miércoles, 5 de mayo de 2021 | 11:13 PM

La jubilación forzada de Ramón Gómez para silenciar a los cevegistas

Luego de 28 años como trabajador regular, en 2008 decidió participar en las elecciones del Sunep-CVG hasta llegar al cargo de secretario general de la organización y empezar a sufrir la persecución de Hugo Chávez y de Maduro contra el movimiento sindical.

Ramón Gómez perdió casi todo en un año. La sede de la organización que preside, el Sindicato Único Nacional de Empleados Públicos de la Corporación Venezolana de Guayana (Sunep-CVG) y su cargo como trabajador activo de la corporación.

Ahora sigue siendo el secretario general de un sindicato sin sede, a ratos un taxista y un comerciante de alimentos en la que fue la ciudad emblema del movimiento sindical de Venezuela.

Pero no siempre fue así. Gómez, un técnico superior universitario en administración de empresas, llegó como muchos en 1986 a Ciudad Guayana a trabajar a la casa matriz con el cargo de Contador I. Con el tiempo fue uno de los fundadores la gerencia de Licitaciones y Contratos de la CVG y ascendió a cargos como Contador II y Administrador de contratos I, II y III, en proyectos como el de la autopista que conecta Ciudad Bolívar y Puerto Ordaz, Puerto Ordaz y Upata y la construcción del puente Angostura entre los estados Bolívar y Anzoátegui.

Luego de 28 años como trabajador regular, en 2008 decidió participar en las elecciones del Sunep-CVG, donde fue electo como secretario de acta y correspondencia entre el período 2008 y 2011. Allí llevó la agenda de actividades del sindicato y control de archivos y correspondencias que pasaban por la agrupación de trabajadores, en tiempos del impulso del control obrero aupado por Hugo Chávez dentro del Plan Guayana Socialista 2009-2019.

En 2013, en plenas manifestaciones por la discusión de los contratos colectivos y la necesidad del movimiento sindical de recuperar las organizaciones, se lanza como secretario general del sindicato, resultando electo con un 78% de los votos.

Firmó el contrato colectivo en 2014, cuando la CVG era presidida por el general Carlos Osorio; participó en protestas desde 2015 por el cumplimiento de los contratos colectivos y en 2018, junto a otras organizaciones, Sunep-CVG lideró las protestas en contra de la imposición de las tablas salariales, que aplanó la defendida meritocracia en las empresas básicas.

Desde entonces, Sunep-CVG, junto a otros sindicatos, participan en la Intersectorial de Trabajadores de Venezuela, una de las pocas plataformas aún en pie en defensa de la libertad sindical. El liderazgo de la organización lo han hecho blanco de las represalias del régimen de Nicolás Maduro, que ha usado distintos mecanismos para silenciar al movimiento sindical en el país, como el que le aplicaron a Gómez: jubilación forzada y hostigamiento policial.

Aunque apeló su caso ante la Inspectoría del Trabajo (dirigida ahora por un exsindicalista militante del Psuv) y en los Tribunales del trabajos, sigue sin respuesta.

A pesar de la persecución y la paralización de la mayoría de las empresas de la Corporación Venezolana de Guayana, Gómez sostiene: “Este país va a volver a la prosperidad bajo otro modelo económico, bajo otro sistema político y sobre todo y por supuesto bajo otros gobernantes”.

Más del autor

Jubilados de industrias de Guayana introducen amparo constitucional para exigir que se reactive el seguro médico  

Desde 2018 con la aplicación del memorando 2792 las contrataciones colectivas y sus beneficios fueron eliminados, algo que los jubilados quieren cambiar, ante el desamparo que ello implica en materia de salud. | Foto cortesía

Producción de maíz en Bolívar cae 50% en el último lustro de siembra

El municipio bolivariano Angostura (antiguo Raúl Leoni) producía hace cinco años atrás 20 mil hectáreas de maíz, el doble de lo que estiman sembrar esta temporada. Esta semana empezó el suministro de gasoil a algunos productores. | Foto William Urdaneta

Familiares de joven muerto en alcantarilla reparan calles perforadas durante la búsqueda

La calle Oriente de la urbanización Orinoco fue perforada, pues las bocas de visita de las alcantarillas estaban cubiertas con asfalto. | Foto cortesía Twitter @malvadoelvis

Expertos laborales: promesa de Maduro sobre beneficios contractuales es vacía y sin diálogo social

En Bolívar desde hace más de cinco años no se firman contrataciones colectivas. Además, los sindicatos legítimos han sido desmantelados sin posibilidades de hacer elecciones. | Foto cortesía

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Rubén González, 17 meses encarcelado injustamente en una prisión militar

El dirigente sindical de Ferrominera Orinoco fue condenado -el 13 de agosto de 2019- a 5 años y 9 meses de cárcel por un tribunal militar, por los cargos de ultraje al centinela y ultraje a las fuerzas armadas. Su vida peligra, mientras organizaciones nacionales e internacionales reclaman su libertad.

José Hidalgo, “el men” que hace 15 años incursionó en la vida sindical y terminó encarcelado

El 14 de diciembre de 2018 fue detenido dentro de la estatal Venalum en medio de una protesta que paralizaba los despachos de aluminio, junto a otros tres trabajadores: Andrés Rojas, Noel Gerdez y Ernesto Morillo. Fueron liberados el 29 de febrero de 2019.

Por una Venezuela de empleos dignos y trabajadores libres de persecución

La defensa del trabajo se ha convertido en una actividad de alto riesgo en Venezuela y, especialmente, en Guayana donde germinaron importantes conquistas en el marco de las hoy desaparecidas negociaciones colectivas. Correo del Caroní presenta hoy una serie de perfiles de trabajadores que dan cuenta del hostigamiento estatal, el cual no reposa ni en tiempo de coronavirus.

Rona Figueredo: “Pensar distinto me costó el trabajo”

El dirigente del sector briquetero ha sido blanco de la criminalización de la protesta laboral: primero se le impidió el acceso a la planta, luego le suspendieron el sueldo y, posteriormente, despedido.

Félix Yépez: “A nadie le gusta que lo metan preso, que le quiten el salario”

Desde 2018 Yépez es el rostro visible de un malestar mayor para los empleados: la ausencia de condiciones de trabajo dignas y contrato colectivo. El rechazo a estos acuerdos le ha traído acusaciones de instigación al odio, imposibilidad de disfrutar del transporte de la empresa e incluso la persecución y el hostigamiento por parte de funcionarios de seguridad del Dirección de General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) y el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin).

El “delito” de Tania Rodríguez: reenviar un mensaje y preguntar si era cierto

La extrabajadora de Ferrominera fue despedida de la estatal del hierro por exigir el cumplimiento de las tablas salariales y negarse a participar en marchas oficialistas.