El Domingo de Ramos no habrá procesión ni bendición de palmas. El Miércoles Santo, el obispo invita a “tener un profundo momento de oración” ante la imagen del Nazareno.

@joelnixb

La Diócesis de Ciudad Guayana informó que durante la Semana Santa los sacerdotes continuarán haciendo las eucaristías y los actos de piedad sin la presencia física de los creyentes, manteniendo la participación a través de los medios de comunicación, en correspondencia con la cuarentena para evitar la propagación del coronavirus Covid-19, que ya acumula 135 contagios en Venezuela, dos de los cuales están en el estado Bolívar.

Monseñor Helizandro Terán, obispo de Ciudad Guayana, emitió una serie de consideraciones para tener en cuenta durante esta Semana Santa en cuarentena “con la finalidad de que tengamos un único criterio de acción pastoral”, en el marco de los decretos emanados por la Congregación del Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos de los días 19 y 25 de marzo.

El sábado, antes del Domingo de Ramos, se acostumbra a celebrar la Misa Crismal. Sin embargo, quedará suspendida en esta oportunidad hasta que “las condiciones sean más adecuadas para celebrarla con todo el presbiterio y la feligresía diocesana”.

El Domingo de Ramos no se llevará a cabo la acostumbrada bendición de palmas, tampoco la procesión con presencia de los fieles, por lo que los párrocos realizarán la misa dentro de los templos “atendiéndose a las rúbricas indicadas por el Misal Romano para ese día”.

El Miércoles Santo, día del Nazareno, el obispo invita “a todos desde sus hogares, ante la imagen del Nazareno, puedan tener un profundo momento de oración, pidiéndole fortaleza para afrontar estos momentos de dura prueba para nuestro país”.

El Jueves Santo, los padres celebrarán sin público la misa “In Coena Domini”, no realizarán el lavatorio de los pies, ni tampoco la procesión con el Santísimo Sacramento.

El Viernes Santo, los párrocos celebrarán la Pasión del Señor, se realizará la oración universal con el propósito de pedir por los pueblos que están en peligro ante la presencia del coronavirus Covid-19, por la pronta recuperación de los enfermos y personas que han fallecido por esta pandemia.

Los padres cumplirán con la vigilia pascual sin la presencia de los fieles, en el inicio de esta se omitirá el fuego y la procesión. Asimismo, el obispo ratificó que todas las procesiones, viacrucis, bendiciones y demás tradiciones populares católicas que se acostumbran a realizar en la Semana Mayor quedan suspendidas. “Cualquier otra iniciativa debe ser aprobada por mi persona”, puntualizó.

Informó que desde la Vicaría Pastoral se enviarán a todos los creyentes “subsidios litúrgicos” para que las familias desde sus hogares puedan cumplir con las tradiciones. Finalmente, monseñor manifestó su cercanía y afecto a la feligresía: “Están permanentemente en mis oraciones, pidiendo a María, Madre Inmaculada, su permanente intercepción y ayuda”.

Template by JoomlaShine