jueves, 17 de junio de 2021 | 4:38 AM

Muere el pemón Onésimo Fernández herido hace un año en la masacre de Kumarakapay

El indígena había sido hospitalizado el 23 de febrero por la lesión en la médula espinal que lo sumió desde hace un año en la paraplejia luego de recibir un balazo en el ataque militar contra la comunidad de Gran Sabana.

mramirezcabello@gmail.com

El indígena pemón, Onésimo Fernández, uno de los heridos de mayor gravedad en el ataque militar del 22 de febrero de 2019 contra la comunidad de Kumarakapay, murió en la noche de este martes 10 de marzo en el Hospital Rosario Vera Zurita de Santa Elena de Uairén, en el municipio Gran Sabana, al sur de Bolívar.

Fernández fue hospitalizado el domingo 23 de febrero, un día después de cumplirse un año del ataque de fuerzas militares a su comunidad en 2019. El traslado fue motivado por el deterioro de su salud, la infección de una escara e intensos dolores ocasionados por la lesión en la médula espinal que lo sumió desde hace un año en la paraplejia.

   
El disparo causó una lesión de la médula espinal y fractura osteolítica de la vértebra L5 | Fotos María Ramírez Cabello | Archivo

El indígena pemón fue herido un día antes de la esperada entrada de ayuda humanitaria por la frontera con Brasil. Eran las 6:00 de la madrugada de ese viernes. Kumarakapay había manifestado, días antes, su respaldo al ingreso de la ayuda, coordinado por el presidente Juan Guaidó. Luego del paso de tres convoyes militares y el inicio de disparos por parte de uniformados militares, a Fernández lo hirieron primero con un perdigón. “Me aguanté”, recordó durante una entrevista a finales de enero de este año.

“Después, cuando mataron a una señora (Zoraida Rodríguez), yo fui a verla, allí me dispararon, al esposo también le dispararon por la espalda”, dijo en alusión a Zoraida y su esposo Rolando García, dos de las siete víctimas de los ataques violentos que ocurrieron desde el 22 de febrero en territorio pemón.

Los militares descendieron de los convoyes, luego de que los habitantes de Kumarakapay detuvieran a un vehículo militar que venía detrás. Aunque hubo un intento de mediación por parte de la comunidad, los militares dispararon indiscriminadamente.

Tras el ataque, Fernández fue trasladado al Hospital General de Boa Vista, en la capital del estado brasileño de Roraima, en donde permaneció siete meses. El disparo de arma de fuego penetró el cuerpo vertebral y causó una fractura osteolítica de la vértebra L5. La herida de bala en la región toracoabdominal evolucionó con lesión gástrica y paraplejia “debido a lesión de la médula espinal y la fractura traumática por proyectil”.

Cuando Fernández fue hospitalizado a finales de febrero de este año, su deterioro fue indetenible. El dolor se acentuó. Pese a los aportes de varias organizaciones y la colecta de recursos de los habitantes de Kumarakapay, dejó de comer y hablar. Sus hermanas y su madre lo acompañaban este martes en el hospital cuando murió pasadas las 6:00 de la tarde. “No hay nada que hacer, amaneció muy mal y solo está funcionando su corazón”, informó horas antes su hermana Yelitza Fernández.

 


La familia de Onésimo Fernández requiere con urgencia recursos para cubrir gastos fúnebres:

N° de Cuenta Corriente: 0102 0788 66 0000008507

C.I. 10.045.531 – Katiuska Tarife

Banco de Venezuela

Identificar como: Donación Onésimo. Contacto: 0416-1765749

 

El hombre de 49 años, artesano y agricultor, es la octava víctima de los ataques cometidos por fuerzas militares y civiles armados contra Kumarakapay y Santa Elena de Uairén entre el 22 y el 28 de febrero de 2019, en el marco del ingreso de la ayuda humanitaria, y la quinta víctima del pueblo pemón. En Kumarakapay también fueron asesinados Zoraida Rodríguez, su esposo Rolando García y Kliber Pérez, los dos últimos guías turísticos del tepuy Roraima, una de las maravillas naturales del sur de Bolívar.

