El Día Internacional de la Mujer es una fecha propicia para celebrarlogros, reconocer esfuerzos y honrar las vidas de las representantes de un género que lucha de manera constante por el reconocimiento de sus capacidades y derechos.

@aymaragrf ǀ @joelnixb

Hasta mediados del siglo 19, la función social de las mujeres se circunscribía a lo doméstico, la procreación y el cuidado de los hijos, subordinadas legalmente, además, al hombre, padre o esposo.

Aunque la revolución francesa y el Iluminismo declaraban igualdad, la práctica demostró que no era extensible a las mujeres y en ese momento, ellas aprendieron que debían procurar de forma autónoma la conquista de sus demandas pues, aunque participaron en los grandes acontecimientos históricos de los últimos siglos, siempre lo hicieron de manera subordinada.

Su primer objetivo fue lograr el derecho al sufragio, a partir del cual esperaban lograr las demás conquistas. Así surgió el movimiento “sufragista” en Europa. Fueron pocas y, sobre todo, pertenecientes a las clases altas y medias de las ciudades, las mujeres que se unieron.

Fueron encarceladas y solo logró librarlas de la prisión la primera gran guerra, debido a que este conflicto obligó a las mujeres a ocupar puestos y a realizar tareas de hombres, mientras ellos iban al frente. La guerra hizo evidente que la mujer sí era competente para realizar trabajos propios del varón, por ende, también lo era para gozar sus mismos derechos.

En 1920 las mujeres británicas obtuvieron autorización para votar una vez cumplidos los 20 años. Luego, progresivamente este logro se extendió por el resto de Europa, hasta llegar a América Latina una década después.

Feminismo: cultural, liberal, radical, de igualdad, ecofeminismo, separatista, anarcofeminismo, filosófico, lésbico, negro…

A diferencia de otras épocas, hoy las referencias al feminismo son cada vez más comunes. Se habla de feminismo en medios de comunicación, en debates políticos y conversaciones entre amigos. Incluso, ha ganado tal relevancia que hay quienes otorgan connotaciones negativas a su significado.

El movimiento feminista desde su nacimiento ha cambiado. Está conformado por varias corrientes que, aunque parten de los mismos principios, tienen planteamientos diferentes acerca de los mecanismos, la forma y el tono a emplear para lograr los objetivos. 

 

El artículo 1 de la Ley Orgánica Sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia establece entre sus objetivos:

“Garantizar y promover el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia, creando condiciones para prevenir, atender, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en cualquiera de sus manifestaciones y ámbitos, impulsando cambios en los patrones socioculturales que sostienen la desigualdad de género y las relaciones de poder sobre las mujeres, para favorecer la construcción de una sociedad justa, democrática, participativa, paritaria y protagónica”.

 

Hay tendencias que no odian a los hombres, no buscan la supremacía de las mujeres y no asumen el feminismo como antónimo de machismo. Hay otras tendencias más radicales, y su discurso es duro contra todo lo masculino.

Mientras los feminismos del siglo 21 luchan por hacerse visibles, la mayoría de las personas ignoran los orígenes del movimiento que ha permitido la conquista de derechos que habían sido privilegio de los hombres y que han transformado la vida de muchas, haciendo que avancen en materia de libertades e igualdad en los ámbitos cultural, social y económico.

Luces sobre la posible malinterpretación del concepto arroja Begoña González, quien aclara la diferencia entre feminismo y hembrismo, en el trabajo ¿Qué es el feminismo? Definición y guía para principiantes, publicado en el medio elPeriódico. El hembrismo, asegura la autora, es la palabra popularmente usada como equivalente a machismo.

“El ‘hembrismo’ impulsa la preponderancia de la mujer, mientras que el machismo privilegia al hombre y ninguno de los dos apuesta por la igualdad de género. Esta idea también suele vincularse al concepto de la misandria, que es el desprecio a los varones”, explica González.

Lo cierto es que las mujeres, como el resto de la humanidad, afrontan grandes retos en materia de derechos y libertades. El feminismo engloba diferentes formas de lucha y, por ende, no es un concepto unitario.

Partidaria de esta tesis es Begonya Saez Tajafuerce, coordinadora del Mínor de Gènere y del Master Mundus Phiafec de la Universitat Autónoma de Barcelona, quien asegura que “el feminismo viene a poner en evidencia esa violencia estructural, no sólo contra las mujeres sino también contra los migrantes, los animales, la tierra, etc. y a combatirla”.

Una cara del feminismo en Ciudad Guayana

       
Lugo define la igualdad de género como “la igualdad entre el hombre y la mujer en concepción de oportunidades” | Foto William Urdaneta

Desiree Lugo es una comunicadora social guayanesa que empezó a interesarse por temas feministas y de igualdad de género a los 15 años a través de redes sociales. Posteriormente, comenzó a asistir a charlas y encuentros en Caracas.

