viernes, 21 de enero de 2022

titi

Jesús Uricare: “Papi, quiero ir a Trinidad porque estoy flaquito”

El gobierno de Trinidad y Tobago deportó a 16 niños venezolanos y a sus madres en dos lanchas, el domingo 22 de noviembre, después de detenerlos cuando entraban a la isla sin visas. Regresaron a Trinidad al día siguiente y permanecen aislados en cuarentena por el coronavirus. La defensa alega que buscan protección por razones humanitarias y pide que sean reunificados con los padres que están en Trinidad. Sin embargo, el gobierno del primer ministro trinitario Keith Rowley los considera migrantes ilegales y exige que regresen a Venezuela. Al menos seis de los niños tienen medidas de protección de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Se espera la decisión de la justicia trinitaria.

Artículos más leídos

Kapé Kapé: En hospitales de Nabasanuka y San Francisco de Guayo en el Bajo Delta no hay médicos

La organización Kapé Kapé denunció que el hospital de Nabasanuka tiene cinco años sin médico fijo. Los profesionales que han sido enviados permanecen solo de dos a cuatro meses.

Grupo armado arremete contra comunidades indígenas tras intento de ocupación de galpón en Km 86

Las comunidades Sororopan, Inaway, San Miguel, Araima Tepui y Hoboshirima piden al gobierno desmantelar los grupos criminales y garantizar la seguridad física del pueblo indígena y sus autoridades legítimas. Mantienen cerrada la troncal 10, que comunica con Brasil, hasta tanto no se presenten las autoridades.

Nuevo enfrentamiento en Barrancas del Orinoco al sur de Monagas deja dos fallecidos

El nuevo enfrentamiento se registra en medio del plan que ejecuta la Fuerza Armada Nacional Bolivariana en la localidad.

Asesinan a dirigente oficialista del sector construcción en Puerto Ordaz

Ángel Jonás Espinoza, expresidente del Frente Unido de Trabajadores Socialistas del estado Bolívar y secretario general de la UBT, fue emboscado cuando se trasladaba a su casa.

Vecinos de Naricual aseguran que extracción ilegal de combustible no es nueva en la zona

Residentes aseguraron que el incidente coronó una serie de eventos que ellos previamente habían denunciado en noviembre, cuando un hecho de menor magnitud generó mucha angustia.