La comunidad internacional reacciona a la nueva estrategia que propone la Casa Blanca para una transición política en Venezuela. Este marco, aclaró Elliott Abrams, sí permite a Maduro postularse en una eventual elección.

Estados Unidos explora todos los caminos posibles para presionar la salida de Nicolás Maduro del poder y así facilitar una transición que permita resolver la crisis venezolana que derivó en una emergencia humanitaria compleja que al día de hoy complejiza una respuesta estructural a la pandemia del Covid-19 y sus consecuencias.

Luego de los cargos penales anunciados por la Fiscalía General de EE.UU. en contra de varios de los altos funcionarios del gobierno por participar en una red de narcotráfico, la administración de Donald Trump propuso una hoja de ruta para un acuerdo de transición nacional que incluye tanto al gobierno como a la oposición, el cual debe desembocar en unas elecciones libres y transparentes.

En referencia a este último punto, Elliott Abrams, enviado especial para Venezuela, aclaró este jueves que Maduro sí podría participar en los comicios que se celebrarían para escoger al nuevo presidente del país, a pesar de que considera que no podrá retener el puesto ya que no cuenta con el apoyo de los venezolanos.

El Gobierno brasileño está dispuesto a trabajar con la comunidad internacional para apoyar el proceso de transición democrática en Venezuela”. Jair Bolsonaro

   

La propuesta se basa en que tanto Maduro como Guaidó se aparten para que representantes de ambos sectores conformen un Consejo de Estado que asuma el Poder Ejecutivo y lidere a Venezuela a las elecciones presidenciales y parlamentarias.

“La única persona que no puede competir es quien ejerza de presidente interino (en el Consejo de Estado) porque en una frágil situación como la que vive Venezuela nadie se va a creer que si una misma persona está en el Gobierno y también es candidato todo va a ser justo”, explicó Abrams.

“Así que, sí, Maduro puede presentarse y Guaidó puede presentarse”, añadió ya que el texto presentado no lo específica y Mike Pompeo, secretario de Estado de los Estados Unidos, se limitó a mencionar que el líder opositor sí podría participar como candidato.

No obstante, Maduro -por lo menos ante sus simpatizantes- rechazó de manera categórica la propuesta y no participará en ningún proceso liderado por el país norteamericano. Abrams en respuesta a esto indicó que: “lo realmente importante, no es lo que dicen en público, sino lo que pasa en privado, dentro del Gobierno, del partido y de las Fuerzas Armadas, y lo que harán sus miembros cuando piensen en lo que supone para Venezuela y para ellos mismos”.

Surgen las alianzas internacionales

Esta propuesta política ha recibido el respaldo de varios países de la comunidad internacional como Alemania, Brasil, Bolivia, Ecuador Colombia, Reino Unido, etc., así como también el rechazo de los principales aliados de Maduro entre ellos Rusia, Irán y Cuba.

El gobierno de Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, estableció su respaldo a través de un comunicado en el que señala que: “El Gobierno brasileño está dispuesto a trabajar con la comunidad internacional para apoyar el proceso de transición democrática en Venezuela, que tanto ansían los venezolanos y los amantes de la libertad en toda la región”.

   
Bolsonaro respalda propuesta de EE.UU. y recalca que es inminente la salida de Maduro para poder resolver la coyuntura actual | Foto El Tiempo

A esto se le suma Lenín Moreno que considera que con este acuerdo político “se promoverían condiciones que alienten un diálogo inclusivo y transparente entre todos los venezolanos con miras a la convocatoria a comicios generales a cargo de un Consejo de Estado representativo”.

“Al final del camino, la elección de un nuevo Presidente de la República y de una Asamblea Nacional permitirán a Venezuela recobrar la legitimidad democrática bajo un gobierno que surja de las urnas”, añadió.

En contraparte, Rusia interpretó la propuesta como un intento de dar un golpe de Estado en Venezuela.

“Ciertos grupos políticos de algunos países (...) buscan aprovecharse de la grave situación epidemiológica en Venezuela, en particular, para conseguir sus fines políticos”, alegó Maria Zajarova, ministro de Exteriores del gobierno de Vladimir Putin.

Ya Rusia se había pronunciado a través del embajador ruso en Venezuela, Sergei Melik-Bagdasarov, quien indicó que todo se trata de un plan de injerencia en Venezuela.

“La idea del golpe de Estado para derrocar al presidente legítimo sigue en la mente de algunas fuerzas políticas de Occidente”, concluyó Zajarova.

Aumentan tensiones militares

Además de las acusaciones del Departamento de Justicia y la propuesta política, el presidente Trump anunció el miércoles una de las operaciones militares más grandes en el Caribe contra el narcotráfico, teniendo a Venezuela como objetivo principal luego de que se le acusara de transportar más de 250 toneladas de cocaína anualmente a territorio norteamericano.

Sin embargo, Columbia Cruise Services, una naviera alemana, denunció un ataque perpetrado por un barco venezolano en contra del buque RCGS Resolute que se encontraba atracado en Curazao. 

   
El buque venezolano no resistió el impacto y terminó inundándose pocos minutos después | Foto VTV

“En las primeras horas de la mañana del 30 de marzo, el crucero RCGS Resolute fue objeto de un acto de agresión por parte de la Armada venezolana en aguas internacionales, a unas 13,3 millas náuticas de isla Tortuga, con 32 tripulantes y ningún pasajero a bordo”, indicó la naviera a través de un comunicado.

La organización manifiesta que el buque BVL Naiguatá disparó varias veces y chocó intencionalmente con el RCGS Resolute. “Siguió embistiendo a estribor en un aparente intento de girar el barco hacia aguas territoriales venezolanas”, añaden.

Pero la versión del régimen de Maduro contradice lo establecido por la naviera. Según el ministro de Defensa, Padrino López, el barco venezolano le solicitó al Resolute que lo acompañara a puerto cuando este embistió en su contra, causando su hundimiento.

“Por supuesto, gracias al profesionalismo de los oficiales y de toda la tripulación, (...) salvaron casi todo el material de guerra a bordo del buque”, explicó Padrino López.

Asimismo, Nicolás Maduro denunció en las últimas horas que autoridades de Curazao no han podido acceder al RCGS Resolute y le atribuye esto a “alguien que llamó del norte”.

De acuerdo con Maduro, hay 160 personas a bordo del crucero, que estaría siendo utilizado para “traer mercenarios que con lanchas rápidas civiles llegarán a alguna de las costas venezolanas para realizar ataques sorpresas contra objetivos militares o políticos”.

Template by JoomlaShine