Lugo pensaba que no era feminista, que le faltaba mucho que aprender “como hasta los 20 años que dije que no debía tenerle miedo a los conceptos de igualdad de género o feminismo, se ha creado un estigma sobre ser feminista y no debe ser así, al final no tiene nada de malo usar el término, es una forma de identificarse y uno no tiene que tener vergüenza de sus ideales”, comenta.

En noviembre del 2019 fue a Caracas a la Concertación Feminista, en el marco del Día de la No Violencia contra la Mujer, y presentó un proyecto de investigación que realizó para la Universidad Católica Andrés Bello, núcleo Guayana (UCAB) que incluye un análisis de contenido de la cobertura periodística de la violencia de género en los medios La Patilla, La Iguana TV y Caraota Digital.

Ese encuentro reunió a feministas de México, Colombia y de varios estados de Venezuela en torno a los diferentes ideales del feminismo para repasar cuál ha sido la agenda en el país, los proyectos, metas y logros.

Lugo piensa que la sociedad ha descontextualizado el Día Internacional de la Mujer. Dice que se celebra solo por ser mujer, mientras que el objetivo principal es conmemorar el camino que históricamente muchas féminas han recorrido para obtener los derechos que se tienen en la actualidad.

Movimiento feminista venezolano

Lugo califica la situación del movimiento en Venezuela como “algo complicado” debido al contexto país. Hay muchas metas por cumplir entre las que destacan los derechos sexuales y reproductivos de la mujer, indica. “Tenemos un problema y es que muchas mujeres no cuentan con los recursos para obtener los anticonceptivos, ni tener un parto humanizado y el aborto -que aunque es un tema polémico- no es secreto para nadie que se practica en el país, está estigmatizado”, dijo.

Otro de los puntos de lucha es la inclusión de la mujer en la parte política, “nosotros tenemos partidos políticos y representación política donde la cantidad de mujeres es menor y si revisas un poco la agenda de la Asamblea Nacional, cuando se tocan temas de género es una vez entre muchas”. Lugo enfatiza que se ha ido dejando de lado temas como la igualdad de género en el parlamento.

También hace hincapié que en los medios de comunicación hay un gran problema con el uso de los términos. “Le tienen miedo al término ‘violación’ y usan términos como ‘abuso’, ‘tocada indebidamente’ o ‘su moral fue invadida’, tenemos toda una legislación con respecto a la violencia contra la mujer donde se reflejan todos los tipos y las formas de violencia de género y esa es una guía, pero los medios no la usan y si no se dice no existe”, criticó.

Recalcó que la formación institucional de los cuerpos policiales y de órganos gubernamentales de defensa contra la mujer no es adecuada, y consideró que estos funcionarios “no tienen capacidad para dar atención adecuada a una víctima de violencia de género”.

Poca solidez organizacional en Bolívar

Ciudad Guayana no tiene un movimiento feminista conformado y las actividades que se realizan son muy pocas. Según Lugo, los movimientos se han concentrado en el centro del país y enoriente no hay mucha presencia, “en el centro y occidente sí hay más activismo”.

El activismo político en la región fue tan fuerte durante mucho tiempo, expresó, que dejó la costumbre de que todo tipo de movimiento se relaciona con política “y no es el caso, el feminismo sí es político pero no partidista y ha costado llegar a la gente porque tienen la concepción de que le vamos a hablar de partidos políticos”.

“Hay que llegar a las comunidades, porque es a las mujeres a quienes vamos a educar en estos temas y en pro a la ciudadanía”.

La Comisión para los Derechos Humanos y la Ciudadanía (Codehciu) detalló que la violencia contra la mujer dejó 179 víctimas en 2019 en el estado Bolívar. Del total, 65 fueron víctimas de femicidio y hubo 56 casos de violencia sexual en niñas, adolescentes y mujeres en edades entre los 2 hasta los 25 años.

Las mujeres venezolanas están desprotegidas, aun cuando se cuenta desde 2007 con la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, considerada una de las más completas de Latinoamérica.

Los tiempos que corren recuerdan la época de la revolución francesa y el Iluminismo, cuando las mujeres entendieron que solo ellas, luchando por sus derechos podrían alcanzar reivindicaciones, pues de qué vale una ley bien diseñada si en el país falta compromiso por parte de los organismos del Estado que deben velar por que se cumplan sus derechos y se acabe la impunidad, se frene el aumento de violencia y se atienda la grave crisis humanitaria.

Template by JoomlaShine