sábado, 8 de mayo de 2021 | 11:41 PM

Consejo de Administración de la OIT discute medidas contra gobierno de Maduro ante violaciones laborales

Trabajadores aguardan una posición firme del organismo multilateral ante el incumplimiento de los convenios 26, 87 y 144 que refieren a los métodos de fijación de salario, la libertad sindical, la discusión tripartita y el diálogo social. | Foto William Urdaneta

Trabajadores aguardan una posición firme del organismo multilateral ante el incumplimiento de los convenios 26, 87 y 144 que refieren a los métodos de fijación de salario, la libertad sindical, la discusión tripartita y el diálogo social. | Foto William Urdaneta

@g8che

Tras casi dos años de publicarse el informe de la Comisión de Encuestas, el órgano de investigación más importante de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), las medidas contra el Estado venezolano por el incumplimiento de convenios y violaciones laborales serán discutidas este sábado.

Al contrario del consejo pasado donde solo se tomaría nota de las respuestas del gobierno, desde la OIT invitaron al Consejo de Administración 341 a tomar acciones luego de las pocas respuestas del Gobierno venezolano para atender la crisis laboral en el país.

Dirigentes sindicales y centrales de trabajadores han solicitado una actuación más contundente de cara al Consejo de Administración 341, en el que está previsto que se tomen estas decisiones, luego de que en noviembre de 2020 se postergaran las medidas a tomar por falta de consenso de los miembros participantes.

En 2019, la OIT, a través de la Comisión de Encuestas, presentó un informe donde documentó violaciones laborales como la detención de trabajadores, amedrentamientos contra organizaciones gremiales y sindicales y la violación de convenios.

 

Aunque el proceso de diálogo suele tomar tiempo, la Organización Internacional del Trabajo tiene una cierta influencia y a veces termina convenciendo a los gobiernos que tomen medidas”.

En dicho documento recomendó al gobierno reactivar el diálogo entre empleadores, trabajadores y Estado, asegurar la existencia de un clima desprovisto de amenazas, intimidación u otra forma de agresión, la liberación de empleadores y sindicalistas y medidas que garanticen el estado de derecho.

El gobierno de Nicolás Maduro, desde inicio del 2021, instaló mesas de diálogo con las organizaciones de empleadores y de trabajadores, entre las que incluyó a la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras), la Federación de Artesanos, Micros, Pequeñas y Medianas Industrias y Empresas de Venezuela (Fedeindustria), la Central Bolivariana Socialista de Trabajadores de la Ciudad, el Campo y la Pesca (CBST-CCP) y la central Alianza Sindical Independiente (ASI).

Aunque representantes gubernamentales alegaron a la OIT que esperaban continuar con las conversaciones y solicitaron asistencia técnica para determinar, con criterios objetivos, la representatividad de organizaciones de empleadores y trabajadores en el país, esto no ha significado mejoras ni un cambio de postura de las acciones del gobierno.

Continúa la imposición de contratos, presiones contra gremios, detención de trabajadores y representantes de organizaciones laborales, pocas garantías para una consulta tripartita efectiva y ataques contra dirigentes y gremios.

El 18 de marzo, la Asamblea Nacional oficialista rechazó supuestas solicitudes de sanciones contra el gobierno por parte de Fedecámaras. “Lamentamos mucho que Fedecámaras esté planteando ante la OIT que aplique sanciones contra Venezuela y que niegue el diálogo emprendido desde el Ministerio del Trabajo”, expresó el diputado oficialista Francisco Torrealba, quien se había reunido con el gremio.

Buscar el diálogo

Desde la publicación del informe, el gobierno desestimó lo documentado y aunque en las primeras instancias el Estado venezolano podía recurrir a la Corte Internacional de Justicia, los voceros estatales rechazaron acudir a este organismo que tenía capacidades de modificar, desaprobar o confirmar dicho documento, de acuerdo con lo que explicó Enrique Marín, exfuncionario de la OIT.

