jueves, 24 de junio de 2021 | 11:49 AM

Chelsea se lleva un gran botín de su visita a Bucarest

Con un polémico gol del francés Oliver Giroud, el Chelsea derrotó por la mínima diferencia al Atlético Madrid del Cholo Simeone quién tuvo un planteamiento ultra-defensivo

Bucarest.- Diego Simeone regresó al pasado, recuperó su espíritu más defensivo y transformó a su Atlético de Madrid en un rival menor, sin ataque ni contraataque, sin más que un plan conformista, conservador e insuficiente, castigado por la chilena de Olivier Giroud que premió al Chelsea y demostró que jugar al 0-0 no garantiza el empate, menos en el rigor de la Liga de Campeones, ahora pendiente para él de una victoria en la vuelta en Londres.

Es una competición que no espera a nadie. No admite matices. Necesita ambición. Si alguien la quiere, tiene que ir a ganarla. El Atlético aún tiene vida, pero menos que antes del inicio del duelo trasladado a Bucarest por las restricciones de la pandemia de la COVID-19, pero sobre todo ya no tiene excusa: debe ganar en Londres.

Esa premisa tan natural, tan ligada a la mentalidad ganadora que le ha dado Simeone, no lo fue tanto este martes. Si el técnico argentino salió a vencer su partido lo hizo en su manera más peculiar y más defensiva, más habitual en el pasado que en esta temporada, cuando el paso adelante generó tantos o más resultados.

Indudablemente, la fórmula defensiva ha dado réditos en muchas ocasiones, pero en otras tantas no. Y las veces que no lo dio se concentran muchas en la Liga de Campeones. Por ejemplo en Turín, hace dos años, en esta misma ronda de los octavos de final. O antes varias contra el Real Madrid, en sus visitas al Santiago Bernabéu.

Bucarest y el Chelsea son dos nombres que devuelven al Atlético de Simeone al origen. A aquella Liga Europa de 2012 que ganó en el estadio Nacional y a aquella Supercopa de Europa con la que apabulló al conjunto londinense en Mónaco. Era 2012. Son dos momentos imborrables. Pero son pasado. Sólo una parte -crucial- del relato.

La ambición del Atlético debe ir muchísimo más allá. No es aquel equipo que nada más iniciaba un recorrido impensable hacia su presente y que ni siquiera intuía, probablemente, que iba a alcanzar todo lo que ha alcanzado. Y, ni mucho menos, que iba a ser aspirante, con alguna presunción de favorito, cada vez que rebusca la deseada Liga de Campeones, hasta ahora un amor imposible.

Por eso, el Atlético fue más que decepcionante este martes. Su propio temor lo hizo menor a un adversario que, desde ninguna perspectiva desde la que se mire, es mejor que el conjunto rojiblanco sobre el papel. Quizá en presupuesto, o ya ni eso. Sí lo fue sobre el terreno de juego, porque sí fue a por el encuentro.

No lo hizo el Atlético, que ni siquiera en Múnich, quizá nada más en los primeros compases en Salzburgo o, sobre todo, en el primer tiempo contra el Real Madrid, había transmitido momentos de tal impotencia este curso para escapar de la presión, armar un ataque o conectar más allá de su medio campo con algún viso de algo más que una simple pérdida como evidenció todo el duelo. No tuvo ocasiones.

Quizá por el ruido de los últimos goles en contra -diez en los siete choques precedentes-, quizá por la predisposición natural del técnico a la consideración de la defensa como el principio de todo, quizá por el oponente, quizá por todo su despliegue por las bandas, quizá porque entendió que ese era el mejor camino para ganar o porque, en estos tiempos de tanta igualdad, el 0-0 local en la ida es, sin duda, un buen marcador, el Atlético surgió para refugiarse.

Desde esa perspectiva diseñó Simeone el encuentro. No fue una emboscada. Su plan no ofendió. No sacó partido el Atlético ni en ataque ni al contragolpe, al menos todo el que pretendía más allá de algún arreón trompicado y esporádico que siempre pareció más de lo que realmente fue, porque terminó sin una sola parada de Mendy.

El Atlético fue sólo defensa. Cierto que su oponente, por más balón e insistencia, por más presión o sensación, no le dañó nada en el estresante recorrido -en apariencia- hacia el descanso del equipo rojiblanco, ocupado en reducir a Hudson Odoi por su flanco zurdo y armado en torno a una línea de seis hombres en su repliegue, tan intensivo como hace tiempo no se recuerda, con Lemar y Correa como laterales extra a Marcos Llorente y Mario Hermoso.

Hasta el minuto 67, si el plan era el 0-0, le había salido bien, porque el Chelsea es lo que es. Hoy por hoy, un buen equipo sin más, que controló la pelota y desbordó poco. Y que no tiene el nivel del Bayern ni de los grandes aspirantes. Los únicos sobresaltos hasta entonces, dos nada más al cierre del primer acto, los provocó Timo Werner, tan peleado con el gol esta temporada con el Chelsea como el Atlético en sus duelos con el Levante.