La representación diplomática de Juan Guaidó en Brasil se solidarizó con el pueblo pemón a través de su cuenta en Twitter. “Lamentamos profundamente la muerte de Onésimo Fernández, un luchador pemón, víctima del ataque a Kumarakapay en febrero de 2019. Estuvimos con él en varias ocasiones mientras estuvo en Brasil. Nuestro abrazo solidario a sus familiares y a toda la comunidad pemón”.

Correo del Caroní publicó el 22 de febrero el especial #UnAñoDelAsaltoAlPuebloPemón en el que se relata la historia del pemón Onésimo Fernández, cuya familia espera ahora por recursos económicos para cubrir los gastos fúnebres y de traslado hasta la comunidad indígena de Kumarakapay.

 
Fernández estaba postrado en cama, desde el retorno de Brasil a Kumarakapay 
 

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/IlKCo7gVPIx2RQo4UGj1js
| https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

La actividad agropecuaria va a la cabeza del cambio del uso de la tierra en la Amazonía venezolana

La actividad agropecuaria en la Amazonía venezolana cubre un 2,3% y el uso minero, un 0,1%, según un estudio de Provita. Ambas actividades se han incrementado en las últimas dos décadas. Bolívar concentra los mayores registros de cambios del uso de la tierra. | Imagen referencial

Falla en microcentral deja sin energía eléctrica a comunidad indígena y posadas de Canaima

“Algunas posadas tienen sus propias plantas eléctricas, pero no hay gasolina para operar; el resto de la comunidad depende de la microcentral”, dijo un habitante de la comunidad indígena pemón. | Foto cortesía

Fenómeno de La Niña impulsa humedad atmosférica a niveles máximos en Ciudad Guayana

El investigador en Simulación y BioClimatología, Jorge Paolini, hace mediciones frecuentes y ha verificado que en la última semana la humedad ha registrado un promedio superior al 80%. | Foto cortesía

Sidor produjo menos de 1% de su capacidad instalada en todo el 2020

La producción de acero de la Siderúrgica del Orinoco durante el año pasado es el equivalente a un día y medio de 2007, cuando alcanzó la cúspide con un récord productivo en manos de la ítalo-argentina Techint.  

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Chavismo se asegura control político y económico de la frontera con Brasil

A un año del asalto al municipio Gran Sabana, el diputado Américo De Grazia y el exalcalde y dirigente indígena, Ricardo Delgado, analizan la estrategia y la urgencia del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) por controlar política y económicamente este extremo sur de la frontera.

El día que pasó lo que pasó

Morelia Morillo tiene casi 20 años viviendo en el municipio Gran Sabana, fronterizo con Brasil. El 22 de febrero de 2019 su vida, y la de su comunidad, cambió: la masacre de Kumarakapay fue la puerta de entrada para la militarización y la intimidación de esta tierra paradisíaca.

La represión militar hundió a Kumarakapay en un dolor permanente

Zoraida Rodríguez fue la primera víctima del ataque del Ejército a la comunidad indígena pemón en la madrugada del 22 de febrero de 2019. Su esposo, Rolando García, también fue herido y murió 10 días después. Su hija Zorailys, de 19 años de edad, revive esos días de dolor y el desplazamiento forzado a suelo brasileño.

Cuando la memoria se abre con cautela

La periodista Minerva Vitti comparte el relato de una habitante de una comunidad indígena que vivió el miedo y la zozobra de aquellos días, cuando existía la amenaza perenne de que los militares entrarían a todas las comunidades indígenas a militarizar. Cientos fueron desplazados forzosamente. El miedo aún vive en Gran Sabana.

Una bala sumió al pemón Onésimo Fernández en la paraplejia

El indígena pemón de 49 años tiene meses postrado en una cama, tras una lesión en la médula espinal y fractura de vértebras. Militares le dispararon en el abdomen la madrugada del 22 de febrero de 2019 cuando se acercó a Zoraida Rodríguez, minutos después de ser herida frente a su casa en Kumarakapay..

Familias de pemones asesinados en Kumarakapay solo conocen la impunidad a un año de la masacre

El Ministerio Público ha guardado silencio luego del ataque militar, en febrero de 2019, a la comunidad San Francisco de Yuruari en Santa Elena de Uairén, en donde perdieron la vida tres indígenas en un desborde de la violencia estatal contra los pueblos aborígenes al sur del estado Bolívar.