martes, 28 de septiembre de 2021

Oscar Quijada: “¿Cómo nos vamos a ir de Guayana cuando la región nos ha dado todo?”

Desde 1984, Oscar Quijada está al frente de Librerías Latina, junto a su socia. Es una de las figuras de la región que ha logrado sortear las adversidades y mantener proyectos que son emblemas en Guayana y ejemplo de constancia, superación y fortaleza, bases para apostar por la recuperación y desarrollo de la región.

Desde 1984, Oscar Quijada está al frente de Librerías Latina, junto a su socia. Es una de las figuras de la región que ha logrado sortear las adversidades y mantener proyectos que son emblemas en Guayana y ejemplo de constancia, superación y fortaleza, bases para apostar por la recuperación y desarrollo de la región.

Fue en 1978 cuando nació Librerías Latina, con el sueño de dos inmigrantes españoles que vivían en el occidente de Venezuela, y vinieron a probar suerte en Guayana con el auge de las empresas básicas. En 1984 vino una segunda generación que hoy mantiene este proyecto que nació hace 43 años.

Oscar Quijada es uno de los socios de Librerías Latina que, pese a la situación país que ha afectado a toda la población, con constancia mantiene no solo a una organización comercial, sino que sigue apostando por Venezuela y Guayana.

Un año después de la llegada de Quijada a la sede ubicada en la carrera Upata del centro de Puerto Ordaz, se fundó la sede del centro comercial Zulia. En 2005 siguieron expandiéndose y abrieron Librería Latina en el Orinokia Mall, y hace cuatro años, una nueva sede se inauguró en el centro comercial Costa América.

Oscar Quijada figura como uno de los personajes en la región ejemplo de constancia, solidaridad y crecimiento, con un proyecto que se ha extendido y recibido a figuras como Facundo Cabral, Valentina Quintero y a Rafael Marrón González, entre otros. En entrevista para Correo del Caroní, compartió sus motivaciones y aspiraciones, ambas le permiten no desfallecer pese a la crisis económica que crece en Venezuela.

¿Cuáles han sido los obstáculos que les ha tocado superar? Sobre todo en los últimos años que se ha agravado la crisis económica.

Problemas hemos tenido muchos. La situación país ha sido bien delicada en nuestro ramo. La parte educativa ha tenido muchos altibajos, en función de las clases, las universidades, el sector privado ha ido mermando. Nos ha tocado reinventarnos, y en ese reinventarnos hemos pasado por problemas de liquidez, los bancos dejaron de prestarnos.

Entre las librerías nos hemos prestado apoyo, hemos estado equilibrando nuestro inventario para mantenernos en el mercado. Eso, en los años anteriores a la pandemia. La pandemia para nosotros ha sido una crisis, no somos sector priorizado, y tenemos que abrir una semana sí y otra no, y en cierto horario.

Como empresarios nos interesa la cultura. Estamos convencidos de que la cultura, el intelecto, hay que educarlo. De ninguna manera un país sale adelante sin educación”

Hemos pedido a los entes que nos dejen trabajar, ya que hemos sido consecuentes con los pagos de impuestos, de aseo urbano y eso es un gasto enorme que nos ha limitado la función de trabajo que tenemos. Algo que nos ha caracterizado en la organización es que nuestro principal activo es la gente, es nuestro personal. Nos hemos preocupado por ser un trabajo de familia, hemos tenido que invertir en nuestros trabajadores a nivel de cultura, de cursos, adiestramiento y pagos. Para mantenernos en el mercado nos ha tocado invertir en nuestro personal.

El incendio que golpeó a Librerías Latina

Además de estas adversidades, el 21 de agosto de 2020 la sede de la carrera Upata sufrió un incendio fortuito en el que perdieron gran parte del inventario, además de los daños que sufrió la infraestructura.

El incendio en la Librerías Latina de la carrera Upata mostró la solidaridad de la gente y ratificó en sus dueños la decisión de seguir apostando por Guayana

Para entonces enfrentaron el hecho de que los seguros no están ajustados a la hiperinflación y la dolarización en el país. Pero esta situación les permitió confirmar que la solidaridad que dan la reciben de vuelta, y la tuvieron de amigos, trabajadores, comerciantes vecinos y familiares.