El atacante alemán no remató como quería un buen centro de Hudson Odoi ni logró el gol que pretendía con su tiro dentro del área ante Jan Oblak. Ninguno de ellos, cierto es, en una posición ventajosa. Si el plan era además contraatacar, al Atlético no le fue tan bien, reducidos a casi nada Joao Félix, Luis Suárez o Correa en el ataque.

Pero jugar tanto a defender, a conservar, tiene un precio muy alto. No se juega con un marcador favorable, sino con un empate, siempre al filo de la derrota, del más mínimo detalle. Era el minuto 67, cuando un rechace lo remató de chilena Olivier Giroud. Pareció fuera de juego, lo revisó el VAR… No lo fue. El balón procedía de Mario Hermoso. Sólo por interés lo mereció el Chelsea, sólo por conformismo lo mereció el Atlético. Queda Londres. Al equipo rojiblanco sólo le vale ganar.

– Ficha técnica:

0 – Atlético de Madrid: Oblak; Llorente, Savic, Felipe, Hermoso (Vitolo, m. 84), Lemar; Correa (Dembélé, m. 82), Koke, Saúl (Torreira, m. 82), Joao Felix (Lodi, m. 82); y Luis Suárez.

1 – Chelsea: Mendy; Hudson Odoi (James, m. 80), César Azpilicueta, Christensen, Rudiger, Marcos Alonso; Kovacic (Kante, m. 74), Jorginho; Mount (Ziyech, m. 74), Werner; Giroud.

Gol: 0-1, m. 67: Giroud.

Árbitro: Félix Brych (ALE). Amonestó al local Llorente (m. 64) y a los visitantes Mount (m. 1) y Jorginho (M. 65).

Incidencias: partido de ida de los octavos de final de la Liga de Campeones disputado en el estadio Nacional de Bucarest.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/IlKCo7gVPIx2RQo4UGj1js
| https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Germán Márquez abrirá la temporada por Colorado

Márquez, de 26 años de edad, es el sexto venezolano que inicia al menos dos juegos inaugurales para un mismo equipo y lo hará ante los campeones Dodgers de Los Ángeles. Sandoval se queda en Atlanta y Yanquis despiden a Robinson Chirinos. | Foto cortesía

El Granada hace historia en Nápoles

Pese a caer por 2-1 ante los italianos, el Granada hizo historia tras avanzar por primera vez en su historia a los octavos de final de la Liga de Europa. Villarreal también pasó de fase.

Laporta apuesta por la Masia como “base nuclear”

Se creará un 'Centro de excelencia deportiva' con uso de varios métodos e inteligencia artificial para ayudar a formar jugadores y técnicos, en la recuperación deportiva del club

Nadal renuncia al torneo de Rotterdam

El tenis español explicó en sus redes sociales que para recuperarse de la espalda, que le estuvo molestando en el pasado Torneo de Australia decidió no participar en Rotterdam hasta tanto este recuperado.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Fariñez salió “inmune” ante la ofensiva colombiana

Con una actuación magistral bajo la potería, Wuilker Farínez fue la figura excluyente de Venezuela para sacar un verdadero “punto de oro” ante la fuerte ofensiva colombiano en la Copa América.

Países Bajos domina a Austria y pasa a octavos

Con su victoria de 2-0 y con 6 puntos en el bolsillo, la “Naranja Mecánica” selló su boleto a los octavos de final de la Eurocopa con goles de Memphis Depay y Denzel Dumfries.

Argentina se llevó un intenso clásico rioplatense

Gracias al gol del mediocampista Guido Rodríguez, en un encuentro válido por la segunda jornada del Grupo A de la Copa América que se disputa en Brasil, Argentina se quedó con el tradicional clásico rioplatense ante Uruguay.

Bélgica se impone a una Dinamarca conmovedora

Dos jugadas de Kevin de Bruyne, que debutaba en la Eurocopa, le bastaron a Bélgica para doblegar a una Dinamarca conmovedora, que se rehizo del drama vivido hace cinco días por el desplome de Eriksen y rozó la machada.

Con un gol inglés Chile hundió a Bolivia

Con un gol del chileno-británico Benjamín Brereton, la llamada “Roja” se impuso por la mínima diferencia a Bolivia que queda con muy pocas opciones de avanzar a los cuartos de final de la Copa América

Un empate con orgullo con mucho miedo a perder

Conocidos desde hace más de un siglo, dentro y fuera de la cancha; Inglaterra y Escocia terminaron con punto cada uno, tras empatar sin goles en Wembley, dejando a las dos selecciones con opciones de avanzar en la Euro-2020.