domingo, 20 de junio de 2021 | 11:48 AM

Colas de gasolina: necesidad y negocio

Desde el 2019 la escasez de combustible congestiona las calles de Ciudad Guayana. Desde el amanecer hasta el anochecer los conductores permanecen junto a sus vehículos hasta lograr surtir el tanque. Entre tanto, atracos, accidentes cardiovasculares, accidentes de tránsito, bachaqueo de puestos para surtir y reventa de bidones de gasolina forman parte de la experiencia de hacer la cola, en la que cada estación de servicio tiene su particularidad.

lauroracb@gmail.com

Desde que la luz del sol comienza a bañar la cúspide de edificios y tejados de Ciudad Guayana, o incluso antes, cuando todavía la noche impera, transportistas, padres, madres, hijos mayores y ancianos inician lo que será una jornada de hasta tres días en cola para surtir gasolina.

Entre las estaciones de servicio Antonio de Berríos y San Rafael, ambas en San Félix, hay una hilera casi interminable de carros de distintos tamaños. Se aglomeran sobre el asfalto, por el que corren las aguas negras que manan desde el colegio Cecilio Acosta, justo al lado del módulo de Manoa, hasta mojar las botas de alguien que se encuentra agachado, sujetando una manguera de va desde el tanque de su carro hasta la boca de un bidón: va a revender el combustible.

Unos conductores se echan a dormir, se tapan el rostro con una gorra y sacan los pies por la ventana del carro, como quien se resigna a la idea de permanecer ahí por más de cinco horas, mientras otros se reúnen entre sí para conversar, para soportar el tedio.

Puede que distintas caras se reúnan en el lugar, con distintas historias, distintas experiencias, y tal vez algunas no lleguen a coincidir entre sí. Pero todas esas caras convergen en un punto, en la misma expresión facial: resignación y cansancio.

Así se encontraba Carlos Parra, recostado de una pared, intentando aceptar la faena como su nueva realidad. Carlos pasa tres días en la cola de gasolina para llenar el tanque de su camioneta pickup de 8 cilindros. Necesita 70 litros de gasolina para llenarla, de los cuales solamente le surten 20 o, con suerte, 40.

Carlos es cabeza de hogar. Su rostro curtido por el sol revela que no es la primera vez que le toca esperar por combustible, y a veces, sin sombra que lo cobije. Tiene que elegir entre soportar el calor dentro de la camioneta o la luz del sol fuera de ella.

Este hombre no puede trabajar, ni llevar a sus hijos al colegio. Cuenta que en una ocasión estuvo desde un domingo en la tarde hasta un martes en la tarde esperando poder llenar, a medias, el tanque de su camioneta. A pesar de esto sonríe y entre sus compañeros comenta que tampoco se ha bañado.

Mientras esto sucede, por las calles va pasando Yusmeli, vendiendo catalinas. Se vino desde la terminal de San Félix para vender su producto a quienes hacen la cola. Ella es testigo de lo que a diario sucede en el lugar, en una cola que ella lucha por no tomar como algo normal. Asegura con orgullo que en esas estaciones de servicio no ha presenciado atracos pero lamenta darse cuenta de que no todos están ahí porque necesitan el combustible sino porque negocian con él.

Yusmeli confirma lo que todos han visto pero nadie se atreve a pregonar: ella ve cómo los Guardias Nacionales meten en la fila a familiares y amigos mientras padres, madres, ancianos sacrifican su tiempo para poder surtir.

Al otro lado del puente, hacia Puerto Ordaz, la situación no cambia.

“Señora si usted quiere entrar entre los 200 tiene que venirse temprano porque a las 3 de la mañana repartimos tickets”, explica un policía a Belkys Santiago, de 58 años y de un mes sin surtir combustible.

Bellkis camina desde Villa Asia hasta Alta Vista, y enfrenta la faena del día a pie. Sus ojos se encienden de ira al hablar de lo que ella denomina “el bachaquerismo de combustible”, mientras relata lo ocurrido en la cola de la estación de servicio de Alta Vista, diagonal a la Plaza Monumento a la CVG. Ahí intentaron venderle 20 litros de gasolina por 10 dólares. El monto se había duplicado para diciembre.