“Ese día que se nos quemó el negocio, pasamos unos mensajes por WhatsApp que decían ‘se está quemando la librería Latina de la carrera Upata, necesitamos extinguidores’. Siento una complacencia porque aquí se presentaron todos los vecinos con sus extinguidores pequeños, medianos, grandes, gente con baldes de agua para apagar el incendio (…) Al día siguiente se presentaron los trabajadores con zapatos de trabajo y ropa para ensuciarse, sacamos tres camiones de escombros”, recodó Quijada.

Pese a la pérdida, ni a él ni a su socia les pasó por la mente cerrar. “No, dijimos, vamos a continuar. De este negocio dependen muchas familias.

Damos a gracias a Dios, nos ayudó la familia, los entes gubernamentales, bomberos, proveedores, empleados, vecinos”.Nunca se nos olvida que somos gente de aquí y a mí me duele lo que pasa aquí. Hemos hecho labor social en la librería”

En el país hay muchas librerías que han cerrado sus puertas. ¿Qué lo motiva a seguir, no solo en Venezuela, sino apostando por esta librería a pesar de la crisis?

La parte literaria, cultural, el crecimiento, no es lo que en este momento le interese más al país, al gobierno. La cultura no es lo primordial para esta situación que estamos viviendo. Como empresarios nos interesa la cultura. Estamos convencidos de que la cultura, el intelecto, hay que educarlo. De ninguna manera un país sale adelante sin educación.

Para Oscar Quijada, Librerías Latina se convirtió en una familia, cuyo legado es la labor social que realiza

Nunca se nos olvida que somos gente de aquí y a mí me duele lo que pasa aquí. Hemos hecho labor social en la librería. Desde la librería se hace labor social, buscar libros, llevar educación. Si algo nos interesó fue que todo lo que se quemó, se dañó, no lo vendimos, lo invertimos en las comunidades, lo llevamos a asentamientos campesinos, escuelas (…) ¿Cómo nos vamos a ir de aquí cuando la región nos ha dado todo? De ninguna manera las librerías deben fenecer. Eso sí, no vivimos de la librería, nos mantenemos de la papelería, por los libros como tal, es una parte mínima, pero la mantenemos.El legado es lo que estamos haciendo. Tenemos que dejar algo, enseñanzas, principios, valores, que esto se mantenga en el tiempo. Debe haber generaciones de relevo. Las personas pasan, las organizaciones quedan. Nosotros queremos que nuestra organización permanezca en el tiempo”

¿Cómo es el consumo de libros actualmente?

Ha bajado mucho. Más todavía con la situación pandemia. Me he vuelto lector de los libros PDF. La gente lee por PDF porque se está cuidando. Hemos tenido libros que nos ha tocado promocionar por las redes sociales. Hemos usado las redes sociales, tenemos un espacio que se llama efemérides diarias, un podcats (…) eso es lo que queremos, mantenernos. Tenemos una página y la gente compra por la página, tenemos delivery, pick up, en el reinventarnos es que nos estamos manteniendo.

El papel lamentablemente ha sido sustituido en el país.

Quijada lamenta que «la parte literaria, cultural, el crecimiento, no es lo que en este momento le interese más al país y al gobierno»

¿Cuál considera que ha sido la clave de su éxito o qué valores considera fundamentales para mantener proyectos como éste?

Nuestro éxito son los principios, los valores, la educación, lo intrínseco, nuestro yo ha florecido hacia la comunidad. Demos lo mejor de nosotros. Somos orgullosamente Rotarios. El dinero no hace la felicidad, es bueno tenerlo porque uno satisface muchas cosas, pero lo agradable es llevar sopa a una comunidad, dar comida a los hospitales (…) la gente sonríe y te dice gracias, la gente es agradecida. En los proyectos que hemos tenido como ciudad, siempre hemos contado con la comunidad. Tenemos que ser solidarios.

¿Qué legado le gustaría dejar en Guayana?

El legado es lo que estamos haciendo. Tenemos que dejar algo, enseñanzas, principios, valores, que esto se mantenga en el tiempo. Debe haber generaciones de relevo. Las personas pasan, las organizaciones quedan. Nosotros queremos que nuestra organización permanezca en el tiempo.

Ya dejamos de ser un negocio, una librería, ya lo llamamos familia, lo llamamos organización, nos regimos por metas, principios, objetivos, porque queremos permanecer. Queremos permanecer como gremio, como algo que hace una labor social. Si tenemos oportunidad de abrir otra librería en otro sector, lo vamos a hacer.

¿Tiene proyectos a futuro para esta misma organización?

