Un sector de Puerto Ordaz, en Bolívar, ha visto este año tres decapitaciones de cerca y, luego, las masacres por parte de organismos de seguridad de los responsables: es un ciclo de violencia que retrata la realidad de una ciudad que, por estadísticas, se convirtió en la novena más violenta del mundo en 2017. Sus vecinos, mientras tanto, se empecinan en bautizar cada calle y cada esquina con un nombre bíblico para, al menos, sentirse protegidos en vista de la pérdida de legitimidad que, en frente de ellos, tienen las autoridades policiales y militares.

La expectativa es que la medida no sea bien recibida, dado el limitado acceso a dólares que tiene la mayoría de los venezolanos debido al control de cambio.

Las inscripciones para la doceava edición del Concurso Ideas culminan el 21 de julio.

Extraoficialmente se supo que hubo una balacera la madrugada de este sábado en el fundo Atenas, en Tumeremo. El hallazgo de una ex...

A las 7:00 de la noche, familiares esperaban reunirse con la comisión de la FAN y el Cicpc que la tarde de este domingo sobrevolar...

Juan Cohello, padre de Ángel Trejo, uno de los desaparecidos en Tumeremo, relató el hecho en el que, según un testigo, este último...

El Sistema Bolivariano de Comunicación e Información (Sibci) reprodujo la política de silencio y falta de transparencia en los org...

El diputado por el estado Bolívar aseveró que “si los muchachos aparecen vivos pediré perdón públicamente y me retractaré. De lo c...

En el tercer día de protesta tampoco hubo noticias sobre las personas desaparecidas en la bulla Miamo, en las ...