“¡Se priva uno de muchas cosas!”, protesta. Hasta de beber agua porque no hay donde orinar. Ella solo opta por enjuagarse la boca cuando le da sed. Fue testigo de cómo un motorizado le arrancó el teléfono de la mano a una muchacha que pernoctaba en su carro para surtir combustible a las 5:00 de la mañana, y de cómo un hombre compró cinco puestos delante de ella en la cola y se fue mientras ella se quedó toda la noche aguardando.

Desde entonces prefiere caminar. “Venden los puestos en 10 dólares. No voy a estar manteniendo a sinvergüenzas”.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/IlKCo7gVPIx2RQo4UGj1js
| https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Dirigencia estudiantil de la UDO San Félix denuncia politización partidista de la crisis universitaria

Este martes hubo una protesta organizada por la autoridad universitaria, dirigencia sindical y miembros del Frente Amplio. Dirigentes estudiantiles denunciaron que fueron excluidos de la convocatoria. | Foto cortesía

Denuncian invasión de apartamento de Residencias Alta Vista por parte de miembro de la junta de condominio

Los vecinos solicitan con urgencia que la dueña legítima del apartamento invadido y las autoridades acudan al sitio. | Foto William Urdaneta

Choque deja con fractura craneal a conductor de autobús de Transbolívar que tenía los cauchos desgastados

Trabajadores atribuyen el accidente contra la parada BTR frente al parque Cachamay a la falta de mantenimiento. Entre 2020 y lo que va de año han ocurrido al menos 10 accidentes laborales por el deterioro de las unidades. | Foto cortesía

Exigen apertura de oficinas del Saime en municipios del sur de Bolívar para tramitar documentos esenciales

Desde hace cinco años, habitantes del sur del estado Bolívar deben recorrer más de 100 km hasta la oficina más cercana del Saime, en Upata, para cedularse. La crisis del combustible y el costo para movilizarse limita mucho más el acceso a documentos esenciales | Foto William Urdaneta

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Una década preso y ninguna prueba en su contra: la historia del ferrominero Rodney Álvarez

Hace apenas nueve días Álvarez recibió sentencia. Al contrario de lo que esperaba la defensa, los trabajadores y su familia, fue declarado culpable. Este jueves cumple 10 de los 15 años a los que fue condenado. | Diseño Roberth Delgado

“Si valieran la Constitución y el Código Penal, Rodney Álvarez no debería estar preso ni un día más”

Durante estos 10 años preso, el trabajador ferrominero ha sufrido violaciones al debido proceso y nulas garantías de un juicio justo. Su caso ha sido rechazado internacionalmente, sin generar las presiones suficientes para su liberación. | Foto Jhoalys Siverio

Delegados sidoristas jubilados forzosamente hace cuatro meses exigen al ministro del Trabajo ser reenganchados

Desde el 15 de febrero dejaron de recibir su salario. Los retiraron sin que se les informara seis meses antes, sin un plan de jubilación y sin acuerdo entre las partes. | Foto William Urdaneta

Escasez de combustible pone freno a la cadena de suministros y la actividad productiva en el país

El Observatorio Digital de la Productividad de Fedecámaras, en su estudio sobre el impacto en la cadena de suministros ante la escasez de diésel y gasoil en Venezuela, informó que 89,4% de las empresas encuestadas tiene problemas para adquirir combustible. | Foto William Urdaneta

Juramentan nueva directiva de Asocomercio San Félix

“Solos llegamos rápido, pero juntos llegamos más lejos”, expresó Miguel Gómez Hernández, nuevo presidente de Asocomercio San Félix | Foto cortesía

Un sector sindical adverso al gobierno muestra intención de participar en elecciones regionales

La candidatura de Américo De Grazia es respaldada por Henry Arias (Alcasa) y Manuel Díaz (Venalum). En cambio, la Intersectorial de Trabajadores de Guayana (ITG) rechaza la convocatoria del CNE por considerar que faltan condiciones para unas elecciones justas. | Foto William Urdaneta