La Cámara de Comercio de Caroní y la Cámara de Comercio de Caracas alertaron esta semana sobre la falta de recursos financieros para sostener e invertir en las actividades económicas y los problemas en la operatividad y la cobertura de gastos de la banca.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Gremios comerciales alertaron el grave impacto de la política de encaje impuesta por el Banco Central de Venezuela (BCV) que, coinciden, genera un retroceso productivo avivando el riesgo de cierre de más empresas. Un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), difundido esta semana, confirmó de hecho que la economía venezolana fue una de las cinco en contracción en la región en el primer trimestre de 2019 y una de las dos naciones con repliegue del producto interno bruto (PIB) al cierre de este año.

e acuerdo con cifras del BCV, la liquidez monetaria creció 32.956% entre julio de 2018 y el mismo mes de este año.         

El encaje legal es el porcentaje de los depósitos totales que un banco debe mantener como reserva obligatoria en el Banco Central. A finales de enero de 2019, la máxima autoridad monetaria informó que implementaría un objetivo de ancla cambiaria y la aplicación de un nuevo encaje legal de dos niveles: uno ordinario de 57% (antes de 31%) y uno marginal de 100% (antes 60%), a apenas siete días de haber derogado la aplicación del encaje especial sobre las reservas excedentarias de la banca implementado en septiembre de 2018.

Luis Arturo Núñez, presidente de la Cámara de Comercio e Industrias del municipio Caroní (Camcaroní), destacó que si bien la aplicación del encaje busca controlar la liquidez monetaria, ha sido desproporcionada en el caso de Venezuela. Controlas la liquidez, pero te quedas sin dinero para financiar las actividades económicas, recalcó, “obstaculizas el normal desenvolvimiento del sector comercial, genera un desestimulo en la producción y ¿qué va a hacer esto? Este año vamos a tener una caída en el producto interno bruto”.

El dirigente empresarial sostuvo que esta situación afecta la liquidez de los bancos, obligándolos a pedir préstamos y a elevar sus gastos con riesgos latentes de cierre. “La medida es correcta, el detalle está en el monto y las otras medidas que deben servir de complemento a la medida de encaje”, agregó.

Con esas otras medidas, Núñez se refiere al necesario control de la emisión de dinero inorgánico generado por el gobierno para cubrir el déficit fiscal.

Amenazas sobre la banca

La Cámara de Comercio, Industrias y Servicios de Caracas envió un comunicado al BCV en el que abogó por el ajuste de la política de encaje, debido a sus efectos. En primer lugar, el gremio señaló la significativa contracción del crédito bancario y precisó que el coeficiente de intermediación crediticia se redujo de 57,7% el 24 de agosto de 2018 a 18,1% el 5 de julio de 2019, de acuerdo con cifras del BCV.

“Pero más allá de este u otro indicador cuantitativo que exprese la seriedad de esta situación, están las vivencias de nuestros agremiados, quienes se encuentran desprovistos de los recursos financieros que provienen del crédito, en volumen suficiente para atender el giro de sus negocios, precisamente cuando el país reclama la recuperación de sus sectores productivos, comerciales y de servicios para incrementar la oferta y reducir el impacto de su insuficiencia como un factor estructural de la inflación”.

Las alertas del sector empresarial coinciden con la difusión de Cepal del informe anual Estudio Económico de América Latina y el Caribe 2019, en el que precisan que la economía de Venezuela se contraerá 23% este año.

El organismo prevé un crecimiento de 0,5% en la región al cierre del año, debido a la revisión a la baja en 15 de los 20 países de América Latina por el “deterioro generalizado que sufren las economías de la región”. Además del retroceso del PIB en Venezuela, en Argentina se proyecta una contracción de 5%.

El gremio detalló que los riesgos de inestabilidad de la banca podrían estarse incubando “toda vez que los márgenes que genera la actividad de ese sector resulten insuficientes para cubrir los gastos asociados a la prestación de los servicios, incluida entre ellos la inversión necesaria para asegurar la cobertura y calidad de los servicios bancarios”.

En consonancia con el presidente de Camcaroní, el gremio de Caracas indicó que de esta forma se compromete la fortaleza de la banca y su capacidad para atender los requerimientos de clientes y usuarios.

“Somos permeables a los objetivos de desaceleración inflacionaria y de los tipos de cambio que persigue la política de contención del crédito bancario del BCV, pero las vulnerabilidades que está generando la política de encajes en el sistema económico son de tal severidad que nos conmina a plantear si tales objetivos podrán alcanzarse con una combinación de instrumentos de política que no sean portadores de los trastornos que hoy padecen la banca y las empresas no financieras del país”, puntualizó.

Template by JoomlaShine