Domingo, 05 Octubre 2014 00:00

“El malandro es quien dicta la ley y decide si vives o no”

 
Valora este artículo
(5 votos)
La madre de José Luis Vallenilla Marcano asegura que “en este país si denuncias te pueden pasar muchas cosas y por eso la gente prefiere callarse” La madre de José Luis Vallenilla Marcano asegura que “en este país si denuncias te pueden pasar muchas cosas y por eso la gente prefiere callarse” Fotos Wilmer González

La vida de María Marcano cambió rotundamente luego de la madrugada del 5 de abril cuando su hijo de 16 años fue asesinado en la ruta II de Vista al Sol en San Félix. Tras denunciar a los homicidas tuvo que mudarse del barrio y sacar a sus otros cuatro hijos por miedo a las represalias. Si bien en su caso hay cuatro detenidos y procesados ante los tribunales, esta mujer no halla la paz a seis meses del atroz crimen que acabó con la vida de José Luis, un nuevo relato en nuestra sección de los lunes Secuelas de la Impunidad.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

“Yo quiero justicia, pero esto que me está pasando me ha hecho entender que el malandro es quien dicta la ley… es quien decide si vives o no, si te mudas o no, si dejas de trabajar o no”, lamenta María Marcano, resumiendo el calvario que sufre desde el asesinato de su hijo José Luis.

El crimen que cambió por completo su vida ocurrió la madrugada del pasado 5 de abril en el sector Santiago Mariño de la ruta II de Vista al Sol, en San Félix. Ella lo describe como una trampa tendida por los propios amigos de su muchacho: seis jóvenes de entre 15 y 20 años de edad.

A raíz de ese día, y por el mero hecho de revelar la identidad de los responsables al Cicpc, María debe abandonar su trabajo, mudarse del barrio y hasta sacar de la ciudad a cuatro de los cinco hijos que le quedaron vivos. “Hoy en día denunciar es un delito”, asegura.

“No es fácil lo que me ha tocado vivir… porque en este país, si denuncias te pueden pasar muchas cosas y por eso la gente prefiere quedarse callada. A veces siento miedo, pero recuerdo que tengo a Dios de mi lado y que él hará justicia por lo que le hicieron a mi hijo”, dice la mujer en un estallido de llanto.

A8JoseLuis2“Fue horrible lo que le hicieron”
“Trato de recordarlo bonito, pero no puedo... verlo muerto me dejó marcada. Lo que le hicieron fue horrible. Trato de recordarlo bonito, pero el recuerdo que me quedó fue verlo tirado con todos esos golpes y disparos… dejaron muy feo a mi niño”, comenta María desde su nuevo hogar.

La madre solicitó la exhumación del cadáver porque la patólogo forense del Cicpc no reflejó algunas de las lesiones que sufrió su hijo, José Luis Vallenilla Marcano, a manos de sus agresores. Quiere que todo quede en expediente para evitar que los responsables vuelvan a la calle.

“Los jueces (porque el caso es llevado por un tribunal de control ordinario y otro de control, sección adolescente) deben ver lo que le hicieron: lo golpearon en la cabeza, le sacaron los dientes de tantos golpes y además, le dieron varios tiros… todo esto entre seis personas”, agrega.

Apenas han transcurrido seis meses del atroz crimen. María no ha dejado de llorar, a ratos, entre oficios del hogar… lo único que hace después de tener que renunciar a su anterior empleo por miedo a represalias. Llora amargamente al recordar que su hijo tenía derecho a vivir.

Por una novia
Aunque en un principio no entendía el porqué de la muerte de su muchacho de 16 años, con el pasar de los días la mujer se enteró que fue por una novia. “Resulta que Mariagny Domínguez, que vivía con mi hijo en nuestra casa, también era novia de Dioner Quintana”, revela.

María está convencida de que la joven tuvo algo que ver con los planes para matar a José Luis. Su instinto de madre lo sospechó cuando ella desapareció a los pocos días del homicidio y el tiempo se encargó de confirmarlo, cuando se enteró que estaba con Dioner y también con Roger Bruzual.

“No me dijo nada cuando se fue de la casa, sino que mandó a buscar sus cosas con una amiga y ya. En esos días el Cicpc la citó para que declarara por lo ocurrido, le dijeron que fuera acompañada de sus representantes, pero ella se perdió y vino a aparecer fue hace poquito”, cuenta la mujer.

Desde su nueva casa, con muros y rejas que no dejan ver hacia el interior ni hacia el exterior, María sufre día a día las secuelas dejadas por la muerte de su hijo. “Lo pienso a cada rato. Lo imagino a cada rato. Lo…”, atina a decir antes de que el nudo en su garganta ahogue sus palabras.

Bajo engaño
Aunque no estaba esa noche en su casa, porque estaba de visita en casa de su suegra, María relata que a José Luis lo sacaron bajo engaño de su casa. Uno de sus vecinos, Richard Quintana, lo invitó a una fiesta que tenía en la vereda 3 de la invasión. Su hijo se arregló y le dijo a su hermana que saldría.

“Se fue con él, sin sospechar que se trataba de una trampa de quienes consideraba sus amigos. Cuando se devolvía, Ezequiel González lo esperaba a mitad de camino con una pistola. Cuando José Luis le gritó a sus amigos, ellos corrieron hacia allá… y comenzaron a agredirlo”, cuenta la mujer.

