa no están siendo tomadas en cuenta en dicho incremento, mientras los que sí pagan tributos e impuestos, son los más afectados por la  medida. “En el comercio formal estamos todos casi que en la ruina”, acotó.

  Camcaroní calculaba en junio que 30% de los afiliados habían cerrado sus puertas por no poder operar por la cuarentena

Para la vicepresidenta es necesario que haya comunicación y acuerdos entre entes privados y públicos y que haya aumento siempre y cuando el servicio no tenga fallas, se hagan inversiones y que todos paguen. “Va a pasar que muchas empresas van a seguir cerrando, el 2020 dejó muchas empresas cerradas y este año no pinta nada bonito”, dijo.

José Alfredo Olivo, presidente de Fedecámaras Bolívar, señaló que en uno de los locales que no abre desde marzo y, donde tiene la mayoría de los electrodomésticos desenchufados, le cobraron en diciembre 160 dólares por electricidad.

Señaló que desde Corpoelec informaron que se establecieron cuotas básicas en las que, así no se consuman deben pagarse, se incrementaron los planes y los kilovatios hora con montos establecidos en petros, los cuales no son negociables.

Desde el gremio concuerdan en que se necesita una tarifa que permita a Corpoelec reinvertir en insumos, pero advierte que los aumentos deben hacerse por consumo, escalonados y en consenso con el sector productivo, para evitar que una mayor cantidad de compañías cierren.

“Siguen poniendo en el hombro de las empresas el tema del consumo eléctrico, sigue poniendo el tema de los impuestos, en caso de Caroní los impuestos son altos, son exorbitantes, aunque la empresa no trabaje, no produzca”, reclamó.

Para Olivo la paralización, el combustible, la semana radical y el aumento de las tarifas eléctricas son insoportables para el sector empresarial. Hizo un llamado a las autoridades para llegar a un consenso a nivel tributario y a sincerar las cifras de contagios de COVID-19, dado que cada región tiene una realidad distinta y necesitan trabajar.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/IlKCo7gVPIx2RQo4UGj1js
| https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Vecinos de edificios de Paseo Caroní exigen alumbrado y patrullaje tras aumento de robos de baterías y cauchos

Antisociales, sin ningún impedimento, están ingresando a las residencias a robar los vehículos. Cauchos y baterías son las partes más hurtadas por los delincuentes. | Foto William Urdaneta

Familia de José Jiménez exige a Sidor pago de la liquidación y reembolso de gastos médicos

Aunque la esposa del exdirector laboral firmó la liquidación hace aproximadamente un mes, cada vez que consultan el estatus del pago, desde la estatal solo responden que deben esperar por el área de finanzas.

Una década preso y ninguna prueba en su contra: la historia del ferrominero Rodney Álvarez

Hace apenas nueve días Álvarez recibió sentencia. Al contrario de lo que esperaba la defensa, los trabajadores y su familia, fue declarado culpable. Este jueves cumple 10 de los 15 años a los que fue condenado. | Diseño Roberth Delgado

Delegados sidoristas jubilados forzosamente hace cuatro meses exigen al ministro del Trabajo ser reenganchados

Desde el 15 de febrero dejaron de recibir su salario. Los retiraron sin que se les informara seis meses antes, sin un plan de jubilación y sin acuerdo entre las partes. | Foto William Urdaneta

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Una década preso y ninguna prueba en su contra: la historia del ferrominero Rodney Álvarez

Hace apenas nueve días Álvarez recibió sentencia. Al contrario de lo que esperaba la defensa, los trabajadores y su familia, fue declarado culpable. Este jueves cumple 10 de los 15 años a los que fue condenado. | Diseño Roberth Delgado

“Si valieran la Constitución y el Código Penal, Rodney Álvarez no debería estar preso ni un día más”

Durante estos 10 años preso, el trabajador ferrominero ha sufrido violaciones al debido proceso y nulas garantías de un juicio justo. Su caso ha sido rechazado internacionalmente, sin generar las presiones suficientes para su liberación. | Foto Jhoalys Siverio

Delegados sidoristas jubilados forzosamente hace cuatro meses exigen al ministro del Trabajo ser reenganchados

Desde el 15 de febrero dejaron de recibir su salario. Los retiraron sin que se les informara seis meses antes, sin un plan de jubilación y sin acuerdo entre las partes. | Foto William Urdaneta

Escasez de combustible pone freno a la cadena de suministros y la actividad productiva en el país

El Observatorio Digital de la Productividad de Fedecámaras, en su estudio sobre el impacto en la cadena de suministros ante la escasez de diésel y gasoil en Venezuela, informó que 89,4% de las empresas encuestadas tiene problemas para adquirir combustible. | Foto William Urdaneta

Juramentan nueva directiva de Asocomercio San Félix

“Solos llegamos rápido, pero juntos llegamos más lejos”, expresó Miguel Gómez Hernández, nuevo presidente de Asocomercio San Félix | Foto cortesía

Un sector sindical adverso al gobierno muestra intención de participar en elecciones regionales

La candidatura de Américo De Grazia es respaldada por Henry Arias (Alcasa) y Manuel Díaz (Venalum). En cambio, la Intersectorial de Trabajadores de Guayana (ITG) rechaza la convocatoria del CNE por considerar que faltan condiciones para unas elecciones justas. | Foto William Urdaneta