En este momento no. Estamos con la última librería hermana (sede C.C. Costa América), estamos en mantenimiento. Esta pandemia nos ha dado duro. Mantenernos para nosotros es tan importante como no irnos.

Si eso nos da la oportunidad de en un futuro crecer, lo haremos. Creemos que la cultura es importante y hay que fortalecerla.

Por la libre expresión

A propósito de los 44 años de Correo del Caroní, Oscar Quijada aprovechó no solo para extender sus felicitaciones a la Casa de las Ideas, sino para reconocer los esfuerzos en defensa de la libre expresión.

“Gracias a Correo del Caroní por estos 44 años que se ha mantenido, al Dr. David Natera por mantenerse firme. Estoy seguro de que se querrá mantener en el tiempo con nosotros. Gracias también a esos periodistas que creen en la región, en nosotros, en la labor social. Vamos a mantenernos aquí, llegará un momento en que esto tendrá otra apertura y allí vamos a estar nosotros, firmes”, aseguró.

Más del especial aniversario

Nancy Gómez: “Cuando tienes el conocimiento, tienes libertad para tomar las mejores decisiones”

Luego de 40 años en el sector educación, la fundadora del Colegio Los Próceres de Puerto Ordaz y gremialista resalta la importancia de priorizar la enseñanza en el ámbito económico y formativo, y dignificar la labor del docente para el desarrollo de la sociedad.

COMPROMISO HISTÓRICO

CORREO del CARONÍ registra siempre en sus páginas y contenidos el acontecer regional, nacional y universal, con profesionalismo, autenticidad y solvencia ética. Sin concesiones.

Henri Gaspard: “A Guayana la vimos todos fallecer ante nuestros ojos y nadie, o la mayoría, no hizo nada”

El exdirigente gremial y empresario de Guayana sostiene que el sentido de pertenencia los ha hecho mantenerse en Guayana y en el país, con la esperanza de perdurar. Defiende que el proyecto Guayana es atípico. | Foto Roberto Mata

Gabriela Mazzerioli: “Es la desidia la que nos obliga a tomar por nuestras propias manos el rescate”

La propietaria de El Churrasco y presidenta de la Asociación de Comerciantes de Puerto Ordaz cuenta cómo han logrado sortear los obstáculos que la economía nacional y la falta de gobernabilidad le ha interpuesto al gremio comercial y a la pizzería más antigua de la ciudad | Fotos William Urdaneta

Evelio Lucero: “Siempre hubo un tema pendiente en esta ciudad, que la gente tomara las riendas de su destino”

Evelio Lucero acaricia los 79 años de vida con un marcado ineludible: la fotografía, el oficio que conoció en su periplo de bombero y que al llegar a Puerto Ordaz en 1964 le permitió instalarse en la ciudad, a cambio de una crónica gráfica sin la cual sería imposible repasar los “besos y las bofetadas” de una Ciudad Guayana que llora por el desastre actual y empuja desde sus entrañas un mejor porvenir.

Oscar Quijada: “¿Cómo nos vamos a ir de Guayana cuando la región nos ha dado todo?”

Desde 1984, Oscar Quijada está al frente de Librerías Latina, junto a su socia. Es una de las figuras de la región que ha logrado sortear las adversidades y mantener proyectos que son emblemas en Guayana y ejemplo de constancia, superación y fortaleza, bases para apostar por la recuperación y desarrollo de la región.

Para Pablo Artal, el camino a la transformación colectiva empieza por el ejemplo individual

El artista chileno, con más de seis décadas en Venezuela, vive en una especie de retiro en lo alto de una montaña al sur del país. Pero la minería en territorio indígena o la migración desenfrenada no son ajenas a su realidad. Cree que la concepción política está errada y considera que el colapso y deterioro del país es profundo, pero el cambio se gestará poco a poco partiendo del ejemplo que cada ciudadano haga. | Fotos Cortesía buscandoamigente.com

María Ruzza: “Este Gobierno nunca ha pensado en las clínicas como colaboradoras para proteger la salud de la comunidad”

Una burbuja donde nada falte al paciente. Así intenta definir siempre la ingeniera María Ruzza, gerente general de Clínicas Ceciamb, al centro de salud que junto a su esposo construyó en Ciudad Guayana. Tras 30 años de trayectoria en la ciudad, el servicio privado se mantiene pese a la crisis del sector salud con no pocos retos por superar.