La Cámara de Comercio e Industrias del municipio Caroní (Camcaroní) patrocinó el Foro Mujeres que destacan en el marco del mes de la mujer, para promover el emprendimiento femenino en Guayana y reivindicar la inclusión de género en el ámbito empresarial.

@mlclisanchez
La Cámara de Comercio e Industrias del municipio Caroní (Camcaroní) auspició el Foro Mujeres que destacan, un espacio destinado a la promoción del emprendimiento femenino en Guayana.

En el encuentro, que se dio en el auditorio Constanza Verolini de la Universidad Católica Andrés Bello, en Puerto Ordaz, las ponentes conversaron sobre el emprendimiento, el rol empresarial de la mujer y las barreras que aún enfrentan las mujeres en el mundo.


“La inclusión no es solo sumar, implica que esa persona que se suma esté en un proceso y un entorno virtuoso que la (o lo recibe)”, afirmó Alesia Rodríguez Pardo | Fotos William Urdaneta 
     

Alesia Rodríguez Pardo, miembro de juntas directivas empresariales de la red de género Organización Internacional de Empleadores y creadora de la compañía Inclusion Consulting Group, y además una empresaria que se ha especializado en temas de inclusión de género en el ámbito laboral, social y financiero, enfatizó que aunque es importante el empoderamiento femenino, es necesario no perder de vista las posibles barreras laborales a las que las mujeres pueden enfrentarse. “La inclusión no es solo sumar, implica que esa persona que se suma esté en un proceso y un entorno virtuoso que la (o lo recibe). E implica que este entorno apoye y promueva su crecimiento y desarrollo”.

Además agregó: “Si nos encontramos con barreras de acceso al trabajo, acceso a los servicios financieros, acceso a oportunidades de profesiones, si el contexto no está abierto a la inclusión de nada sirve”.

La ponente compartió con los asistentes algunas cifras del informe de mayo de 2019 de la Organización Mundial del Trabajo (OIT): Las mujeres en la gestión empresarial, argumentos para un cambio, en el que se concluye que en 18% de las empresas de América Latina y el Caribe, los hombres ganan un 17% más que las mujeres pese a poseer el mismo nivel educativo. “El género es algo transversal, se necesita inclusión trasversal femenina, se necesita inclusión financiera para acceso de mujeres a financiamiento, se necesita el impacto social…”, explicó la ponente.

Además expuso el perfil laboral de la mujer en Venezuela: que la mujer representa poco más de la mitad de la fuerza laboral en el país y son mayoritariamente empleadas formales. En los últimos cinco años han permanecido en sus empleos en mayor proporción que los hombres y en promedio, las mujeres ascienden en menor proporción que los hombres a las posiciones de alta gerencia y juntas directivas.

     

Nadie puede decirte que no puedes, el único límite es uno mismo, por eso es importante que uno le enseñe a sus hijos a pensar en grande”. Roxana Catalán

Rodríguez reivindica una visión más legal de derechos y oportunidades, esto implica igualdad de oportunidades y derechos indistintos de género, y a su vez implica equidad, asociada a la exigencia ética de alcanzar la justicia social.

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial, la desigualdad de género y de participación económica limita y disminuye la fuerza laboral, además de que afecta los tipos de productos y servicios que pueden ofrecerse.

“Si el contexto no está abierto a la inclusión, de nada sirve que nos sintamos empoderadas, eso no es suficiente, es fundamental, pero no es suficiente. Hay que trabajar en las otras esferas. Hay que trabajar en los cambios estructurales que tienen que requerir las organizaciones, las políticas públicas en la sociedad. La inclusión empieza en la educación del niño, en que tenga la aceptación por el otro”.

En su ponencia, Rodríguez cuestionó el radicalismo del feminismo en la actualidad, e hizo un llamado a la esencia del feminismo que surgió con la idea de conquistar espacios en la sociedad y conseguir la igualdad de derechos y la igualdad de condiciones frente a los hombres.

“Es muy triste ver que el feminismo se haya llevado a los extremos. De que todo tiene que ser de víctimas, y peleado, eso no es el verdadero feminismo. El feminismo no es otra cosa que la búsqueda de igualdad de oportunidades, por eso se puede ser un hombre feminista”.

Emprendimiento y pasión

Otra de las ponencias estuvo a cargo de Roxana Catalán, socia fundadora de la distribuidora Ronalca, una empresa que lleva 30 años en el mercado de Guayana. Expuso a las asistentes al foro la importancia de tener pasión por lo que se quiere lograr unido a una visión clara para poder crecer, esta es la piedra angular de su ponencia.

La socia de Camcaroní y directora nacional de la Cámara Venezolana de la Ventilación, Aire Acondicionado, Refrigeración y Afines (Venacor), indicó que “los compromisos y la pasión tienen que venir pegados, y deben interactuar permanentemente”. Para Catalán, los pilares del emprendimiento femenino son: iniciativa, optimismo, liderazgo, entusiasmo, confianza y creatividad. “Esa pasión tiene que ser un valor personal, tiene un compromiso. La pasión es ese sentimiento de absoluta satisfacción que tenemos con nosotros mismos por la realización de algo”.

     


“Los compromisos y la pasión tienen que venir pegados, y deben interactuar permanentemente”, expuso Roxana Catalán, socia de Camcaroní


“Cada mujer tiene algo especial, somos la suma de las personas que ayudamos a brillar”, subrayó Oriana Romero, fundadora de Brilla

Catalán enfatizó la importancia de reconocer los objetivos que quieren lograrse. Para ella, es importante que las mujeres estén seguras de a qué quieren dedicarse, qué es lo que les gusta, pues este es el punto de partida para desarrollar pasión por algo. “La mujer tiene que saber qué es lo que no le gusta. Sean honestas con ustedes mismas, ¿cómo puedes desarrollar pasión por algo que no te gusta?”, cuestionó.

“Líder no nace, uno se puede formar como líder. Liderizar es tener capacidad de saber a dónde vas, cómo vas, de inspirar tanto a otros como a ti mismo, ¡eso es liderazgo!”, reiteró.

Además resaltó la importancia de resarcir las inseguridades propias a través de la preparación, el carácter y el optimismo. “Nadie puede decirte que no puedes, el único límite es uno mismo, por eso es importante que uno le enseñe a sus hijos a pensar en grande, pensar en crecer, en evolucionar como un proceso no de competencia sino de satisfacción personal”, concluyó.

En su ponencia Juntas brillamos más, Oriana Romero, fundadora del emprendimiento Brilla, destacó que el emprendimiento comienza con el amor propio y la seguridad. “Una mujer segura transmite seguridad a través de su vida y entiende dónde está su valor”, dijo en el encuentro.

Romero, quien se dedica a la formación espiritual y emocional de las mujeres, subrayó que cada mujer tiene algo especial. En su opinión, determinada posición en la sociedad puede darle alcance a una mujer y eso se traduce en llegar a más personas, sin embargo, dijo, eso no lo es todo. “Hay que reconocer que la posición no lo es todo, que tu esencia y autenticidad es lo que te hará brillar y te va a dar algo que ni la posición, ni el dinero, ni todo lo que tengas en este mundo te va a dar”.

El eslogan de Romero y su empresa Brilla es “brillar es cuestión de actitud”. La empresaria enfatizó que es la actitud la que prevalece en una mujer que conquista en la esfera empresarial. “No son las medidas, no es nuestro posicionamiento, tiene que ver con el brillo que nace del corazón de una mujer segura de sí misma, y que entiende que para brillar solo se necesita tener una actitud que prevalezca ante todo”. Además resalta la necesidad de reconocer a Dios como quien otorga ese brillo.

“Puedes tener muchas estrategias pero si no brillas desde tu esencia y si no reconoces a Dios como quien te da brillo en alguna etapa de tu vida te darás cuenta de que no te vas a sentir llena ni satisfecha”, apuntó.

Template by JoomlaShine