De los seis jóvenes que participaron en el crimen, cuatro ya han sido detenidos y presentados ante la justicia: José Antonio Machado, Dioner, Ezequiel y Roger. A los tres primeros los privaron de libertad, mientras que al último le otorgaron una medida cautelar bajo régimen de presentación.

“Los que faltan por detener son Richard y Néstor Quintana… lo peor es que así los detengan a todos, a mi hijo nadie me lo va a devolver. Yo los quiero presos a los seis… aunque sé que eso no me devolverá a José Luis, mi primer hijo varón, el que siempre estaba a mi lado”, comenta.

De las amenazas
A raíz de la denuncia y captura de quienes participaron en la muerte del adolescente, María ha recibido una serie de amenazas por parte de los familiares de los involucrados. Se las hacen llegar a través de terceras personas… amistades que ella cultivó en el barrio durante muchos años.

“Yo sólo quiero justicia, porque esos muchachos obraron mal y sin medir consecuencias. Yo pido lo mismo que esas familias pedirían si el muerto fuera de su lado… quiero que se pongan en mi lugar, porque no es fácil lo que me tocó vivir y lo que estoy viviendo hoy en día”, lamenta María.

La madre de José Luis afirma que además de los familiares de los detenidos recibe amenazas de quienes acabaron con su hijo. “Me mandan mensajes con otras personas desde la cárcel o lo comentan por Facebook”, revela.

A8SecuelasTodas“Trato de recordarlo bonito, pero no puedo... verlo muerto me dejó marcada”, dice entre llanto María Marcano sobre el asesinato de su hijo

Más secuelas
El temor a que las amenazas se hicieran extensivas a sus otros hijos llevó a María a tomar una dura decisión: separarse de sus muchachos. “Los tuve que sacar de la ciudad porque, aunque nunca me los amenazaron a ellos, no estoy dispuesta a arriesgarlos durante mi lucha para pedir justicia”, aclara.

José Luis era el tercero de seis hermanos. Primero están dos hembras, una de 20 años y otra de 19. A él le seguía un varón de 15, una de 12 y otro de 10. “La única que se quedó fue la de 19, porque desde hace tiempo está establecida con su pareja allá en Vista al Sol”, señala la mujer.

Luego agrega que el 22 de septiembre casi sufre un atentado a manos de Ezequiel, quien la esperaba junto a otros dos sujetos en las afueras del Palacio de Justicia de Ciudad Guayana. “Una señora que me conoce me alertó y llamé al Cicpc… ellos se llegaron y lo detuvieron”, precisa la mamá de José Luis.

La alerta en la que vive María desde hace seis meses ya es de conocimiento público. Según ella, su familia está al tanto de las advertencias. Los jueces que llevan la causa contra los detenidos y los funcionarios del Cicpc que investigan el caso también están prevenidos de la situación.

Segundo golpe
“He ido a tribunales, a Fiscalía, al Cicpc y a la policía. He caminado como nunca, pero siento que no se hará justicia. Ya mis hijos pasaron por eso una vez, cuando su tío mató a su papá… y siempre me preguntan que si con el caso de José Luis pasará lo mismo”, indicó María.

“Lo que más me duele son mis hijos, que tienen que pasar por esto otra vez (…) hace 11 años su papá, José Gregorio Vallenilla Calzadilla, fue asesinado por su propio hermano, Carlos, en 11 de Abril. Estuvo preso unos días en Guaiparo y luego lo soltaron”, relata la madre del adolescente.

A raíz del crimen ocurrido hace más de una década, ella tuvo que criar sola sus cinco primeros hijos. “La falta de su papá les pegó mucho, pero yo me esforcé como mamá y papá para que nunca les faltara nada. Y resulta que me lo matan porque les dio la gana de matarlo”.

“Estoy tratando de sobrellevar la situación, pero no puedo… es muy difícil. Vivo el luto a diario y ese luto duele mucho más cuando sé que quienes lo mataron se hacían llamar sus amigos”, señala la mamá de José Luis antes que el nudo que siente dentro de su garganta la deja sin palabras.

La violencia en Guayana

592 homicidios se cometieron en Ciudad Guayana en 2013.

417 asesinatos se han registrado en Ciudad Guayana en 2014.

3 personas ultimadas en lo que va de octubre de 2014.

51 fueron los asesinatos en octubre de 2013.

8 muertes violentas se cometieron entre el 28 de septiembre y el 5 de octubre.
_____________________________________________________

NOTAS RELACIONADAS

Capturan a “el Ezequiel” por homicidio de adolescente

Otros relatos de la serie Secuelas de la Impunidad

Visto 5199 veces Modificado por última vez en Lunes, 06 Octubre 2014 03:43

En lo que va del año han sido detenidos 29 funcionarios de cuerpos de seguridad del Estado por estar implicados en hechos delictiv...

El procedimiento fue realizado por funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), Subd...

Las víctimas estaban en una fiesta cuando empezó un enfrentamiento entre bandas que los dejó heridos de bala. El incidente fue la ...

La criminalidad no es el único reto que enfrenta el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) ...

Este fue dado a conocer un mes después del incidente ocurrido en el centro asistencial, el caso sigue siendo investigado por funci...