sábado, 18 de septiembre de 2021 | 6:26 AM

Damaris Cervantes, perseguida por denunciar la desidia en las centrales hidroeléctricas

La trabajadora de Corpoelec recibió la notificación de despido el día del apagón nacional. Semanas antes denunció la falta de mantenimiento en las centrales hidroeléctricas.

El 18 de febrero de 2019, Damaris Cervantes, trabajadora de Corpoelec y miembro de la Intersectorial de Trabajadores de Guayana (ITG), ofreció declaraciones a los medios de comunicación para advertir lo que era evidente: la falta de mantenimiento en las centrales hidroeléctricas del estado Bolívar.

Ese día, en compañía de José Cedeño, jubilado de Corpoelec, y Geovanny Zambrano, trabajador de la estatal, Cervantes denunció una serie de carencias en la dotación de uniformes e implementos de seguridad para los empleados. Además, aseguró que sólo hacían el 50% del mantenimiento a las máquinas por no contar con los insumos necesarios.

“Todo lo que se necesita para el mantenimiento de las unidades generadoras y el área de transmisión no lo tenemos (…) muchas veces ni contamos con un destornillador para atender una máquina. Asumimos el riesgo y trabajamos expuestos”, declaró Cervantes aquel día en el que empezó la persecución contra ella y sus dos compañeros.

Cervantes se refirió también a unas unidades generadoras en alto riesgo porque estaban por encima de su capacidad. Advirtió que su paralización podía implicar una destrucción de la central hidroeléctrica. Comparó esta alerta con lo que pasó en Rusia con la central hidroeléctrica Sayano.

El jueves 7 de marzo, a menos de un mes de sus denuncias, ocurrió el gran apagón nacional. Esa tarde, antes de que todo el país quedara sin electricidad, Damaris Cervantes recibió la notificación de despido. Tres días después, funcionarios del Servicio de Inteligencia (Sebin) estuvieron en casa de su hermana y de otros familiares, incluso vecinos, tratando de dar con su paradero.

Cervantes tuvo que exiliarse de Venezuela, luego que su compañero Geovanny Zambrano fuera detenido en dos oportunidades. Primero fue el 11 de marzo por parte de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), y al día siguiente lo detuvo el Servicio de Inteligencia (Sebin). En ambos casos lo interrogaron por el paradero de Damaris.

Las últimas declaraciones -desde el exilio- de la extrabajadora de Corpoelec, junto a José Cedeño, fueron a finales de marzo en una entrevista para Correo del Caroní, donde ambos afirmaron que continuarían los apagones por daños en los equipos y disminución en la capacidad de transmisión.

Más de un año ha transcurrido desde aquella advertencia que implicó su persecución política, es el mismo tiempo que varias regiones del país llevan padeciendo por el declive del sistema eléctrico con constantes apagones y fallas eléctricas, producto de la mala gerencia.

 

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Nuevo accidente en la vía El Tigre-Ciudad Bolívar dejó saldo de un fallecido y dos heridos

Este es el segundo sucesos registrado en la vía El Tigre-Ciudad Bolívar que ocurre en menos de una semana. El conductor de uno de los vehículos implicados fue aprehendido.| Foto cortesía

Misión de ONU: Complicidad de jueces, fiscales y aparato policial han agravado la crisis de DD HH en Venezuela

El segundo informe de la Misión Internacional Independiente de la ONU de Determinación de los Hechos sobre Venezuela concluye que el sistema de justicia ha fallado como un contrapeso de otras instituciones del Estado y ha dejado a solas a las víctimas de violaciones de derechos humanos, en especial, a los críticos del gobierno. | Foto DPA

Bolívar es el tercer estado del país con más femicidios durante primer semestre de 2021

La ONG Defiende Venezuela realizó el Foro Femicidios en Venezuela, en el que expuso los datos del monitoreo que realiza el Centro de Justicia y Paz y los estatutos legales internacionales que condenan este delito. | Foto Archivo

Tres fallecidos y un herido deja accidente vehicular en la vía El Tigre-Ciudad Bolívar

Un carro marca Mitsubishi impactó en la parte trasera de un camión cuando se trasladaba por la carretera que conecta los estados Anzoátegui y Bolívar, cerca del sector Morón, en el estado Anzoátegui. | Foto cortesía

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Rubén González, 17 meses encarcelado injustamente en una prisión militar

El dirigente sindical de Ferrominera Orinoco fue condenado -el 13 de agosto de 2019- a 5 años y 9 meses de cárcel por un tribunal militar, por los cargos de ultraje al centinela y ultraje a las fuerzas armadas. Su vida peligra, mientras organizaciones nacionales e internacionales reclaman su libertad.

El “delito” de Tania Rodríguez: reenviar un mensaje y preguntar si era cierto

La extrabajadora de Ferrominera fue despedida de la estatal del hierro por exigir el cumplimiento de las tablas salariales y negarse a participar en marchas oficialistas.

Félix Yépez: “A nadie le gusta que lo metan preso, que le quiten el salario”

Desde 2018 Yépez es el rostro visible de un malestar mayor para los empleados: la ausencia de condiciones de trabajo dignas y contrato colectivo. El rechazo a estos acuerdos le ha traído acusaciones de instigación al odio, imposibilidad de disfrutar del transporte de la empresa e incluso la persecución y el hostigamiento por parte de funcionarios de seguridad del Dirección de General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) y el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin).

La jubilación forzada de Ramón Gómez para silenciar a los cevegistas

Luego de 28 años como trabajador regular, en 2008 decidió participar en las elecciones del Sunep-CVG hasta llegar al cargo de secretario general de la organización y empezar a sufrir la persecución de Hugo Chávez y de Maduro contra el movimiento sindical.

José Hidalgo, “el men” que hace 15 años incursionó en la vida sindical y terminó encarcelado

El 14 de diciembre de 2018 fue detenido dentro de la estatal Venalum en medio de una protesta que paralizaba los despachos de aluminio, junto a otros tres trabajadores: Andrés Rojas, Noel Gerdez y Ernesto Morillo. Fueron liberados el 29 de febrero de 2019.

Rona Figueredo: “Pensar distinto me costó el trabajo”

El dirigente del sector briquetero ha sido blanco de la criminalización de la protesta laboral: primero se le impidió el acceso a la planta, luego le suspendieron el sueldo y, posteriormente, despedido.