En el edificio de la Aldea Universitaria de la UNEG Atlántico ya no quedan aires acondicionados, compresores ni puertas sin violentar.

@mlclisanchez 

Al menos cinco robos se han reportado en la Universidad Nacional Experimental de Guayana (UNEG) durante la cuarentena por la pandemia de COVID-19.

El hecho más reciente se reportó la tarde del martes en la sede de la UNEG en la avenida Atlántico, así lo reportó el medio informativo universitario Infórmate UNEG vía Facebook.

   
Los estudiantes temen el abandono definitivo de la sede Atlántico, ya desvalijada a manos del hampa | Fotos William Urdaneta

El hurto ocurrió en la Aldea Universitaria, donde se ubican los módulos de Ciencias Fiscales y Banca y Finanzas. En esta oportunidad los delincuentes se llevaron lámparas, techos rasos, marcos y cerraduras de las puertas. Eso porque en el recinto ya no quedan ni aires acondicionados ni compresores para robarse.

Aunque el hampa mantiene azotadas las instalaciones de esta casa de estudios, no ha sido posible calcular la magnitud de la pérdida porque las autoridades del recinto se reservan la información, así lo informó Michael Padilla, miembro del centro de estudiantes. “No tenemos un informe oficial de todo lo que se han robado, no es de acceso público, pero las pérdidas son grandes… en computadoras, en aires acondicionados, compresores, en otros equipos”, sostuvo.

Durante la cuarentena por la pandemia de COVID-19 se han incrementado los robos y desvalijamientos en los campus universitarios de todas las universidades públicas del país, así lo ha reportado la ONG Aula Abierta, que para mayo de este año contabilizó 72 robos en las casas de estudios del país.

Estudiantes han denunciado el estado de abandono de las instalaciones de la UNEG desde que cerró sus puertas a mediados del año pasado, y exigieron una vez más a las autoridades regionales a que promuevan las labores de patrullaje policial para mantener las instalaciones seguras.

Cierre indefinido y abandono de instalaciones

“La sede está completamente abandonada y es una lástima porque es la más grande de la UNEG”, expresó Luisfer Jiménez, estudiante de Ciencias Fiscales que estuvo en las protestas estudiantiles que se extendieron por una semana en contra del cierre del recinto en noviembre de 2019.

   
“La oficina del rectorado nunca nos dio respuesta de nada, como tampoco la van a dar con los robos que han ocurrido”, dijo Luisfer Jiménez

La sede de Atlántico cerró sus puertas por mantenimiento, lo que llevó a al menos 7 mil estudiantes a ver clases en hacinamiento y cada 15 días en la sede de la universidad en Villa Asia, donde solo hay 11 aulas, esto antes del inicio de la cuarentena por el nuevo coronavirus. El recinto permanece cerrado y hasta ahora la rectora, Marilena Latuff, no ha dado mayores explicaciones a la comunidad universitaria.

La universidad ha sufrido un deterioro progresivo que paso a paso dejó a los estudiantes sin laboratorios, transporte, fotocopiado, comedor y baños funcionales. Con la reincidencia de los robos dentro de las instalaciones sin control estatal, los estudiantes temen la posible pérdida irreparable de la sede principal.

“La oficina del rectorado nunca nos dio respuesta de nada, como tampoco la van a dar con los robos que han ocurrido”, zanjó Jiménez.

JSN Megazine 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework