Hidrobolívar reconoció tan solo cinco fallas en el suministro de agua en el sector de Alta Vista para enero de 2020. La negligencia y falta de respuesta estadal ha llevado a vecinos a protestar en las calles por la normalización del servicio.

Vecinos de Alta Vista protestaron en horas de la tarde de este lunes en la avenida Las Américas por la precaria distribución de agua al que han estado sometidos los últimos meses. Hasta hace unas semanas el servicio llegaba tan solo unas horas por día, pero luego del corte en el suministro del pasado jueves no reciben ni una gota.

La activación del Estado Mayor de Servicios Públicos no ha empezado a hacer efecto en la parroquia Universidad, más bien el servicio de agua ha empeorado. Las promesas que en 2018 hizo el presidente de Hidrobolívar, Gustavo Imeri, parecen no haberse concretado en lo absoluto. Ni rastros del acueducto de Cambalache que aliviaría el suministro al acueducto de Puerto Ordaz el cual cubre las parroquias Universidad, Cachamay y 60% de Unare.

Para la Comisión para los Derechos Humanos y la Ciudadanía (Codehciu) “la vida digna en Bolívar está lejos de ser realidad”, concluyó en su último informe. Ramón Hernández, uno de los vecinos de Residencias Angostura, manifestó que tienen vecinos mayores en condiciones delicadas, y que la falta de agua ha empeorado su situación. En su edificio ya llevan siete días sin el suministro.

En su torre viven alrededor de 100 familias, las cuales tienen que gastar más de 50 mil bolívares diarios en botellones para cumplir sus tareas básicas. “Nosotros no creemos en el ciudadano Imeri”, manifestó, exigiendo que de no tener soluciones a la falla, el presidente de Hidrobolívar debe buscar alternativas como las de dos cisternas diarias.

“Hemos remplazado tuberías, hemos comprado bombas, se le ha hecho los mantenimiento correctivos a la válvula”, reclamó una de las afectadas con gran indignación al creer que los problemas eran internos de su edificio, pero el incumplimiento siempre ha sido de la hidrológica estadal.

Por su parte, Jorge Rodríguez, gerente de Hidrobolívar, manifestó que la causa de la suspensión es una fuga de 350 litros por segundo en la tubería principal de 42 pulgadas ubicada en el sector Minifincas de Toro Muerto. Agregó que ya están trabajando en la logística para solucionar esta falla, los problemas para poder acceder a la zona de fuga ha dificultado las correcciones que llevan más de un mes, según Rodríguez.

“Es vital el proyecto de redistribución de algunas urbanizaciones”, aseguró. Pero este plan lleva desde noviembre de 2018 siendo anunciado y aún no se ha concretado.

Template by JoomlaShine