Organizaciones gremiales de los trabajadores reiteraron ante la OIT que el diálogo social es inexistente y, en cambio, se ha agravado la persecución laboral | Foto William Urdaneta

El especialista indicó a Correo del Caroní en una entrevista a principios de marzo, que al no aceptarse recurrir al CIJ, el gobierno debe acatar las recomendaciones de la organización, aunque advierte que a los gobiernos no se les impone ni se les sanciona en estas instancias.

“Lo importante de aquí es ver de qué manera el gobierno se engancha en un diálogo con la OIT”, dijo Marín. “Aunque el proceso de diálogo suele tomar tiempo, la OIT tiene una cierta influencia y a veces termina convenciendo a los gobiernos que tomen medidas”, agregó.

Estima que dependiendo de lo que se discuta en el consejo, la OIT pueda contribuir a que el gobierno se siente con empleadores y trabajadores para la discusión de salarios mínimos. “La presión de la OIT puede ayudar”, insistió.

Más del autor

Defensa de Rodney Álvarez exige agilizar juicio tras dos audiencias sin avances por falta de testigos

Consideran que el retraso es otra medida dilatoria del caso, el cual ha pasado por 10 reanudaciones, mientras el ferrominero está proximo a cumplir 10 años sin sentencia. | Foto cortesía

Observatorio Venezolano de Finanzas: actividad económica cayó 33,7% en un año

Los especialistas señalan que mantener una productividad petrolera por encima de los 500 mil barriles diarios, sería la alternativa para lograr levantar de a poco la economía. | Foto William Urdaneta

Jubilados de industrias de Guayana introducen amparo constitucional para exigir que se reactive el seguro médico  

Desde 2018 con la aplicación del memorando 2792 las contrataciones colectivas y sus beneficios fueron eliminados, algo que los jubilados quieren cambiar, ante el desamparo que ello implica en materia de salud. | Foto cortesía

Producción de maíz en Bolívar cae 50% en el último lustro de siembra

El municipio bolivariano Angostura (antiguo Raúl Leoni) producía hace cinco años atrás 20 mil hectáreas de maíz, el doble de lo que estiman sembrar esta temporada. Esta semana empezó el suministro de gasoil a algunos productores. | Foto William Urdaneta

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Trabajadores de Bauxilum Los Pijiguaos advierten retaliaciones tras denuncias por precariedad laboral

Delegados de prevención de la estatal señala que la empresa busca medidas sancionatorias contra los empleados que han visibilizado las condiciones laborales, alimentarias y de salud desfavorables. | Foto cortesía

Extrabajador de Venalum diseña piezas para Renault en España y trabaja en la generación de energía limpia

Jesús Álvarez dedicó 30 años a la industria del aluminio en Guayana. Aunque quedaron proyectos pendientes por desarrollar, en España ha potenciado procesos productivos en la industria automotriz y colaborado con un mundo menos contaminado. | Foto cortesía

Trabajadores de Guayana que emigraron tras ruina de empresas básicas potencian industrias en el exterior

Venezuela protagoniza la segunda ola migratoria más importante del mundo. 5 millones de venezolanos han salido forzadamente del país producto de una crisis sin precedentes, que arrastra a los trabajadores de Guayana que hoy desde el exilio relatan sus aprendizajes y añoranzas desde sus nuevos empleos. | Foto William Urdaneta

Un joven ingeniero de Guayana potencia el almacenamiento y distribución de una industria de bebidas clave de Chile

Con limitados recursos económicos, César Morales se instaló en Chile y ha podido ascender laboralmente, tras su experiencia en la estatal Sidor en la que soñaba trabajar para seguir los pasos de su abuelo | Foto cortesía

Producción de maíz en Bolívar cae 50% en el último lustro de siembra

El municipio bolivariano Angostura (antiguo Raúl Leoni) producía hace cinco años atrás 20 mil hectáreas de maíz, el doble de lo que estiman sembrar esta temporada. Esta semana empezó el suministro de gasoil a algunos productores. | Foto William Urdaneta

Una guayanesa prestada a la industria siderúrgica en Argentina sueña con volver y reimpulsar Corpoelec

La ingeniera María Elena Riego considera que volvería luego de un cambio de gobierno y mejoras sociales y económicas. Por ahora, aporta en los sistemas de gestión de la calidad en una industria argentina. | Fotos cortesía | Archivo